Semillas magnéticas que destruyen tumores cerebrales, la pionera terapia no invasiva contra el cáncer probada en ratones

Escáner cerebral

Getty Images

  • Un nuevo estudio publicado en Advanced Science apunta a que semillas magnéticas guiadas a través del cerebro para destruir tumores pueden ser efectivas para el tratamiento efectivo del glioblastoma, la forma más común de cáncer cerebral.
  • La investigación sugiere que este método es capaz de reducir los tiempos de recuperación del cáncer y contribuir a una mayor tasa de supervivencia de los pacientes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En la infatigable búsqueda de nuevas soluciones ante el cáncer, un nuevo estudio propone utilizar semillas magnéticas guiadas de forma remota por el cerebro para eliminar con precisión con tumores como el glioblastoma, la forma más común de cáncer cerebral.

El nuevo tratamiento para los tumores cerebrales con semillas magnéticas aparece descrito en un artículo publicado en Advanced Science, financiado por Rosetrees Trust y John Black Charitable Foundation.

Las semillas magnéticas guiadas por el cerebro para destruir los tumores con precisión también pueden reducir los tiempos de recuperación del cáncer y contribuir a una mayor supervivencia de los pacientes. Los científicos también sugieren que minimiza la posibilidad de efectos secundarios.

La nueva terapia, diseñada por investigadores del University College London y que por ahora ha sido demostrada en ratones, se llama "ablación guiada por imágenes mínimamente invasiva".

Leer más:

Consiguen crear un modelo de tumor cerebral con células impresas en 3D para probar tratamientos previos a cirugías en los pacientes

Tal y como explican en su comunicado, la novedosa técnica implica el uso de un escáner de resonancia magnética para llevar la semilla magnética a un tumor. A continuación "se calienta" de manera remota para matar a las células cancerosas cercanas.

Estos hallazgos establecen una prueba de concepto para el tratamiento preciso y efectivo del glioblastoma de difícil acceso, la forma más común de cáncer cerebral, pero también de otros tipos de cáncer en otras zonas del cuerpo, como el de próstata. Se trata de una terapia menos invasiva. 

"Al tener un control remoto preciso de la semilla con el escáner de resonancia magnética, podemos destruir solo las células cancerosas, lo que significa que puede preservarse el tejido sano", indica Mark Lythgoe, principal autor del estudio y profesor del Centro de Imágenes Biomédicas Avanzadas de la UCL.

Una terapia menos invasiva con grandes posibilidades por delante

Todo son ventajas en torno a la nueva técnica, que en ratones demostró ser mínimamente invasiva y con gran potencial para extender la supervivencia.

"Trato a pacientes con glioblastoma y tras la cirugía, el tiempo promedio de supervivencia es de 12 a 18 meses", explica el neurocirujano Lewis Thorne, coautor de la investigación. 

El beneficio extra es que solamente se dañan los tejidos cerebrales adyacentes, preservando las funciones motora y cognitiva. 

Las semillas son bolitas de 2 milímetros de tamaño, fabricadas a partir de una aleación de metal. Se implantan en el tejido cerebral antes de navegar hasta el tumor, guiadas por control remoto con los médicos a través del escáner de resonancia magnética.

"Aunque los tratamientos como la radioterapia y la cirugía pueden ser efectivos, a menudo causan efectos secundarios no deseados y debilitantes, como incontinencia e impotencia", detalla por su parte el profesor Mark Emberton, División de Cirugía y Ciencias Intervencionistas de la UCL, que también participó en el estudio.

A largo plazo, los científicos tienen intención de modificar la forma de la semilla para que actúe como un bisturí en miniatura, facilitando la labor de los cirujanos para llevar a cabo operaciones quirúrgicas no invasivas y controladas de forma remota.

Un artículo publicado en la revista Elsevier destaca que el glioblastoma es el tumor cerebral más frecuente. Su pronóstico sigue siendo pobre, con una supervivencia media en torno a los 14 meses. 

Aunque solamente supone el 4% de todos los tipos de cáncer, su mal pronóstico y sus posibles secuelas generan una mortalidad y morbilidad desproporcionadamente altas.

Otros artículos interesantes:

Un paso más cerca de la vacuna de ARNm para prevenir el cáncer de piel tras un esperanzador estudio en ratones

18 actividades cotidianas relacionadas con un mayor riesgo de cáncer

Descubren que hacer "cosquillas" con estimulación magnética en esta parte del cerebro mejora la memoria episódica

Te recomendamos