Los trabajadores pierden poder adquisitivo a toda velocidad: la inflación sube en julio 4 veces más que los salarios

Camarero con vino y cerveza.

Hay un abismo entre inflación y salarios. Mientras la cesta de la compra se disparó un 10,8% en julio, los salarios apenas aumentaron un 2,56%.

La vida está cada vez más cara, pero el dinero que entra en casa apenas varía. A pesar de que la inflación lleva meses creciendo más de un 7%, alcanzando tasas no vistas desde los años 80, los salarios no crecen al mismo ritmo. El resultado es que los trabajadores pierden poder adquisitivo a toda velocidad. 

La brecha entre salarios e inflación ha tocado máximos en julio. Según la última estadística de Convenios Colectivos publicada hoy por el Ministerio de Trabajo, los salarios pactados por convenio subieron un 2,56% hasta julio, mientras que la inflación se disparó un 10,8%.

Eso significa que el coste de vida crece 4 veces más que los salarios para pagarla. 

Del total de empresas que firmaron convenios hasta julio, un 31% lo hicieron por una subida salarial superior al 5%, mientras que un 44% lo hizo con aumentos de entre un 1% y un 2%.

Los sindicatos están pidiendo a los empresarios un aumento salarial del 3,5% este año, pero a cambio de incluir una cláusula de revisión salarial. Los empresarios aceptan esta subida, pero sin cláusula de salvaguarda.

Qué significa para trabajadores y empresas que la negociación para un pacto de salarios se haya roto: "Es una noticia pésima que se traducirá en un sálvese quien pueda"

La cláusula de garantía salarial es una herramienta para evitar pérdidas de poder adquisitivo, de manera que, al terminar el año, cuando se sepa cuál ha sido la subida media de la inflación, los salarios recuperen la diferencia entre la subida pactada y la inflación. En la práctica, sería como indexar los salarios a la inflación media anual con efecto retroactivo.

A principios de julio, el Gobierno resucitó las negociaciones con sindicatos y empresarios para alcanzar un gran pacto de rentas que evite el descalabro de la economía. El objetivo es lograr un acuerdo que permita contener una inflación desbocada y repartir las cargas de su impacto en hogares y empresas.

Por el momento, las negociaciones están en un limbo. Los trabajadores reclaman una subida salarial cercana al aumento de la inflación que los empresarios no están dispuestos a asumir, en parte, por el riesgo de que llevara a una peligrosa espiral de precios.

En todo caso, hay que tener en cuenta que la mayor parte de los convenios registrados hasta julio se firmaron en años anteriores, aunque tengan efectos en 2022.

En concreto, hasta julio había registrados un total de 2.428 convenios colectivos con efectos económicos para dicho periodo, de los que sólo 374 se han firmado este mismo año, con una subida salarial media del 2,81%. El resto, 2.054, se firmaron en ejercicios anteriores y recogen un incremento salarial medio algo inferior, del 2,52%

Otros artículos interesantes:

Los salarios en España, un 42% por debajo de Alemania: los españoles tendrían que trabajar más de 20 meses para ganar lo mismo que un alemán en un año

Este gráfico muestra cómo se ensancha la brecha generacional de la riqueza en España: los jóvenes son más pobres que en 2002 mientras que los mayores de 45 son más ricos

La profecía 'maldita' de los 20 millones de empleos: en España hay más personas trabajando, pero somos más pobres que antes

Te recomendamos