Pasar al contenido principal

El deshielo del Ártico podría desencadenar la propagación de virus antiguos

Deshielo ártico
Getty

  • Los científicos dicen que derretir el permafrost (la capa de suelo permanentemente congelado) tiene el potencial de liberar virus y bacterias que han estado inactivos durante decenas o incluso cientos de miles de años.
  • La comunidad científica no tiene claro cuánto tiempo pueden sobrevivir dichos microbios en el tiempo.
  • La comunidad científica advierte que la mejor defensa es tomar medidas para frenar el cambio climático y asegurar que esas áreas permanezcan congeladas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si el cambio climático ya era una razón lo suficientemente importante como para por fin tomar conciencia medioambiental, el hecho de que este pueda provocar una oleada de nuevas enfermedades nunca antes vista es solo lo que faltaba para convencer a todo aquel que lo pusiese en duda. 

Los científicos son cada vez más conscientes del hecho de que la descongelación del permafrost (la capa de suelo permanentemente congelado, pero no permanentemente cubierto de hielo o nieve) en el Ártico podría despertar a los microbios que han permanecido inactivos desde mucho antes de que apareciese el ser humano, apunta BGR.

Leer más: Las muestras de un virus muy parecido al COVID-19 fueron enviadas a Wuhan en 2013, según ha desvelado 'The Sunday Times'

Esos microbios pueden sobrevivir a la congelación durante períodos de tiempo extremadamente largos y, a medida que la Tierra se calienta hasta un punto que los humanos nunca antes habían visto, las zonas que han permanecido congeladas hasta la fecha podrían empezar a provocar graves problemas para a la humanidad. 

Como Unearthed informa, este escenario no queda lejos de la realidad. En una conferencia científica reciente, los investigadores analizaron la desaparición del permafrost (que se ha reducido drásticamente en los últimos 20 años) y su potencial para liberar microbios que podrían causar daños graves. Pese a eso, la comunidad científica no tiene claro cuánto tiempo pueden sobrevivir dichas bacterias en el tiempo.

Leer más: Más de 200 científicos de todo el mundo aseguran que la OMS subestima el riesgo de transmisión del coronavirus por el aire

El consenso parece ser que los virus de ADN, a diferencia de los virus de ARN, representarán la mayor amenaza. Se cree que estos virus son más abundantes, lo que les permite sobrevivir durante períodos más largos en condiciones hostiles como el ya mencionado permafrost.

Los virus de ARN son más susceptibles al daño de tales condiciones, haciéndolos inofensivos. Las bacterias también podrían representar una amenaza, pero con una amplia gama de antibióticos a nuestra disposición, esas enfermedades podrían reducirse con bastante rapidez. 

Los científicos aseguran que la mejor manera de enfrentarse a un escenario de tal magnitud es ser conscientes de los peligros que pueden surgir y, evidentemente, tratar de frenar en la medida de lo posible el cambio climático para ralentizar ese calentamiento global y sus fatales consecuencias

Y además