Negocio, expansión internacional y mucha digitalización: el corazón de la estrategia de Clikalia, la startup que batió el récord de financiación en España en 2021

Alister Moreno, CEO y fundador de Clikalia.
Alister Moreno, CEO y fundador de Clikalia.

Clikalia

  • La buena tracción de negocio, la expansión internacional y, sobre todo, la digitalización componen el centro de la estrategia de Clikalia, según ha explicado a Business Insider España su CEO, Alister Moreno.
  • La empresa batió el récord de financiación de una startup española en 2021 tras recibir 460 millones de euros por parte de sus inversores.
  • Ahora, la startup aspira a seguir creciendo con el objetivo de poner la compraventa de casas a un clic de distancia de los clientes.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

Hubo récord sobre la bocina. A mediados del pasado mes de diciembre, cuando la inmensa mayoría de las empresas se limitan ya a hacer balance de lo que ha supuesto el año mientras esperan la llegada de las ansiadas vacaciones de Navidad, Clikalia dio la campanada.

La startup, fundada en 2018 por Alister Moreno y Pablo Fernández, fundador a su vez de la empresa hermana de Clikalia, Clicars, levantó entonces la friolera de 460 millones de euros en una ronda de financiación serie B, la que corresponde a negocios con un producto plenamente desarrollado y que ya está dando resultados.

Fue la mayor cantidad de dinero recaudada nunca por una startup española, y supuso el espaldarazo definitivo a la propuesta de la empresa de digitalizar todos y cada uno de los engorrosos procesos que llevan consigo aparejadas las operaciones de compraventa de inmuebles.

"Nuestro objetivo es que se terminen comprando casas igual que se compran hoy productos en Amazon. Se miran en internet, se añade a la cesta y con un clic lo compras. De hecho, en Clikalia esto ya casi se puede hacer", explica a Business Insider España Alister Moreno, el CEO de la empresa.

En esencia, la idea que maneja Clikalia, en primer lugar, es que los usuarios de la plataforma puedan vender su casa de una manera casi inmediata. 

Para Moreno, vender una casa no debería ser algo muy distinto de la venta de acciones de una empresa: un proceso en el que hoy existe la posibilidad de dar por internet la orden de liquidación a la entidad bancaria correspondiente para cobrar en cuestión de días.

Con el inmueble ya en su poder, Clikalia aspira a encargarse de todo para revender la casa. Si hace falta una reforma, ellos tienen acuerdos con empresas de su confianza que pueden hacerlo rápido y barato.

Si hace falta una mudanza, más lo mismo. Si la vivienda necesitas muebles, Clikalia posee ya acuerdos con empresas proveedoras como Ikea, que se ha adentrado recientemente en el mercado español con una inversión de 100 millones de euros

Por contar, Clikalia quiere contar incluso con muchos más servicios de asesoría jurídica orientados a facilitar las gestiones a los clientes.

Raquel Urtasun, la eminencia de la conducción autónoma que promete transformar una industria de promesas rotas "que no había sido transparente" con su nueva empresa: Waabi

Este afán de Clikalia de extender su influjo a cada proceso relacionado con la vivienda explica, por ejemplo, que la ronda de 460 millones de euros de diciembre viniera acompañada de la adquisición de Imho, una empresa de gestión de comunidades que ha dado acceso a la startup a más de 250.000 unidades residenciales.

Todo, para que los clientes, por un módico precio, solo se tengan que preocupar de ir al notario, firmar y recibir sus llaves

La apuesta está dando resultados. Con más de 1.000 operaciones completadas en 2021, Clikalia prevé que puede acabar 2022 entre los 5 mayores promotores inmobiliarios de España.

"Es parecido a servicios de suscripción como Netflix. ¿Es estrictamente necesario tener acceso de manera inmediata a tantísimas películas y series? Tal vez no. ¿Estoy dispuesto a pagar un dinero a cambio de poder acceder a ello tan fácilmente? Probablemente, sí", resume el cofundador de la startup.

Aunque ambiciosa, la idea tiene más que convencidos a los inversores, que por ahora bailan encantados al son de la melodía que propone Moreno. 

Si la ronda récord de diciembre estuvo liderada por inversores como FifthWall, que posee más de 2.500 millones de euros en activos bajo gestión, Luxor Capital, un fondo de alto riesgo con más de 40 inversiones según Crunchbase, y Deutsche Bank, uno de los bancos de inversión más potentes del mundo, la de este pasado mes de febrero no ha sido menos.

En una ronda serie C que ha reportado a la empresa por ahora 75 millones de euros que irán destinados a la expansión de Clikalia por México, país estratégico, en esta ocasión repitieron Fifth Wall y Luxor Capital y lideró el fondo de Softbank, empresa japonesa de telecomunicaciones e internet. Y suma y sigue.

