Dos caras de una misma moneda: las primeras olas de COVID-19 llevaron a mejores resultados clínicos en EPOC, pero el colapso de los centros de salud retrasó el diagnóstico de nuevos pacientes

Habitación de un paciente con COVID-19.

REUTERS/Kathleen Flynn

  • El avance de la pandemia de COVID-19 ha impactado en el diagnóstico y tratamiento de otras patologías como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el cáncer, tal y como había informado Business Insider España con anterioridad.
  • Estos pacientes también pertenecen a los grupos de riesgo —personas más vulnerables en el contagio con el coronavirus— aunque sus probabilidades de contagiarse sean las mismas que las de la población general.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los sistemas sanitarios de todo el mundo se han volcado en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad que el nuevo coronavirus SARS-CoV-2provoca, conocida como COVID-19. 

"Se han dedicado a atender a la infección aguda [con el coronavirus]. Lógicamente, no podía ser de otra forma", reconoce en una entrevista con Business Insider España José Luis López-Campos, neumólogo y coordinador del área de EPOC de SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica).

Esto ha limitado el diagnóstico de enfermos crónicos, como los que sufren la enfermedad pulmonar obstructiva crónica ?más conocida como EPOC? e incluso algunos tipos de cáncer

"Durante la pandemia se ha visto un efecto curioso en el diagnóstico, porque los síntomas de la EPOC se parecían a los del COVID-19. Sin embargo, si ya de por sí en atención primaria se suelen hacer pocas espirometrías ?porque es una técnica que no está bien implementada en todos los centros de salud? con la pandemia ha sido peor todavía", describe el experto. 

9 síntomas y pruebas de diagnóstico de cáncer que la gente está pasando por alto por culpa del coronavirus, según un oncólogo

Cabría esperar que el diagnóstico de casos de EPOC, que normalmente se suele detectar en etapas avanzadas de la enfermedad por su lenta instauración y la confusión de sus síntomas, aumentase tras la pandemia de COVID-19. 

Sobre todo porque síntomas como la dificultad para respirar, la falta de aliento o la tos persistente son característicos de ambas patologías y llevarían a más pacientes crónicos a los servicios de atención primaria. 

"Los síntomas son muy variados, pueden partir desde la tos y la mucosidad, que se asociaba a clínica respiratoria como el COVID, aunque pudieran ser síntomas de cáncer de pulmón", destacaba en una entrevista con Business Insider España el Dr. Miguel Ángel Berenguer Francés, médico especialista en oncología radioterápica, detección y prevención del cáncer, miembro de Doctoralia.

Pero, según López-Campos, el colapso de los centros de salud con las olas de casos de COVID-19 ha limitado el diagnóstico temprano de enfermedades crónicas ?la EPOC inclusive?. 

Paciente con COVID-19.

"Debido a la saturación del sistema sanitario muchas consultas y pruebas han sido retrasadas. Algunas son pruebas de screening, que permiten el diagnóstico precoz del cáncer", ejemplificaba Berenguer.

Además, en palabras del experto, también jugó un papel importante la pérdida del llamado "ojo clínico" con las consultas telefónicas, al perderse la cercanía de la exploración del paciente.

"La llamada telefónica ha tenido un papel muy importante, pero no puede ser una estrategia constante ya que la exploración clínica es vital para valorar un tipo de lesión o una recaída tumoral", explica. 

3 grandes tipos de pacientes que sufren COVID-19 prolongado, según expertos españoles

No obstante, conforme a las declaraciones de Gema García, jefa de Alergología del Hospital Universitario Sanitas, La Moraleja, a Business Insider España, la prevalencia de los síntomas sí que llevó a que se identificasen más casos de otras patologías respiratorias, como el asma.

"Con el confinamiento los polinice [alérgicos al polen] pensaban que iban a estar muy bien, pero lo que ha sucedido en la realidad es que la exposición brusca al polen ha generado mucha patología", explica. 

La pandemia ha puesto en evidencia cuán importante es la detección precoz de la EPOC: en las primeras olas de casos, mejoraron los resultados clínicos de pacientes ya diagnosticados

PCR para detectar COVID-19.

Durante las primeras olas de casos de COVID-19 se observó una mejoría de los resultados clínicos de los que ya estaban diagnosticados con EPOC

"Hemos visto las 2 caras de una misma moneda", destaca el neumólogo. 

"Al principio habían mejorado ciertas cosas para estos pacientes, pero luego ha supuesto un riesgo importante para su estado de salud". 

De acuerdo con López-Campos, los pacientes con EPOC sabían que estaban limitados por los síntomas y porque tienen una enfermedad crónica progresiva, incluso antes de que saliesen los estudios que demostraban que tenían riesgo de un COVID-19 más grave. 

Lo que no solucionan las vacunas: 13 factores de salud que tienen en común los fallecidos de COVID-19

"Fueron especialmente respetuosos con las medidas de aislamiento, sobre todo durante las primera y segunda olas del COVID-19. Esto produjo un efecto paradójico en el cual se observaba que, en medio de la pandemia, muchos resultados clínicos de pacientes con EPOC mejoraban".

Según el experto, cumplían mejor con su medicación por miedo al propio coronavirus y el confinamiento llevó a que también estuviesen menos expuestos a otros virus respiratorios ?como al de la gripe o el resfriado común?. 

"Cuando una persona con menor capacidad pulmonar coge cualquier enfermedad respiratoria, tiene más probabilidades de tener problemas", explica ?coincidiendo con anteriores declaraciones de la SEAIC (Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica) a Business Insider España?. 

Las variantes no son la única amenaza: los expertos españoles subrayan la responsabilidad individual como uno de los principales problemas para acabar con la pandemia

Ahora, según Javier de Miguel, jefe de sección del Servicio de Neumología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, informaRedacción Médica, poco a poco se ha centrado la atención al paciente en los respiratorios crónicos, incluyendo a aquellos con EPOC.

"La pandemia ha evidenciado que el diagnóstico precoz de la EPOC es fundamental para poder evitar casos graves de la enfermedad y permitir a los afectados tener una calidad de vida superior, además de, a la larga, suponer un ahorro económico para pacientes y seguridad social", coincide la portavoz de Apepoc (Asociación de Pacientes con EPOC), Nicole Hass, en declaraciones recogidas por ConSalud.

Otros artículos interesantes:

La ansiedad por el coronavirus vuelve a aparecer a medida que aumentan los casos de COVID-19: los expertos en salud mental comparten consejos para gestionarla

Qué hacer si te expones al COVID-19 después de estar totalmente vacunado, según los expertos

Cómo diferenciar entre los síntomas del COVID-19 y los efectos secundarios de la vacuna

Te recomendamos