Pasar al contenido principal

El desplome del precio del petróleo hunde el reciclaje del plástico y pone en duda el avance hacia la sostenibilidad

Una osa polar con una botella de plástico recogida del océano
REUTERS/Ilya Naymushin
  • Hace unos meses, antes de que la pandemia paralizara las economías del mundo, el mayor problema parecía ser el cambio climático y los plásticos.
  • El colapso de los precios del petróleo en los mercados, tanto en Europa como en Estados Unidos, han provocado que el plástico virgen (o nuevo) se haya desplomado, dado que necesita de los combustibles fósiles para su fabricación.
  • Eso se traduce en que el precio del plástico nuevo es mucho más barato que el del plástico reciclado. Una mala noticia para el avance hacia los compromisos de sostenibilidad.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hace unos meses, antes de que la pandemia paralizara las economías del mundo, el mayor problema parecía ser el cambio climático y los plásticos. Sobre todo, por la contaminación que este último estaba causando en los océanos auténticos estragos y poniendo en peligro a muchas especies marinas. 

En los últimos años, las empresas se han apresurado a cerrar compromisos para obtener plástico reciclado. La idílica "economía libre de residuos" fue un tema candente que se abordó en la última cumbre económica de Davos. Danone prometió que sus botellas de agua Evian estarían hechas con un contenido 100% reciclado, mientras que Pepsi, Coca-Cola y L’Oreal se comprometieron aumentar el plástico reciclado en sus envases.

Estos compromisos se vieron como una clave para expandir el mercado de plástico reciclado. Unas ideas que además no resultaban muy costosas de implementar. Sin embargo, ahora, tales promesas vendrán con unos precios desorbitados bajo el brazo. 

¿Cuál es la causa? El colapso de los precios del petróleo en los mercados, tanto en Europa como en Estados Unidos, han provocado que el plástico virgen (o nuevo) se haya desplomado, dado que necesita de los combustibles fósiles para su fabricación. Eso se traduce en que el precio del plástico nuevo es mucho más barato que el del plástico reciclado. Una mala noticia para el avance hacia los compromisos de sostenibilidad.

Así lo manifestaba Rob Goodwin, presidente de OceanCycle, que centra sus esfuerzos en que los plásticos tengan como destino definitivo el mar, al indicar que “el consumo parece volver a centrarse en el plástico de un solo uso”, aunque, eso sí, espera que sea un proceso temporal mientras dure la lucha contra la pandemia. 

A medida que los nuevos precios de este material cayeron, los proveedores de plástico reciclado en Asia redujeron enormes cantidades de pedidos casi de la noche a la mañana. Goodwin indica que las compañías europeas que por ley deben usar un porcentaje de plástico reciclado en sus envases son algunas de las únicas fuentes constantes de demanda que quedan en la actualidad en los mercados.

Leer más: 5 conceptos básicos que conocer para comenzar a invertir en bolsa

Un mercado completamente desajustado

Con todo, en Europa este mes cuesta mucho más obtener plástico reciclado que el tereftalato de polietileno (PET) del plástico virgen. Es un desajuste importante entre oferta y demanda, ya que los dos tenían un precio mucho más parejo.

En este sentido, este shock de los costes no pudo haber llegado en peor momento para el plástico reciclado. La industria ya estaba luchando por obtener beneficios después de que China prohibiera las importaciones por los efectos del COVID-19. De este modo, a consecuencia de los cierres por el coronavirus, el reciclaje comercial se ha visto paralizado

Eso hizo que “la oferta fuera limitada y aumentase los costes de la industria del reciclaje”, lo que empeora aún más “el diferencial de precios con el plástico virgen”, como respuesta a la caída abrupta de los precios del petróleo, según indican los expertos de RBC.

A nivel mundial, los esfuerzos por reciclar no habían sido tan potentes: cerca del 9% de todo el plástico producido se ha convertido en un producto nuevo. Aun así, los materiales reciclados podrían convertirse en un recurso crítico como consecuencia de que las cadenas de suministro mundiales se enfrentan a importantes restricciones debido a la pandemia.

Leer más: Cómo elegir un bróker si quieres comenzar a invertir en bolsa

Por tanto, los microplásticos de los desechos no recolectados todavía contaminando los océanos, cambiando los hábitats marinos. Pero aún hay margen para cambiar esta tendencia, según apuntan los expertos. 

Ron Gonen, director ejecutivo de Closed Loop, dice que si los gobiernos van a rescatar a los fabricantes de plástico, y no proporcionan ayuda al reciclaje, “entonces nadie pensará que el plástico reciclado puede ser competitivo”.

Aún puede tener recorrido a la baja

Firmas de análisis como RBC consideran que el sector puede seguir sufriendo como consecuencia de un petróleo que no se espera que repunte a niveles sostenibles, al menos, hasta principios de 2021. Algo que penalizará al avance hacia la sostenibilidad como se representa en el reciclaje del plástico.

Hay muchas razones por las que las empresas siguen invirtiendo en su transformación digital, por ejemplo para adaptarse más rápidamente a las cambiantes necesidades de los clientes, ganar en eficiencia operativa y aumentar la rentabilidad. La pandemia del coronavirus ha revelado muchas otras razones para aumentar aún más la inversión en la digitalización. Como ejemplo el aumento de la movilidad, los procesos automatizados en tiempo real (edge computing), así como la educación y el entretenimiento en el hogar.
 

Y además