Pasar al contenido principal

El desplome de Bitcoin: una breve historia de las mayores burbujas de valores de los últimos 25 años

Chico viendo cómo su inversión en Bitcoin
Gettyimages
  • El precio del Bitcoin creció un 2.800% en 4 años, para desplomarse un 80% en el último año.
  • Es el mayor caso de burbuja especulativa desde finales del siglo XIX, según Lee Smales, profesor de finanzas en la University of Western Australia.
  • Tras el máximo de 19.783 dólares alcanzado en diciembre de 2017, el Bitcoin ha caído por debajo de los 3.500 dólares. ¿Seguirá cayendo sin remedio?

Casi 170 años antes de la invención de Bitcoin, el periodista Charles Mackay observó la forma en que todas las comunidades podían "centrarse en un objeto y volverse locas en su búsqueda". Millones de personas, escribió, "se impresionan simultáneamente con un engaño y se atropellan tras él, hasta que su atención es captada por una nueva locura más cautivadora que la anterior".

Su libro Extraordinary Popular Delusions and the Madness of Crowds, publicado en 1841, identifica una serie de burbujas especulativas, en las que las personas compraban y vendían objetos a precios cada vez más elevados hasta que de repente dejaron de hacerlo. El ejemplo más conocido que cita es la obsesión por el tulipán que se extendió por los Países Bajos a principios del siglo XVII. Los bulbos de tulipán aumentaron su valor hasta venderse por 25.000 florines cada uno (cerca de 40.000 euros actuales) antes de que su precio colapsara.

Leer más: Dónde y cómo comprar bitcoins y otras criptomonedas

La burbuja del Bitcoin supera este y todos los demás casos identificados por Mackay. Es, quizás, la burbuja más extrema desde finales del siglo XIX. En cuatro años, su precio subió casi un 2.800%, alcanzando un máximo de 19.783 dólares en diciembre de 2017. Desde entonces, ha caído un 80%. Hace un mes se negociaba a más de 6.000 dólares; ahora, su precio se ha reducido a 3.500 dólares.

Esto sigue suponiendo una ganancia fantástica para cualquiera que haya comprado bitcoins antes de mayo de 2017, cuando valía menos de 2.000 dólares, o antes de mayo de 2016, cuando valía menos de 500 dólares.

¿Pero seguirá cayendo sin remedio? ¿Qué es lo que establece el valor del Bitcoin?

Para comenzar a responder esta pregunta, debemos entender qué crea los valores que generan las burbujas de precios y, después, qué causa que esos precios se desplomen.

Las mayores burbujas de valores, desde 1988 a 2018
Las mayores burbujas de valores, desde 1988 a 2018 The Conversation

El gráfico anterior muestra la magnitud de la burbuja de Bitcoin en comparación con la fluctuación en el precio de los activos japoneses y la burbuja de las punto-com, desde cuatro años antes de su pico hasta cuatro años después.

Cuando los valores de los activos divergen

Normalmente, pensamos en burbujas de activos financieros como acciones o bonos, pero también pueden darse con activos físicos (como propiedades) o productos (como bulbos de tulipán).

Una burbuja comienza cuando el precio que las personas están dispuestas a pagar por algo se desvía significativamente de su "valor intrínseco".

El valor intrínseco de un activo es teórico, basado en su valor "fundamental". El valor fundamental incluye: la capacidad de generar flujo de efectivo (por ejemplo, intereses o rentas); valor de escasez o rareza (por ejemplo, oro o diamantes); y uso potencial (por ejemplo, plata y platino se usan tanto en joyería como en operaciones industriales).

Una casa puede tener un valor fundamental alto debido a la escasez de tierras, su uso como vivienda o su capacidad para generar ingresos por alquiler. Un tulipán (o el Bitcoin) no tiene ninguna de esas cosas; incluso la presunta escasez no existe cuando se consideran todas las flores alternativas (o criptomonedas) disponibles.

