Pasar al contenido principal

Dimite el ministro británico para el Brexit, David Davis, por sus diferencias con los planes de Theresa May

David Davis.
David Davis. Jack Taylor/Getty Images
  • El ministro británico para el Brexit , David Davis, ha dimitido junto con otros dos miembros de la comisión para el Brexit.
  • Davis le ha dicho a la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, que parece "cada vez menos probable" que el gobierno pueda orquestar una salida completa de la UE.
  • May ha respondido con una carta de dos páginas y media.
  • Las renuncias se han producido tras la reintroducción de la "responsabilidad colectiva" por parte de May, lo que significa que está formalmente prohibido que los ministros puedan estar en desacuerdo con el gobierno, lo que les obliga a renunciar para hacerlo.

El ministro británico para el Brexit, David Davis, responsable de negociar la salida del Reino Unido de la UE, ha presentado su dimisión.

La renuncia de Davis ha venido acompañada de la dimisión de dos de sus compañeros, el vicepresidente, Steve Baker, y otra ministra para el Brexit, Suella Braverman. Después de estas renuncias, solo quedan dos ministros dentro del ministerio para la salida de la Unión Europea.

En una carta de renuncia dada a conocer por los medios de comunicación británicos, Davis le ha dicho a May que durante el pasado año ha estado en desacuerdo reiterado con el gobierno y ve "cada vez menos probable" que el gobierno pueda alcanzar el Brexit de acuerdo a los deseos de los votantes.

"La dirección general de la política nos dejará, en el mejor de los casos, en una posición de negociación débil, y posiblemente ineludible", ha escrito Davis.

 

"La decisión del gabinete tomada el pasado viernes cristalizó el problema", ha sentenciado Davis, que se ha referido a sí mismo como un "soldado reticente" si se hubiera quedado en el puesto para impulsar los planes de May.

El viernes, el gabinete del Reino Unido apoyaba el plan de la Primera Ministra Theresa May para un Brexit "suave".

En una cumbre en Chequers —la residencia veraniega reservada históricamente a los primeros ministros de Reino Unido— todos los miembros del gabinete acordaron un plan que permitiría un comercio "sin fricciones" y evitaría una frontera irlandesa dura. Pero los diputados conservadores pro-Brexit calificaron la propuesta de "el peor de los mundos".

Sin embargo, lo que parece haber impulsado las renuncias es la reintroducción por parte de May  de la "responsabilidad colectiva", una convención británica que implica que los ministros están formalmente obligados a estar de acuerdo con la política del gobierno, incluido el plan para el Brexit.

Por lo tanto, para poder criticar el plan del viernes, los ministros tendrían que dimitir e inmediatamente renunciar al personal ministerial, el salario y los beneficios, incluidos los automóviles del gobierno. En la cumbre, según los informes, se dejaron en el vestíbulo tarjetas de contacto de taxis para aquellos ministros que, si no estaban de acuerdo, tendrían que hacer uso de estos o caminar para regresar.

May ha respondido a la renuncia de Davis con una carta de dos páginas y media, en la que dice que "no está de acuerdo" con la caracterización de Davis de la propuesta del viernes, en lugar de llamarla una "base precisa, responsable y creíble" para las relaciones Reino Unido-UE.

George Freeman, ex jefe de política exterior de May, ha declarado en Twitter que un "no acuerdo" del Brexit "es mucho más probable".

Te puede interesar