Qué dice la ciencia sobre los viajes a la velocidad de la luz y qué le ocurriría al ser humano: los taquiones parecen tener la respuesta

tren viaje velocidad luz

Getty Images

La luz ha tenido diferentes velocidades a lo largo de la historia. En 1728, el astrónomo inglés James Bradley la situó en 301.000 kilómetros por segundo. Más de 2 siglos más tarde, en 1983, la Conferencia General de Pesos y Medidas determinó la velocidad en 299.792.458 kilómetros por segundo.

Desde entonces, la física teórica se ha preguntado qué ocurriría si alguien viajara por encima de este límite, algo imposible en la práctica a no ser que exista una nave capaz de soportar cientos de veces la masa de Júpiter. Algo inalcanzable con la tecnología actual.

Una de las mentes más brillantes de la historia, el físico teórico británico Stephen Hawking, ya planteó en su momento la contradicción de intentar viajar a la velocidad de la luz. Él puso el ejemplo de un tren que se desplaza al 99,99% de dicha velocidad.

Dentro del tren, un pasajero corre a mucha velocidad; sin embargo, el tiempo para el pasajero se ralentizaría –en el interior del tren, el tiempo iría más despacio que en el exterior, por lo cual una semana se convertiría en 150 años para el mundo externo al tren–.

Esta contradicción surgió a raíz del pensamiento de Albert Einstein, otro de los mayores cerebros científicos de la historia. Según la teoría de la relatividad espacial, existirían una partículas conocidas como taquiones, que tienen una masa y tiempo imaginarios.

Los secretos de los viajes espaciales, la energía oscura o incluso la posibilidad de viajar en el tiempo: las 9 ecuaciones que cambiaron el mundo

Aunque Einstein también se topo con algunas contradicciones propias del campo teórico. Si la velocidad de una partícula fuera muy elevada, su masa relativista crece, con lo que la aproximación a la velocidad de la luz tiende a infinito en ese preciso momento.

A este supuesto, por cierto, un estudio publicado en Classical and Quantum Physics ya teorizó sobre la posibilidad de construir unos solitones hiperrápidos que no se deformaran con velocidad constante. En teoría y siguiendo las ideas de Einstein, con ellos se podría superar la velocidad de la luz.

La inocente pregunta de un niño a la que la ciencia aún no puede responder

En una de las habituales rondas de preguntas sobre ciencia de The Conversation, un niño de 13 años llamado Devanshi, de Bombai, ha preguntado acerca de la posibilidad de moverse por encima de la velocidad de la luz. ¿Es esto posible? ¿Qué ocurriría en tal caso?

En un primer acercamiento es imposible superar dicha velocidad. Volviendo a Einstein, para acelerar un objeto de masa –sin importar cuánta masa tenga– haría falta una cantidad de energía infinita, mientras que todos los tipos que se conocen actualmente tienen un límite.

De nuevo, los taquiones parecen ser la respuesta a la pregunta de Devanshi. Mientras que los objetos con masa ordinaria no pueden desplazarse por encima de la velocidad de la luz, estas partículas no se pueden desacelerar hasta niveles inferiores.

Curiosamente, la ciencia ficción ha mencionado en diferentes ocasiones a los taquiones como la piedra angular de los supuestos viajes en el tiempo, ya que de existir estos estarían viajando constantemente hacia atrás.

En definitiva, de momento no se puede superar la barrera de la luz. Aunque, de superarse, probablemente un ser humano se vería dirigido a una ruptura completa de los conceptos físicos que se manejan en el día a día.

Otros artículos interesantes:

Estas 3 animaciones de un científico de la NASA muestran lo lenta que puede ser la velocidad de la luz

Astrofísicos plantean la explosión de meteoritos como última alternativa para defender la Tierra y prevenir el Armagedón

El oro se crea en los agujeros negros: las fusiones de estrellas de neutrones son grandes fábricas de materiales pesados, según los astrofísicos

Te recomendamos