Pasar al contenido principal

Dinamarca, el país que más test por habitante ha hecho en todo el mundo, comienza a examinar a toda la población sin síntomas

Una trabajadora sanitaria realiza un test del coronavirus en un hospital de Copenhague
Ritzau Scanpix/Olafur Steinar Rye Gestsson via REUTERS
  • Dinamarca es el país que más test por habitante ha hecho en todo el mundo y uno de los primeros europeos en levantar su confinamiento.

  • A partir de esta semana permitirá que cualquier adulto sin síntomas de COVID-19 pueda hacerse las pruebas de coronavirus para evitar "focos silenciosos" como los.vistos en Alemania

  • Aunque las restricciones danesas comenzaron siendo muy laxas, el Gobierno decidió cambiar radicalmente de estrategia a mitad de cuarentena para hacer un plan bastante similar al estado de alarma español.

  • El país ha registrado 10.968 casos y 548 muertes hasta este lunes, unas cifras bastante bajas en comparación con sus vecinos.

  • Descubre más historias en Business Insider España.

Del coronavirus cada uno sale como buenamente puede. Con la pandemia parcialmente controlada en buena parte de Europa, las estrategias de cada país difieren tanto como lo hacen sus situaciones al afrontar la enfermedad. Los modelos son difícilmente exportables, pero es cierto que a unos les va mejor que a otros.

Dinamarca es ejemplo de ello. El país danés no sólo fue uno de los primeros en decretar (y luego retirar) la cuarentena, sino que encabeza el ránking mundial de test por habitante y ha convertido estas pruebas en el eje central de su estrategia anti-COVID, según los datos de su Ministerio de Sanidad.

Leer más: Dinamarca fue el segundo país de Europa en confinar a su población y ya está empezando a levantar las restricciones: cómo lo están haciendo

Ahora, con buena parte de las restricciones levantadas, el Gobierno de Copenhague ha dado un paso más en su plan de desescalada y ha habilitado un protocolo de citas previas para hacerse la prueba del COVID-19

El titular de la cartera, Magnus Heunicke, ha defendido esta ampliación de capital sanitario para evitar "los focos ocultos de contagio que puedan aumentar la tasa de infección". Busca así evitar situaciones de reinfección como las vividas recientemente en la ciudad de Hong Kong, que la semana pasada detectó un caso local después de 23 días "limpia" de coronavirus entre sus calles, o la de Wuhan, que se vio obligada a repetir más de 11 millones de test tras encontrar 6 infectados después de 35 días sin nuevos registros.

Leer más: Hong Kong está haciendo pruebas a cientos de familias al descubrir dos nuevos casos tras 23 días sin infecciones locales, una estrategia que muchos países están usando en el desconfinamiento

Alemania, uno de los ejemplos de "éxito" más citados a la hora de desacelerar el brote en Europa, anunció el pasado lunes que las infecciones habían sufrido un nuevo repunte tras las primeras tentativas para aliviar el bloqueo. Dinamarca, con una desescalada parecida que incluye reaperturas de restaurantes y centros comerciales, no se la quiere jugar.

Hasta el momento, el Gobierno sólo requería pruebas localizadas para prevenir rebrotes en tiendas o escuelas, abiertas desde hace poco menos de un mes, pero las nuevas detecciones internacionales le han hecho ver que quizá no sea suficiente. Así, cualquier adulto sin síntomas podrá hacerse las pruebas a partir de esta semana.

 

Es muy difícil sufrir un rebrote

En perspectiva, es bastante difícil que Dinamarca se vea afectada por una segunda ola de coronavirus. Así lo defiende el líder de la respuesta nacional contra el COVID-19, el epidemiólogo Kare Molbak, quien observa cómo las tasas de infección y el número de muertes no dejaban de bajar en el último mes. La racha se interrumpió la semana pasada, y ya cuentan con 69 nuevos contagiados y 4 fallecidos más en las últimas 24 horas.

"Ningún país ha visto una segunda ola real todavía. Como mucho han visto cómo su propagación subía y volvía a bajar, pero a día de hoy me parece muy improbable que veamos una segunda ola", indicó la semana pasada en una rueda de prensa recogida por Reuters.

A pesar de la reapertura, la llamada tasa de reproducción, que muestra la cantidad promedio de infecciones que causa una persona con el virus, cayó hasta el 0,9 durante la primera semana de mayo.

Leer más: Austria no ha aumentado sus cifras de contagios tres semanas después de reabrir los comercios: qué han hecho para conseguirlo

20.000 pruebas al día en más de 16 ciudades

Como parte de un plan más amplio para prevenir una segunda ola del coronavirus, el Gobierno ha prometido aumentar sus test hasta las 20.000 pruebas por día —actualmente rondan las 50.000 a la semana—. De lograrlo, estos datos los pondrían a la par (y terminarían por superar) los 365.000 test que hasta el momento ha realizado el Gobierno de Austria, otro ejemplo de éxito en la lucha contra la pandemia.

Las pruebas se realizarán mediante cita previa en las carpas blancas que el Centro de Test de Dinamarca ha instalado en 16 ciudades del país y en varios dispositivos móviles, que pueden realizar "pruebas a domicilio" en hogares de dependientes y ancianos, según el Ministerio de Sanidad. Las franjas que podrán someterse a las pruebas se irán ampliando en los próximos días, empezando este lunes con los jóvenes de entre 18 y 25 años.

"Hasta ahora hemos controlado el acceso a las pruebas de manera bastante estricta, pero a partir de ahora queremos que sean los propios ciudadanos los que decidan si quieren hacerse el test", señala el Ministro de Salud.

Leer más: Europa quiere que las aerolíneas ofrezcan vales de hasta 12 meses para reembolsar los viajes cancelados

Una economía basada en lo público

Las ayudas estatales para las empresas y el acceso universal a los servicios de salud son posibles gracias al fuerte poder de lo público, pero todo tiene su precio. Dinamarca tiene una de las tasas impositivas más altas entre los países de la OCDE. En 2018, presentaba el segundo ratio de recaudación tributaria más alto del organismo (sólo por detrás de Francia), con una relación de impuestos sobre PIB del 44,9% en contraste con el 34,3% medio de la OCDE y el 34,4% de España (datos de 2018).

Una vez llegaron los primeros síntomas, Dinamarca tomó medidas para implementar el teletrabajo antes de que entrara en vigor el bloqueo.

No les fue difícil, ya que antes del coronavirus ya eran el país de Europa con más empresas habilitadas para el trabajo remoto (un 37%) y con mejores prestaciones para los funcionarios que trabajan desde casa, con pago completo. Estos, además, suponen un tercio del total de trabajadores del país, en contraste con el 17,72% de empleo público de España.

Leer más: La OMS urge a los países a rastrear posibles casos de coronavirus en 2019 después de que Francia haya detectado un caso positivo en diciembre

El 18 de abril, el Gobierno danés aprobó un nuevo paquete de ayuda financiera de aproximadamente 13.000 millones de euros para apoyar a las compañías más afectadas por el cierre, prevenir la pérdida de empleos y cubrir gastos fijos de empresas y trabajadores (también se dio dinero a los autónomos). Además, las medidas de prevención incluyeron reclamar los pagos del IVA del 2019 en forma de préstamo sin intereses.

Todo financiado por el Gobierno, que estima los gastos en 60.000 millones (2,6% del PIB) sólo en ayudas a empresas.

Y además