Pasar al contenido principal

Los ex empleados de Tesla describen la manera abrupta en la que fueron despedidos y dicen que hay cuestiones pendientes

Tesla fulminó al 7% de su plantilla el pasado viernes.
Spencer Platt / Getty Images
  • Tesla despidió al 7% de sus empleados el pasado viernes.
  • Los empleados de Tesla han explicado a Business Insider que el proceso fue abrupto, impersonal y que les dejaron con las ganas de saber por qué ellos eran los escogidos.
  • Una de las trabajadoras explica una mezcla de tristeza y de alivio por no tener que continuar en la empresa tras los despidos.
  • Otro describe los despidos como otra de las purgas de Tesla.
  • El último empleado nos dice: "He trabajado duro, he conseguido un buen 'bonus' y justo después me lo quitan todo."

Tesla despidió al 7% de sus empleados el pasado viernes, siete meses después de despedir al 9% de su plantilla.

Tesla incrementó su plantilla en un 30% en 2018 con la puesta en marcha de la producción del Tesla Model 3, según escribió Elon Musk, CEO de Tesla, en un e-mail que envió a sus empleados el viernes. También comentó que estos despidos fueron necesarios para mantener la rentabilidad de la empresa al ofrecer vehículos cada vez más baratos.

Musk aseguró en 2018 que no se producirían más despidos, pero parece que la puesta en marcha de las versiones más baratas del Model 3 ha requerido que la empresa sea lo más eficiente posible.

Cinco trabajadores de Tesla que fueron despedidos el pasado viernes han hablado con Business Insider sobre su paso por la empresa y cómo les comunicaron el despido.

Todos estos empleados han requerido un trato anónimo por miedo a represalias de la empresa.

'Cómo ovejas al matadero'

Un empleado de Tesla, destinado en la división de entregas de la marca en California, se levantó el viernes con un correo electrónico de Musk. Se trasladó hasta la oficina intentando pensar lo menos posible en ello. Al llegar, todos estaban discutiendo sobre el e-mail de Musk, pero se dio cuenta que uno de sus superiores estaba más callado y ordenando sillas en una de las esquinas de la oficina.

El responsable llamó al trabajador y a 15 de sus compañeros para que acudieran junto a él y se sentaran en las sillas. Allí, el 'jefe' leyó un documento, informando a todos ellos que estaban despedidos. El texto parecía escrito por alguien del departamento de recursos humanos de Tesla, según explica el trabajador.

"Me senté en la silla, en silencio, como una oveja de camino al matadero", dice.

Uno de sus compañeros preguntó al responsable si podía hablar en solitario con él, pero este le denegó la propuesta.

Leer más: Las 32 cosas más estrafalarias que ha dicho Elon Musk

El responsable dijo a los empleados que sus puestos de trabajo eran redundantes, pero no todos los trabajadores del servicio de entregas fueron despedidos, y este no fue capaz de especificar cuál había sido el criterio del despido. Los empleados no obtuvieron detalles sobre el despido, más allá de un folio en blanco donde debían escribir su nombre y su correo electrónico. El empleado se despidió de todos, recogió sus cosas y se marchó.

"Solamente quiero saber por qué nosotros fuimos los elegidos", explica.

Este empleado relata que el despido no fue algo devastador, ya que planeaba dejar la compañía a lo largo del año, pero las formas sí le molestaron.

"Es una manera muy lamentable de tratar a tus empleados, a aquellos que se han dejado la piel por la empresa", reflexiona. "Ahora no tengo ni idea qué voy a hacer."

Pese a todo, el trabajador sostiene que disfrutó de su paso por Tesla, especialmente de la camaradería de sus compañeros, pero no sintió lo mismo de sus superiores y de la manera en que les presionaban para realizar horas extras sin previo aviso.

"Me quedé en 'shock'"

Una ingeniera que trabajaba en la Gigafactoria de Tesla en Nevada se quedó muy sorprendido con los despidos, especialmente después de que Musk afirmara que los de 2018 serían los últimos.

Más o menos una hora antes de llegar a su puesto de trabajo el viernes, el responsable de su departamento empezó a llamar a algunos compañeros de trabajo a las salas de reunión. Una hora más tarde, ella también fue llamada y le pidieron que confirmara su información de contacto. Fue acompañada hasta su puesto de trabajo, donde ya no tenía ordenador, y despedida inmediatamente.

Todo el proceso duró unos cinco minutos, según ha explicado, y no le dieron ningún motivo sobre su despido.

"Me quedé en shock", resume.

Le comentaron que recibiría dos meses de salario como compensación por el despido, pero hasta el momento todavía no tiene los detalles en ese sentido.

La ingeniera nos dijo también que había disfrutado de su trabajo en Tesla, especialmente la posibilidad de poder trabajar en diferentes departamentos, pero le habría gustado tener más información sobre las causas de su despido.