"Únicamente soy yo, ¿queréis que siga?": el camino de Oscar Pierre, cofundador de Glovo, para convertir una idea en una empresa de 2.300 millones

Es el resultado, explica Moreno, de una estrategia centrada en varios ejes: la ya descrita digitalización, una buena tracción de negocio y una imprescindible expansión internacional.

Sobre lo segundo, Clikalia presume de haber generado un ebitda positivo desde el primer día: "El inicio de una startup se parece a hacer volar un avión: cuanto más rápido quieras subir, más combustible hay que quemar, pero si quemas demasiado corres el riesgo de no llegar", explica Moreno.

"Nos dan mucho vértigo esos negocios que queman mucha caja sin saber si van a generar negocio. Para nosotros, lo primero era ser rentables. A partir de ahí, hemos gastado para crecer, pero siempre por debajo de lo que generamos".

Esto, comenta el CEO, permitió a la empresa pasar la mayor prueba de fuego que ha tenido hasta ahora la compañía: el coronavirus.

"En la época del covid teníamos caja suficiente para que el modelo de negocio funcionara. No tuvimos que hacer ningún ERTE, y seguimos comprando viviendas y vendiéndolas porque el mercado seguía funcionando. Construir una empresa se parece a construir una familia, todo el mundo tiene que estar protegido".

Esto hace que a día de hoy la empresa no tema el estallido de una burbuja inmobiliaria.

"En el mercado inmobiliario se dan ciclos alcistas y bajistas. Para que estos afecten a una empresa inmobiliaria, los activos tienen que pasar por lo menos un año en cartera. La media de nuestros activos es de 3 meses. En ese tiempo, una bajada o subida de precios no se nota tanto", explica Moreno.

Portugal y Francia están en el horizonte de Clikalia tras la expansión mexicana

Superados estos miedos, la empresa ha emprendido un ambicioso plan de expansión internacional.

Este, sin ir más lejos, obliga al propio Moreno a pasar la mayor parte de su tiempo en México, un país de importancia estratégica para Clikalia por tamaño y por cercanía con EEUU, de donde proceden algunos de los fondos que más han apostado por ellos.

La aventura ha servido a Clikalia para aprender algunas cosas. Entre ellas, que, aunque a veces pueda parecer que el sector inmobiliario es siempre el mismo se practique donde se practique (en cierto modo, lo es), el público es siempre diferente.

De las megarrondas a un millón de euros por una presentación: el sobrecalentamiento de la inversión en startups que ha contagiado a España podría estar a punto de terminar

Gracias al exhaustivo análisis de datos que hace la empresa, que es el mismo que, entre otras muchas funciones, calcula lo que se debe ofrecer a cada propietario por su inmueble, Clikalia descubrió recientemente que en México no se vendían las casas con puertas de color claro.

"Preguntamos a los compañeros mexicanos que tenemos trabajando allí y nos dijeron que es una cuestión cultural. En México, el color de las puertas de las casas tiene que ser oscuro", recuerda Moreno.

A la espera de muchos más hallazgos sobre los distintos gustos de los consumidores en distintas regiones, Clikalia ha marcado en el mapa dos objetivos inmediatos a conquistar: Portugal y Francia.

Asentados desde principios de año en el primero, Clikalila cifra en una decena las operaciones completadas ya en el país, lo que da esperanzas a la empresa acerca de las interesantes posibilidades de implantación y desarrollo que pueden tener en el país vecino.

"El mercado portugués es importante para nosotros porque tiene las mismas necesidades de digitalización y de transparencia que tiene el mercado español", explica Moreno.

El ecosistema emprendedor español batió récords el año pasado: 11 startups a las que deberías mandar el currículum y coger el teléfono si te llaman con una oferta

"Nosotros lo que queremos ir es ir abriendo y penetrando mercados. Queremos ir poco a poco, porque empezar en un nuevo país te lleva a poner mucho foco y mucho soporte. Nuestro objetivo es profundizar en cada país que abrimos. No queremos abrir 1.000 países, sí queremos ver claro lo que hacemos allí donde entramos".

Con todo, Clikalia no se detendrá aquí. El siguiente objetivo de la empresa es Francia. Allí, Clikalia ya está haciendo sus primeros movimientos para explorar las posibilidades de empezar a trabajar con empresas que ya trabajan sobre el terreno. 

Otros artículos interesantes:

Clikalia comienza el 2022 como acabó 2021, con una nueva inversión: levanta 75 millones de euros de Softbank y anteriores inversores

Este es el secreto para conseguir financiación, según el CEO de TravelPerk, la startup de viajes de negocios que ya es un unicornio

Qué le pediría Ignacio Gallego, CEO de Nokia, a Pedro Sánchez: "Una mejor regulación para poder competir en innovación a nivel internacional"

Te recomendamos