El pintor flamenco Jan Brueghel el Joven retrató a los especuladores de tulipanes como un mono en su 'Sátira sobre la manía del tulipán', que data de alrededor de 1840

Condiciones previas para una burbuja de precios

Una burbuja tiende a ocurrir después de un período sostenido de crecimiento económico, cuando los inversores se acostumbran a que el precio de un activo esté en constante aumento y cuando el crédito es fácilmente accesible.

A estas condiciones se debe añadir algo más para que se forme una burbuja. Esto suele ser una interrupción o innovación importante, como el desarrollo de una nueva tecnología. Piensa en los ferrocarriles en el siglo XIX, en la electricidad a principios del siglo XX o en Internet a finales del siglo XX.

Inicialmente, la mayoría de los inversores tienden a ser cautelosos y "racionales" con respecto a una nueva tecnología. Por ejemplo, la inversión temprana en ferrocarriles se aprovechó de la competencia limitada y se enfocó solo en rutas rentables. Fue gradual y comercialmente exitosa.

Esto crea un mayor crecimiento y rentabilidad, lo que lleva a una retroalimentación positiva (de una mayor inversión, mayores pagos de dividendos y un mayor gasto del consumidor), lo que aumenta aún más la confianza.

Si las condiciones lo permiten, esto se convierte en un período que el historiador económico Charles Kindleberger describió como "eufórico": los inversores se fijan en la capacidad de obtener ganancias al vender el activo a un "tonto aún mayor", a un precio aún más alto.

Los valores de las criptomonedas se ven en un Bithumb, la mayor tienda de compraventa de criptomonedas de Corea del Sur [RE]
Los valores de las criptomonedas se ven en un Bithumb, la mayor tienda de compraventa de criptomonedas de Corea del Sur Jeon Heon-Kyun/EPA

Es decir, no se sienten atraídos por motivos "fundamentales" (los beneficios de los flujos de efectivo potenciales, como los dividendos o los ingresos por alquileres), sino por motivos "especulativos", la búsqueda de ganancias de capital a corto plazo.

Los precios más altos atraen a un mayor número de especuladores, lo que hace que los precios suban aún más. La incertidumbre en torno a la importancia de la nueva tecnología permite racionalizar las valoraciones extremas, aunque las justificaciones parecen más débiles a medida que los precios aumentan.

Entonces, continúa el círculo vicioso de los precios siempre en aumento, a menudo alimentado por el crédito, hasta que hay un evento que lleva a una pausa en los aumentos de precios. Kindleberger sugiere que esto puede ser un cambio en la política del gobierno o un fracaso inexplicable de una empresa.

Cuando los precios de los activos dejan de subir, los inversores que han tomado préstamos para financiar sus compras se dan cuenta de que el coste de los pagos de intereses de su deuda no se verá compensado por la ganancia de capital que se obtendrá al mantener el activo. Así que recortan sus pérdidas y comienzan a vender el activo. Una vez que el precio comienza a caer, más inversores deciden vender.

La burbuja de bitcoin

Los observadores del mercado de la criptomoneda encontrarán esta historia familiar. El Bitcoin surgió después de una de las expansiones económicas más largas de la historia, con crédito fácilmente accesible y unos tipos de interés globales en sus niveles más bajos en 5.000 años de civilización.

El aumento en el precio atrajo a los especuladores al mercado del Bitcoin, ayudado por la intensa atención de los medios. Hay casos de personas que pagaron por bitcoins utilizando tarjetas de crédito o hipotecando sus casas. La justificación de los precios más altos se volvió más fantástica con los augurios de que el precio podría subir a 100.000 dólares, a pesar de las advertencias más serias.

Los posibles desencadenantes de una pausa en el aumento de los precios de Bitcoin incluyen las preocupaciones sobre el aumento de la regulación gubernamental de los criptoactivos y la posible introducción de las monedas digitales desde los bancos centrales estatales, así como el gran robo de activos y el colapso de las bolsas que han afectado la corta historia del Bitcoin.

