¿Es ómicron tan infecciosa como parece? Los científicos exponen sus mejores y peores escenarios sobre el futuro del virus

| Traducido por: 
- Actualizado:
Test para detectar COVID-19.

James D. Morgan/Getty Images

  • Ómicron ha llevado a los expertos a preguntarse cuán infeccioso o peligroso puede llegar a ser el coronavirus. 
  • En el mejor de los casos, el virus podría convertirse en endémico a finales de la década.
  • Pero en el peor de los escenarios, una variante más letal podría pasar de los animales a los humanos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Durante casi 6 meses, delta parecía capaz de vencer a todas las demás variantes del coronavirus, hasta el punto de que los científicos se preguntaron si el virus había alcanzado el ápice de su capacidad para infectar a los humanos.

En noviembre, ómicron sorprendió a los científicos: tras aumentar los casos en Sudáfrica, se extendió a docenas de países aparentemente de la noche a la mañana. 

Los primeros estudios sugieren que ómicron aumenta el riesgo de reinfección en relación con otras variantes y es mejor que el virus original para evadir los anticuerpos de 2 dosis de la vacuna.

Ahora, los científicos se preguntan: ¿es ómicron tan infecciosa como parece?

No hay una respuesta fácil, pero los expertos tienen algunas hipótesis sobre el futuro del virus. 

8 diferencias que ya se conocen entre ómicron y delta

En el mejor de los casos, dicen, el coronavirus se convertirá en endémico, lo que significa que los casos persistirán en niveles bajos y, como resultado, pueden aparecer brotes estacionales leves de la enfermedad que provoca. 

En un escenario intermedio, el virus podría mejorar su resistencia a las vacunas, y más personas vacunadas podrían estar expuestas a enfermedades graves. 

Y en el peor de los escenarios, el virus podría recombinarse con otro coronavirus para formar una variante híbrida más letal.

No obstante, muchos científicos no apuestan por este último resultado. 

El virus "parece poco probable que sea mucho peor de lo que ya estamos tratando", ha señalado a Business Insider Vaughn Cooper, director del Centro de Biología Evolutiva y Medicina de la Universidad de Pittsburgh, en Pensilvania, Estados Unidos.

Aun así, añade, "me sigue despistando". 

En el mejor de los casos: el virus se convierte en una "molestia estacional"

Gente haciéndose test para detectar COVID-19.

Reuters/Brendan McDermid

Los virus tienen un objetivo principal: sobrevivir. 

Los científicos están generalmente de acuerdo en que la mejor manera de que el nuevo coronavirus, el SARS-CoV-2, sobreviva a largo plazo es que se convierta en endémico en la población, de forma similar a como han evolucionado la gripe u otros coronavirus catarrales humanos.

Si el virus se volviera más letal, podría estar en desventaja. La gente tiene que estar viva para poder seguir infectando a otros. Y como el virus ya es hábil en la transmisión, es posible que las futuras variantes no necesiten alterar drásticamente su comportamiento.

"¿Vamos a jugar eternamente con los dados del SARS-CoV-2? No. Se va a convertir en un coronavirus endémico que se comportará como una molestia estacional", dice Cooper.

"Eso va a ocurrir esta década, quizá antes de que termine", añade.

Por qué las dosis de refuerzo son más efectivas que la pauta completa de la vacuna

El experto también reconoce que espera que algunos años surjan brotes de coronavirus peores que otros, pero cree que las vacunas seguirán evitando la enfermedad grave. 

Esto se debe a que los anticuerpos no son la única forma de protección del organismo: los glóbulos blancos conocidos como células T y células B también recuerdan a los invasores extraños, a menudo durante más tiempo que los anticuerpos.

"Una cosa en la que estoy seguro es que mis 3 dosis de la vacuna original han creado una diversidad de respuestas inmunitarias celulares que me van a proteger contra el virus dentro de varios años", asegura Cooper. 

"Apostaría mucho dinero por ello. Puede que enferme, pero no me voy a poner realmente enfermo porque mis células T y B han visto algo así antes".

El escenario intermedio: las vacunas son menos eficaces a medida que el virus evoluciona 

Vacunación contra el COVID-19.

