La UE debe acelerar la transición energética para cortar la dependencia con el gas ruso, según reclaman los CEO de más de 100 grandes empresas como Microsoft, Unilever o H&M

Renovables

Getty Images

Líderes ejecutivos de más de 100 empresas, entre las que se encuentran gigantes como Microsoft o Unilever quieren que la Unión Europea pise el acelerador del Pacto Verde Europeo, redoblando su apuesta ante las renovables para cortar con la dependencia del combustible fósil ruso

El pasado 8 de marzo de 2022 la Comisión Europea presentó el plan REPower EU, cuyo objetivo final es acabar por completo con la compra de gas procedente de Rusia antes de 2030. La primera parada, pautada para 2023, será reducir las importaciones de carburante ruso en dos tercios. 

Tal y como recoge Bloomberg, más de un centenar de líderes empresariales han enviado una cara a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen para acelerar la transición a la neutralidad de carbono para mediados de siglo. 

“En el centro de la seguridad energética actual y las crisis de precios se encuentra una dependencia excesiva del gas fósil, el petróleo y el carbón importados y volátiles”, dicen los CEO a Bruselas. “Este es el momento de ser audaces y duplicar la entrega del Green Deal”, reza el documento al que tuvo acceso Bloomberg. 

Entre las propuestas para consolidar este cambio a las energías limpias destacan la solicitud del incremento de las inversiones en fuentes renovables, la mejora del aislamiento de los edificios y el impulso a las tecnologías bajas en carbono para las empresas.

Calienta tu casa y obtén agua caliente de la aerotermia: estas son las ventajas y desventajas de este sistema de bombas de calor

También los recortes de impuestos y las medidas de apoyo a los ingresos podrían ayudar a impulsar el cambio, dijeron los líderes empresariales, entre los que figuran eléctricas como Iberdrola o multinacionales del segmento de la moda como H&M.

El documento también incluye peticiones como aumentar la fuerza laboral especializada necesaria para la transición a una energía más limpia, apoyar las industrias nacionales y ser más ambiciosos en el mercado de carbono. 

La próxima semana, la UE lanzará su plan para reducir el uso de gas ruso en dos tercios en 2022: las medidas crearán incentivos para reducir el consumo energético y acelerarán la obtención de permisos para el despliegue de parques eólicos y solares. 

Desde el inicio de la guerra de Ucrania, la crisis de suministro se exacerbó en Europa, batiendo récords en el precio de las materias primas. Además, Rusia amenaza con cortar la exportación de combustible si los compradores no pagan en rublos. Antes del inicio de la contienda, Rusia abastecía el 40% de gas que llegaba a la Unión Europeo.

A corto plazo, la UE está incrementando su dependencia del carbón y otras alternativas basadas en combustibles fósiles, pero con el foco puesto en el largo plazo, los planes de Bruselas pasan por fortalecer y acelerar el Pacto Verde Europeo

Por otro lado, países como Alemania barajan tomar el control de las empresas energéticas o racionar el gas ante la fuerte dependencia de Rusia, que en el caso alemán abastecía el 55% de su mercado. 

Otros artículos interesantes:

El autor del Pacto Verde, Frans Timmermans, cree que la nuclear será sólo un apoyo en la transición energética

Un pueblo de Ciudad Real de 400 habitantes se 'independiza' de las eléctricas: crean una comunidad de renovables que reducirá el recibo de la luz en un 80%

Hidropaneles solares que sacan agua potable de la nada: la apuesta en la que invierten BlackRock y el fondo de Bill Gates

Te recomendamos