La deuda de las empresas será un problema mucho mayor para Europa que la deuda pública si se agotan las medidas de estímulo

El dueño de una tienda de materiales artísticos de Sevilla echa el cierre
Reuters
  • La deuda de las empresas de la eurozona aumentó en 400.000 millones de euros durante los primeros 6 meses de 2020 debido al impacto del coronavirus y de las medidas de estímulo para evitar su quiebra.
  • España es el tercer país de la Unión Europea en el que más ha aumentado la deuda por la pandemia, hasta un 26% del PIB, mientras que la deuda corporativa ha crecido un 7,7% del PIB.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El aumento del endeudamiento es una de las estrategias más comunes a las que Gobiernos, empresas, autónomos y pymes están recurriendo ante los estragos que el coronavirus está provocando en sus cuentas. El desplome del consumo ha detenido la entrada de ingresos en caja, lo que ha provocado una mayor demanda de financiación para superar el bache de la pandemia.

Sin embargo, el peso cada vez más elevado de la deuda respecto al PIB da a entender que esta estrategia no tiene mucho más recorrido a largo plazo. Si en el caso de la deuda pública son evidentes las consecuencias de sobrepasar los niveles adecuados de endeudamiento, en el caso de las empresas puede llegar a suponer el cierre definitivo, lo que también implica consecuencias para la banca y la economía en general.

Por este motivo, la deuda de las empresas podría convertirse en un problema mucho mayor para Europa que la deuda pública, especialmente cuando se agoten las medidas de estímulo para evitar una oleada de quiebras y despidos, como los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) o los créditos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) que están disponibles para el tejido empresarial español.

De hecho, las consecuencias de un exceso de deuda entre las empresas podrían afectar a Europa mucho tiempo después del coronavirus, dado que los préstamos que han ido asumiendo solo son asequibles gracias a los avales estatales y a las políticas del Banco Central Europeo (BCE), según Bloomberg, que asegura que cuando este apoyo público termine, muchas empresas estarán en peligro de bancarrota.

El coronavirus ha provocado "un tsunami de deuda" de 12,7 billones de euros y podría alcanzar el 365% del PIB mundial antes de 2021

Ese riesgo ha comenzado ya a materializarse, especialmente entre las pymes, que se han visto especialmente afectados por el retroceso en sus flujos de efectivo a consecuencia de la pandemia, según destaca el medio estadounidense, que señala que este fenómeno, salvo que se apliquen medidas de apoyo desde los gobiernos, podrían frenar la inversión y la creación de empleo durante años.

Para el responsable de finanzas de la asociación de pymes francesas CPME, Germain Simoneau, “cada semana que pasa, las posibilidades de supervivencia de las empresas que han cerrado se reducen”, según ha asegurado a Bloomberg, que estima que la quiebra de miles de negocios y pymes podría desbordarse y generar un impacto directo en la banca y pérdida de miles de puestos de trabajo, empeorando aún más la crisis económica.

En total, la deuda de las empresas de la eurozona aumentó en 400.000 millones de euros durante los primeros 6 meses de 2020 debido al impacto del coronavirus. Las empresas de la zona del euro agregaron más de 400.000 millones de euros (475.000 millones de dólares) en deuda durante el primer semestre de este año, un 38% más que los 289.000 millones de euros en deuda que se acumuló a lo largo de 2019.

Por países, España es el tercero de la Unión Europea en el que más ha aumentado la deuda por la pandemia, hasta un 26% del PIB, mientras que la deuda corporativa ha crecido un 7,7% del PIB. Mientras, Francia es el país que más se ha endeudado durante el primer semestre, un 38% de su PIB y un 18% de deuda empresarial, seguido de Bélgica, con un 31% respecto a su PIB y un 11% de pasivo corporativo.

Tras el fracaso de la propuesta de incluir un instrumento de apoyo a la solvencia en los fondos comunitarios contra el coronavirus, la UE busca una solución al creciente endeudamiento corporativo, que implica una mayor dependencia de los préstamos bancarios. Además de los estímulos estatales, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha reclamado este pasado viernes una unión de mercados de capitales que facilite la obtención de financiación alternativa. 

De este modo, sea a través del apoyo de sus Gobiernos o de un mecanismo de la UE, la intención es la de mejorar la solvencia corporativa de las empresas viables con alto nivel de deuda. Para las pymes, las ayudas se podrían materializar en transferencias directas para hacer frente a los gastos fijos, mientras que las grandes empresas requerirían de préstamos subordinados o inyecciones de capital, según Bloomberg.

LEER TAMBIÉN: Así puede evitar España evitar hundirse bajo el peso de una deuda pública monstruosa, según la Comisión Europea y la Airef

LEER TAMBIÉN: El sector privado seguirá apoyándose en fondos públicos mientras dure la recuperación del coronavirus, según los expertos

LEER TAMBIÉN: Así son las empresas que están quebrando durante el coronavirus: pymes con pocos ingresos y empleados y más de 20 años de antigüedad

VER AHORA: La guerra de la que nadie habla: qué está haciendo la Oficina de Patentes y Marcas para impulsar la soberanía industrial española frente a potencias como EEUU o China