Las devoluciones online pronto serán historia: las empresas no pueden asumir los sobrecostes

Una infografía sobre el comercio online.

Getty Images

Las compras a través de internet se han convertido en una forma más de compra que utilizamos habitualmente. Este auge se ha visto impulsado, sobre todo, en la pandemia. Las ventajas que ofrece este tipo de compra son muchas, pero, de todas, destaca la de comprar, probarte en casa y, en caso de no gustarte, devolverlo.

Según publicaLa Información, en España, el comercio online ha crecido entre enero y marzo un 25,3%, en comparación al mismo periodo del año anterior, y estas ventas suponen 15.600 millones de euros, según los datos que aporta la CNMC.

Sin embargo, esta práctica de devoluciones masivas no son asumibles ni económicamente ni para el medio ambiente. Por eso, el cobro por devolver productos comprados por internet con recogida a domicilio está empezando a generalizarse entre las grandes marcas de ropa, que sí sigue ofreciendo gratuitamente el servicio si el cliente se desplaza.

Aunque ninguna de las grandes compañías han querido hacer público cuanto les cuesta estas devoluciones masivas de productos que se compran online y se devuelven a los pocos días yendo el transportista a su domicilio, se sabe que son muy altos. Es por eso que ya han tomado cartas en el asunto.

Zara, el buque insignia de Inditex y una de las tiendas que más vende de España, ya cobra 1,95 euros en 30 mercados por cada devolución de compras por internet, cuya recogida se efectúe desde el domicilio del cliente o en puntos de entrega. Una medida que, de momento, no se ha tomado en nuestro país. 

"Lo que es obvio es que España es el 'mercado sede'", explica la compañía textil, que subraya que "si la devolución se lleva a cabo en alguna de las tiendas físicas no hay que pagar por ello".

Por otro lado, El Corte Inglés no cobra la devolución si se hace en tienda o en un punto de recogida de Correos, pero sí lo hace si el cliente quiere que se lo recojan en su casa. En este caso, el usuario debe pagar 7,90 euros. El precio se eleva a 30 euros si el producto pesa más de 15 kilos.

El tercer grupo textil más importante de España, Tendam, es una rara avis. No cobra por las devoluciones de la compra online. Según datos de la compañía, hasta en el 49% de los pedidos digitales que recibe, el cliente prefiere recogerlos en tienda, y en el 62% de las devoluciones de las compras a través de internet, el comprador también escoge devolverlas en el establecimiento.

Sobre este tipo de compras, la OCU señala que el comprador siempre debe conocer sus derechos a la hora de adquirir un producto vía online y defiende que las condiciones tendrían que constar en los términos publicados por cada establecimiento en su página web. No informar vulnera los derechos del consumidor.

Otros artículos interesantes:

Cabify ya mira a Amazon: el unicornio refuerza su pata logística con una inversión de 20,5 millones de euros para el 2023

La pandemia convierte a España en el país que mejor ha sabido capitalizar el auge del 'e-commerce': auge de las ventas del 41% en 2020 y una clara intención de consolidarse

Malas noticias si eres de los que compra todo por internet: a partir de 2023 los paquetes que pidas a casa probablemente te saldrán todavía más caros

Te recomendamos