Diferencias existen entre una sociedad limitada y una anónima y cuál elegir para crear tu empresa

Sociedad Anónima o Sociedad Limitada
Unsplash
  • El capital mínimo en la SL es de 3.000 euros, mientras en la SA asciende hasta los 60.000.
  • La SL es más común entre las pymes y la SA suele asociarse normalmente con las compañías de mayor tamaño.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Poner en marcha un negocio supone analizar y considerar distintos aspectos y variables. La idea, la financiación, los registros exigibles en cada caso, los impuestos que se pagan, etc. A ellos se une la forma societaria más apropiada y aconsejable en función del supuesto. El debate suele empezar por la elección entre hacerse autónomo o formar una empresa al uso. Pero si se opta por la segunda vía, una vez tomada, va mucho más allá. La duda más habitual es si conviene más montar una Sociedad Limitada (SL) o una Sociedad Anónima (SA). Te explicamos las diferencias entre una sociedad limitada y una sociedad anónima y cuándo apostar por cada una de estas fórmulas para crear una empresa.

Diferencias entre una sociedad limitada y una anónima

Las divergencias entre una SL y una SA -dos de las formas jurídicas más extendidas en el mundo empresarial- son las siguientes:

  • Mientras el capital mínimo en la primera es de 3.000 euros, en la segunda se eleva hasta los 60.000 euros. Como consecuencia, la SL es más común entre las pequeñas y medianas empresas, y la SA suele asociarse normalmente con las compañías de mayor tamaño.
  • En cuanto a la división del capital del negocio, en las sociedades limitadas se hace mediante participaciones. En cambio, en las sociedades anónimas se realiza por medio de acciones nominativas o al portador.
  • Para vender las participaciones habrá que comunicárselo primero a los otros socios, ya que tienen un derecho preferente de compra en las SL. Por el contrario, al desprenderse de las acciones, no hay restricción alguna en las SA.

No obstante, tanto unas como otras sociedades cuentan también con similitudes. Por ejemplo, que el número de socios para su constitución es de uno o más. Del mismo modo, la responsabilidad de los socios es solidaria entre ellos y está limitada al capital aportado: sólo responden de las deudas con el dinero invertido y/o los bienes aportados a nombre de la sociedad.

Claves para saber cuándo deberías dejar de ser autónomo y crear una sociedad limitada

¿Qué te conviene más, SL o SA?

Igual que cada persona es un mundo, también lo es cada empresa. Lo cual incluye los inicios, al comenzar su andadura. Así que cada emprendedor o empresario debe analizar su situación, sus números y su planteamiento. Una vez hecho este ejercicio con detenimiento, habrá que elegir la fórmula de la SL o de la SA concluyendo cuál de las dos es más conveniente en cada caso. 

Estos son los cuatro pasos que debes conocer si estás pensando en crear una empresa

Sin embargo, no hay más que echar un vistazo a la diferencia en el capital inicial (3.000 euros frente a 60.000) para dar una pista importante sobre cuál se ajusta más a tus características. Como es de suponer, existe, por ello, un número mayor de SL que de sociedades anónimas, cuyos trámites de creación y mantenimiento suelen ser, además, de mayor complejidad que en las primeras. España es un país de pymes y también, como derivada lógica, de sociedades limitadas. 

LEER TAMBIÉN: ¿Buscas financiación para tu actividad por cuenta propia? Estos son los tipos de préstamos que existen para autónomos

LEER TAMBIÉN: Qué es y para qué sirve el Boletín Oficial del Registro Mercantil

LEER TAMBIÉN: 7 errores que debes evitar al crear tu empresa

VER AHORA: Los 10 vídeos más vistos en Youtube en España este año 2020