Pasar al contenido principal

Un equipo de científicos trabaja en un test para detectar el coronavirus en aguas residuales y frenar su propagación

Cómo tratar un paciente de coronavirus en casa
Eloy Alonso/ Reuters
  • Un equipo de científicos trabaja en un test para detectar el coronavirus en aguas residuales para encontrar más casos de contagio. 
  • La prueba podría ayudar a localizar grupos infectados sin detectar y evitar la propagación de la enfermedad. 
  • El test está construido a partir de papel, lo que lo hace muy fácil de transportar y evita los largos procesos de espera de resultados en laboratorio. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La detección de coronavirus en aguas residuales podría ayudar a localizar focos de contagio sin detectar y evitar la propagación de la enfermedad, según un artículo de opinión de un grupo de científicos publicado en la revista Environmental Science & Technology

Los científicos abogan por este sistema para detectar comunidades en las que puedan existir personas asintomáticas (que representan un tercio de los contagiados por coronavirus) y a las que no se les esté aplicando las debidas medidas de contención. 

En un momento en el que todos los países se enfrentan a problemas de desabastecimiento con los tests de diagnóstico, es muy complicado que los pacientes asintomáticos sean detectados, y eso podría estar jugando un rol muy importante en la rápida propagación de la enfermedad. 

Por eso, estos científicos abogan por un sistema de análisis de las aguas residuales que permita localizar zonas geográficas en las que hay casos sin diagnosticar. Esto permitiría aplicar restricciones de la movilidad y distribuir los recursos de forma más eficiente, aseguran. 

Los expertos se basan en los estudios que revelan que el coronavirus permanece en las heces y la orina de las personas infectadas. 

Leer más: China ocultó la auténtica magnitud del coronavirus al falsificar el número de muertos y contagiados, según informes de la inteligencia de Estados Unidos

El equipo ya está desarrollando una prueba para analizar las aguas y detectar en ellas el virus. En concreto, el test en el que trabaja el equipo es un dispositivo fabricado a partir de papel, lo que proporciona múltiples ventajas, opinan los expertos. 

"Los dispositivos analíticos de papel son fáciles de almacenar y transportar", detallan. Además, ofrecen resultados casi en tiempo real que se ven de forma rápida gracias a un simple cambio de color. 

Por otro lado, "los dispositivos a base de papel también pueden ser incinerados después de su uso, reduciendo el riesgo de contaminación", aseguran. 

En definitiva, "esta estrategia podría proporcionar datos casi en tiempo real y continuos y servir de sistema de detección de alerta temprana para ayudar a los gobiernos y organismos locales a realizar intervenciones eficaces para aislar a los posibles portadores del virus y prevenir la propagación de epidemias", concluyen, 

Y además