Pasar al contenido principal

El Banco Mundial advierte a los países emergentes de que su monstruosa deuda ya roza los 50 billones de euros

Inversores siguiendo la cotización de la bolsa de Shanghai
Reuters
  • El Banco Mundial advierte de que la deuda de los países emergentes y en desarrollo se situó en 2018 en torno a los 50 billones de euros.
  • La institución señala que el ratio de deuda sobre PIB se ha disparado un 54% en los últimos 8 años hasta el 168% y avisa de que se trata de "la mayor, más rápida y más amplia" subida en 5 décadas.
  • Gran parte de este aumento de la deuda se atribuye a China, aunque el Banco Mundial asegura que la mayoría de los 100 países analizados dependen cada vez más de préstamos tanto públicos como privados.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En octubre de 2018, la entonces directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, lanzaba la voz de alarma acerca del estado de la economía global y, específicamente, por el elevado nivel de deuda global pública y privada, que cifró en torno a los 157 millones de euros. Ese dato suponía alcanzar un máximo histórico tras un alza del 60% en la última década.

Desde entonces, la situación no parece haber mejorado y la deuda sigue aumentando en países como Italia, que está sometida a un proceso sancionador de Bruselas por su elevada deuda, o España, donde el endeudamiento público sigue marcando récords. Sin embargo, uno de los focos más preocupantes del aumento de la deuda a nivel mundial podría encontrarse lejos de los países desarrollados, que cuentan con algunos de los mayores ratios de deuda respecto a su PIB.

Leer más: El mundo podría ahogarse bajo el peso de una monstruosa deuda de más de 214 billones de euros

Así, el Banco Mundial acaba de publicar su informe Global Waves of Debt, en el que advierte de que la deuda de los países emergentes y en desarrollo se situó en 2018 en torno a los 55 billones de dólares (algo menos de 50 billones de euros). Esta cota se ha alcanzado después de experimentar desde 2010 "la mayor, más rápida y más amplia" subida del nivel de deuda de las últimas 5 décadas, según la institución.

Este estudio, centrado en 100 países con economías en desarrollo o emergentes, ha tenido en cuenta todo tipo de deuda, incluyendo la pública, la corporativa y la de los consumidores y ha concluido que su ratio de deuda sobre PIB se ha disparado un 54% en los últimos 8 años hasta el 168%. Ese avance habría sido constante en los últimos 8 años, a razón de un alza del 7% cada año.

El Banco Mundial ha comparado este repunte de la deuda emergente con otros fenómenos anteriores, como la crisis de deuda de América Latina de la década de 1970, para señalar que el ritmo de avance en los 100 países sometidos a estudio es 3 veces más rápido que entonces. Todo ello, a pesar de que el informe asegura que los bajos tipos de interés aplicados desde 2008 han servido para aplacar este fenómeno.

"El tamaño, la velocidad y la amplitud de la última ola de deuda deberían preocuparnos a todos", afirma el presidente del Banco Mundial, David Malpass. "Deja claro por qué la gestión de la deuda y la transparencia deben ser las principales prioridades para quienes formulan las políticas", añade, destacando que es necesario garantizar que la deuda contribuya a mejorar el desarrollo de la población de estos países.

Leer más: Este gráfico explica por qué la deuda soberana en Europa no consigue volver a los niveles precrisis

La institución destaca además que la historia puede jugar en contra de los países emergentes muy endeudados, ya que afirma que "desde 1970, aproximadamente la mitad de los 521 episodios nacionales de rápido crecimiento de la deuda en los países en desarrollo han estado acompañados por crisis financieras que debilitaron significativamente el ingreso y la inversión per cápita", como explica el estudio.

La vicepresidenta del Banco Mundial, Ceyla Pazarbasioglu, considera que "la historia muestra que los grandes aumentos de la deuda a menudo coinciden con las crisis financieras en los países en desarrollo, a un gran coste para la población". Por ello, ha urgido a los dirigentes de los países endeudados que mejoren la sostenibilidad de su deuda para reducir la exposición a posibles crisis económicas.

El estudio afirma que parte del aumento de la deuda se atribuye a China, que ha visto, según el Banco Mundial, como la ratio entre deuda y PIB ha aumentado 72 puntos desde 2010 hasta el 255%. Sin embargo, el documento destaca que "la deuda es sustancialmente mayor en los países en desarrollo, incluso si China está excluida del análisis, que alcanza el doble del nivel nominal de 2007".

Y además