"Fue más fácil de lo que pensaba que iba a ser."

Una tercera empleada, que trabajaba en la división de energía de Tesla en California, afirmó que le encantaba su trabajo en Tesla y que está triste por dejar atrás a la compañía, pero que el proceso había sido más fácil de lo que se imaginaba cada vez que veía los despidos de otros compañeros.

"Con la experiencia de despidos previos, puedo decir que la gente que se queda lo pasa peor que la gente que se va", dice. 

Después de acudir a su puesto de trabajo, pudo leer el e-mail de Musk y vio como su responsable le invitaba a un evento en el Calendario de Google. El encuentro fue breve y ella ni siquiera preguntó por qué le habían echado ya que sabía que su superior no tenía la capacidad de elegir quién se quedaba y quién no. Encontró la experiencia menos dolorosa ya que su equipo trabajaba en remoto y prácticamente no había nadie en la oficina esa mañana.

"Fue mucho más fácil de lo que pensaba", expone.

La ex trabajadora resume su experiencia en Tesla como un espacio de trabajo duro pero motivador. Ella se siente orgullosa de la misión de Tesla y de su estrecho vínculo creado con sus compañeros de trabajo.

No le preocupa su futuro, ya que ha recibido muchos mensajes sobre nuevas oportunidades profesionales: "la gente parece bastante ansiosa por buscarme un nuevo trabajo", comenta aliviada.

Fue otra 'gran purga'

Otra ex-empleada de Tesla, también del departamento de entregas, le ha dicho a Business Insider que se trata de otra de las 'grandes purgas' de Tesla. Ocurren más o menos cada seis meses, según su experiencia. Después, cada tres meses se produce un nuevo proceso de contratación.

El criterio de los despidos fue, bajo el punto de vista de esta trabajadora, "aleatorio", mientras que la rotación es la más rápida que jamás ha visto en una empresa.

"Los responsables que estaban en mi departamento hace un año no son los mismos que los que están hoy. Mi centro de trabajo tiene departamento de ventas, de servicio al cliente y de entregas, todos los encargados han cambiado en el último año. Y esto hablando solo de responsables", explica a BI.

Así que para esta trabajadora esta nueva ronda de despidos era esperada.

Leer más: La fascinante vida y obra de Elon Musk, contada en imágenes

La ya ex empleada describe sus siete meses trabajando en Tesla como caóticos y exhaustos. Su trabajo era preparar el papeleo para los clientes que venían a recoger sus coches. Un papeleo que podía durar de cinco minutos a una hora dependiendo del tipo de cliente o de lo bien realizado que estaban los documentos necesarios.

Los tiempos que marca Tesla son demasiado exigentes y difícilmente viables. Por ejemplo, según su entrenamiento, todo el proceso de entrega debía durar 15 minutos, pero en realidad era mucho más largo, provocando largas colas entre los clientes. A veces se tenían que apoyar entre compañeros de distintos concesionarios.

Incluso algunos clientes no querían llevarse ese coche por algún tipo de daño o por motivos más complejos, explica.

En el futuro ve a Tesla pasando por dificultades, como por ejemplo la reducción de la tasa de crédito ofrecida a los clientes de Tesla. Además, también está preocupada por una competencia cada vez más dura, como Porsche o Audi. Pero no ha perdido la fe en la empresa.

"Tengo la seguridad de que es un buen producto. Tienen muchos seguidores. Solo necesitan consolidarse."

"Este es mi particular 'paseo de la vergüenza'"

Un supervisor de la fábrica de Tesla en Fremont, California, dice que su despido le supuso una sorpresa total. Él estaba muy contento trabajando en Tesla y encontró mucho apoyo en sus compañeros.

"Me encantaba, me encantaba lo que hacía. Fue una etapa trepidante, emocionante y también exigente. Todo un reto, pero me encantaba." 

También era bueno en lo que hacía. Asegura que recibió unas valoraciones muy positivas en diciembre y recibió un premio muy generoso, por lo que pensaba que estaría a salvo de esta nueva ronda de despidos.

Además, el día de los despidos fue informado de que su equipo seguiría funcionando, por lo que asumió que él estaría incluido. Pero al final del viernes, su superior inmediato le invitó a acudir con él al departamento de recursos humanos.

"¿Así que este es mi particular paseo de la vergüenza?" le preguntó a su superior.

Fue invitado a devolver su ordenador y a esperar el papeleo de la compañía el sábado.

Además, el mazazo definitivo fue al comprobar que solamente recibiría una pequeña porción de su premio por buenos resultados obtenidos en 2018. Y es que al parecer estos 'bonus' tienen un vencimiento en cuatro años, por lo que si eres despedido dentro de ese plazo solamente recibes la parte proporcional.

"Trabajé duro, conseguí una buena recompensa y ahora me lo han quitado todo", denuncia este ex-supervisor de Tesla.

Y además