Pasar al contenido principal

Los inversores se preparan para duras caídas: la rotación del dinero de las acciones hacia la liquidez y los bonos, en su nivel más alto desde 2008

Escena de riesgo
Youtube
  • La salida de fondos de renta variable en Estados Unidos ha sido la mayor desde 2008.
  • Según informa Goldman Sachs, se ha producido una rotación de activos importantes y ese dinero que ha salido de la bolsa se ha redirigido a los bonos y a la liquidez.
  • La alta incertidumbre, el temor de los inversores a una recesión y las bajas asignaciones iniciales de efectivo probablemente “limitarán un aumento significativo en las asignaciones de capital” en 2020, escribió el equipo de la entidad bancaria.
  • Visita la página de Business Insider para conocer más historias.

La salida de fondos de renta variable en Estados Unidos ha sido la mayor desde 2008. En Europa y en España se ha palpado la misma tendencia. Una muestra de la preocupación que están teniendo los inversores en las últimas fechas y una evidencia de que las alarmas de recesión está calando mucho más fuerte de lo que cabría esperar. 

Esto ha provocado un efecto dominó y un cambio de tendencia del dinero. Según informa Goldman Sachs, se ha producido una rotación de activos importantes y ese dinero que ha salido de la bolsa se ha redirigido a los bonos y a la liquidez. Una estrategia que suele estar ligada con la protección de las carteras ante momentos adversos. 

Eso todavía deja las exposiciones en efectivo "cerca de mínimos históricos", según los estrategas de Goldman liderados por David Kostin. Con un 12%, la asignación agregada al cash está solo en el quinto percentil de los últimos 30 años, según calculan desde el banco de inversión estadounidense.

La alta incertidumbre, el temor de los inversores a una recesión y las bajas asignaciones iniciales de efectivo probablemente “limitarán un aumento significativo en las asignaciones de capital” en 2020, escribió el equipo de Goldman Sachs.

Al igual que este año, la demanda corporativa será la principal fuente de compra de acciones en 2020, proyectó la entidad. Si bien las recompras pueden caer, la demanda neta aún se considera sólida gracias a la disminución de “las OPV y al aumento de las fusiones y adquisiciones basadas en la liquidez”. 

Leer más: 7 acciones con al menos un 50% de potencial en los mercados

Posiciones más conservadoras

Asimismo, los hogares y los inversores extranjeros también serán compradores netos, mientras que los fondos de pensiones siguen reduciendo su asignación, como lo han hecho desde 2009, exponen estos expertos.

  • Las compras corporativas netas de acciones estadounidenses se totalizarán en 470.000 millones en 2020, un 2% menos que este año.
  • Los inversores extranjeros comprarán 50.000 millones netos de activos.
  • Los hogares sumarán 30.000 millones netos.
  • Las compras con fondos cotizados en bolsa serán de 150.000 millones netos, menos que la media de cinco años de 220.000 millones.

Los fondos de inversión han visto salidas de 100.000 millones en lo que va de 2019 en la renta variable. Se trata de la segunda mayor reducción en 15 años, y los fondos de gestión activa sufrieron reembolsos de 217.000 millones, según datos recogidos por Goldman Sachs. Otra evidencia de que los inversores se están preparando para climas más adversos en los mercados.

Por otro lado, los bonos han tenido entradas de 353.000 millones de dólares, mientras que la liquidez acumula un saldo positivo en el presente ejercicio de 436.000 millones de dólares, según estos analistas. Se trata de unos números que reflejan las preocupaciones actuales de cara a las expectativas del próximo año.
 

Y además