Mark Lennihan/AP Photo

Es posible que el coronavirus acabe encontrando un límite a su capacidad de propagación cuando todas las personas capaces de infectarse tengan cierto grado de inmunidad. En ese momento, el virus podría tener que mejorar para burlar las defensas inmunitarias del organismo —ya sea por las vacunas o por la infección natural— para seguir vivo.

"La forma más fácil de que el virus provoque nuevas epidemias es evadir la inmunidad a lo largo del tiempo", explicaba este mes en Nature Adam Kucharski, epidemiólogo matemático de la London School of Hygiene and Tropical Medicine. 

"Eso es similar a lo que vemos con los coronavirus estacionales".

7 signos de que te has contagiado con la variante ómicron

En ese caso, la inmunidad generalizada podría presionar al virus para que forme nuevas variantes que hagan que las vacunas sean cada vez menos eficaces.

"Las fuerzas evolutivas que podrían socavar la vacunación están llegando", revela a Business Insider Andrew Read, que estudia la evolución de las enfermedades infecciosas en la Universidad Estatal de Pensilvania, EEUU. El virus, añade, "está muy lejos de haber aprovechado todo su potencial mutacional".

El peor de los escenarios: el virus se combina con otro coronavirus en animales y, luego, se extiende a los seres humanos

Un ciervo de cola blanca en Pineland Park, Pensilvania, EEUU, el 2 de noviembre.
Un ciervo de cola blanca en Pineland Park, Pensilvania, EEUU, el 2 de noviembre.

Ben Hasty/MediaNews Group/Reading Eagle/Getty Images

Dado que el coronavirus sigue propagándose ampliamente, es posible que un animal se infecte con 2 coronavirus a la vez: el nuevo virus, el SARS-CoV-2, más otro coronavirus de la fauna salvaje

En un escenario de pesadilla, esos virus podrían formar una variante híbrida que se extendiera a la población humana y fuera más letal que sus predecesoras.

"Tenemos una gran cantidad de SARS-2, así que la posibilidad de que se extienda a la humanidad y se recombine con el SARS-2 es bastante alta", advierte Read.

La infección grave con COVID-19 duplica las posibilidades de morir en tan sólo un año, según un estudio

En lo que va de siglo, 3 coronavirus han sido capaces de causar enfermedades graves —el SARS-CoV, el MERS-CoV y el SARS-CoV-2— y se han propagado de los animales a los seres humanos. 

Los coronavirus también tienen una gran capacidad de recombinación, según Read. 

Un estudio realizado en mayo encontró pruebas de un coronavirus recombinante en una persona hospitalizada con neumonía. Los investigadores del estudio rastrearon el origen del virus hasta los coronavirus de los gatos y los perros.

Y, aunque los científicos siguen investigando los orígenes del SARS-CoV-2, un estudio de diciembre de 2020 sugirió que el virus surgió de una recombinación de coronavirus de murciélagos y pangolines.

Por tanto, la posibilidad de que se produzca otro evento de contagio "me parece bastante preocupante", dice Read.

Pero Cooper cree que es raro que un ser humano o un animal se infecte con 2 virus a la vez.

"Deberíamos estar preocupados por ello, pero ¿qué lugar ocupa entre nuestras preocupaciones? Sigue siendo bastante baja", afirma, y califica la recombinación como "más bien una preocupación a largo plazo".

El COVID-19 se llevó el año pasado más de 74.000 vidas, un 240% más de las que causa el cáncer más mortal en España

"La mayoría de los eventos de recombinación fracasan porque las partes no funcionan bien juntas", explica Cooper. "Pero si hemos aprendido algo sobre esta pandemia, es que cuando tienes números realmente enormes, ocurren cosas realmente extrañas".

Tanto Cooper como Read han señalado al ciervo de cola blanca como una especie que hay que vigilar de cerca, sobre todo después de que un brote de coronavirus arrasara con la población de ciervos de cola blanca de Estados Unidos en el invierno de 2020.

"Hay ciervos de cola blanca por todas partes en mi barrio, a las afueras de Pittsburgh, y no puedo evitar imaginarme que todos ellos han tenido, o tienen actualmente, el SARS-CoV-2", reconoce Cooper. 

"El virus también está evolucionando en ellos. Lo sabemos. ¿Cómo está evolucionando? No lo sabemos".

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.