La caída del Bitcoin

En los mercados líquidos, como el de valores (donde es barato comprar y vender activos en grandes cantidades), la caída de los precios puede ser abrupta. En mercados no líquidos, donde los activos no pueden venderse fácilmente a cambio de dinero en efectivo, la caída puede ser brutal. Los ejemplos incluyen los valores respaldados por hipotecas o las obligaciones de deuda garantizadas que llevaron a la crisis financiera mundial de 2008.

El Bitcoin es particularmente no líquido. Esto se debe a la competencia entre un gran número de intercambios de Bitcoin y, a menudo, a los altos costes de cada transacción, así como a las restricciones en la capacidad del blockchain para registrar transacciones.

Las secuelas de una caída masiva

Las consecuencias de una burbuja cuando estalla pueden ser brutales. El desplome del mercado de valores de 1929 fue el preludio de la Gran Depresión de los años 30. El colapso en los valores de los activos japoneses después de 1989 anunció una década de bajo crecimiento y deflación. El colapso de las punto com de 2000 y 2001 destruyó 8.000 millones de dólares de riqueza.

El efecto de una caída depende del tamaño, el propietario y la importancia del activo involucrado. El efecto de la caída del tulipán fue limitado porque las especulaciones del tulipán involucraron a un número relativamente pequeño de personas. Pero las fuertes caídas en el valor de las propiedades durante 2007 llevaron a la peor crisis financiera desde la Gran Depresión.

El Bitcoin es más como un tulipán. La valoración total del mercado fue de alrededor de 300.000 mil millones de dólares en su cénit. Para ponerlo en contexto, los mercados de valores y de vivienda de Estados Unidos actualmente tienen un valor de más de 30.000 millones de dólares (los mercados australianos equivalentes están valorados en 2.000 millones y 6.900 millones, respectivamente). Relativamente pocos inversores son dueños de la mayoría de los activos; se estima que el 97% de todos los bitcoins son propiedad de solo el 4% de los usuarios. Esto sugiere que los efectos en la economía global de la caída de Bitcoin podrán ser contenidos.

Estimando el valor intrínseco de Bitcoin

El verdadero valor de las criptomonedas es ampliamente cuestionado. Los entusiastas del Bitcoin sugieren que tiene un precio mucho más alto. Otros, como Eugene Fama (ganador del Premio Nobel) o Warren Buffett creen que casi no tiene valor. El Banco de Pagos Internacionales lo ha descrito como "una combinación de una burbuja, un esquema Ponzi y un desastre ambiental".

Obtener una estimación realista del valor intrínseco del Bitcoin es complicado porque no es un activo que genere un flujo de efectivo periódico, como los intereses o los ingresos por los alquileres.

Para tal activo, el valor depende en última instancia de lo que otros estén dispuestos a pagar por él. Esto a menudo se relaciona con la escasez.

Leer más: 5 usos del blockchain más allá del Bitcoin

Esto no proporciona un escenario positivo para el Bitcoin: aunque el número total de bitcoins es limitado, hay muchas criptomonedas competitivas, prácticamente indistinguibles (como Ehtereum o Ripple).

El Bitcoin tampoco cumple con los criterios típicos de una moneda. Sus fluctuaciones de precios son demasiado volátiles como para ser una unidad contable. La capacidad de transacción del blockchain es demasiado limitada como para que sea un medio de intercambio. Tampoco parece ser una buena reserva de valor.

Dado que no produce ingresos, tiene un valor de escasez limitado y pocas personas están dispuestas a usar el Bitcoin como moneda; incluso es posible que Bitcoin no tenga un valor intrínseco.

 

Este artículo ha sido publicado originalmente por The Conversation por Lee Smales, profesor asociado de Finanzas en la University of Western Australia. 
University of Western Australia aporta financiación como miembro de The Conversation AU. Lee el original.

Lo más popular