Pasar al contenido principal

Los directores de Wild Wild Country: "Un culto como el Rajneesh triunfaría hoy"

Bhagwan Shree Rajneesh y sus seguidores
Bhagwan Shree Rajneesh y sus seguidores Netflix
  • Las nueva docuserie de Netflix, "Wild Wild Country", se ha convertido en un éxito.
  • Business Insider habla con sus directores, que examinan en profundidad un culto que intentó construir una ciudad utópica en la zona rural de Oregón en los 80.
  • El documental está lleno de detalles locos: armas, Rolls Royces y envenenamientos en bares de ensaladas. Pero el verdadero logro es cómo captura a personajes convincentes de ambos lados del conflicto entre el culto y la gente del pueblo.

Cuando los hermanos Chapman y Maclain Way escucharon por primera vez la historia del auge y caída de Rajneeshpuram, una ciudad utópica de Oregón construida en la década de los 80 por seguidores de un gurú indio, pensaron que era "una locura".

No es difícil entender por qué.

La historia comenzó en 1981, cuando un culto dirigido por el místico Bhagwan Shree Rajneesh compró un rancho de 263.000 metros cuadrados en la zona rural de Oregón para construir un paraíso en la Tierra, y rápidamente cautivó la imaginación de los medios de comunicación estadounidenses.

El gurú y sus seguidores ("Rajneeshees" o "sannyasins") tenían tantos atributos que era imposible que los medios de comunicación resistieran: el amor libre, las ametralladoras y un líder con docenas de Rolls Royce y un reloj de un millón de dólares.

Pero la verdadera 'carne' de las noticias vino de sus conflictos con rancheros locales y otros habitantes del pueblo, que resistieron a los intentos de la secta de hacerse con el gobierno municipal. Para conseguirlo, los Rahneeshees trajeron a miles de sin techo en autobús para que votaran a sus candidatos.

La historia de Rajneeshpuram fue coronada por una salvaje maniobra en la que los Rajneeshees envenenaron a los votantes locales para que no votaran, introduciendo la salmonela en los bares de ensalada del pueblo. Terminaron envenenando a 751 personas en el mayor ataque bioterrorista de la historia de Estados Unidos. La arquitecta del ataque y líder operativa del grupo, Ma Anand Sheela, pasó más de dos años en prisión. El mismo Ranjneesh huyó a la India, donde murió en 1990.

La historia se perdió en la memoria de los Estados Unidos.

Pero el interés se ha reactivado con el lanzamiento del documental en 6 partes de los hermanos Way, que se ha convertido en un éxito de boca en boca para Netflix desde que salió a principios de este mes.

Parte de la razón es que los Way fueron más allá de los titulares y presentan en su documental la maravillosa complejidad de los Rajneeshpuram. Sus entrevistas con los principales protagonistas de ambos bandos del conflicto son convincentes, ingeniosamente filmadas y divertidas de ver.

Business Insider habla con Chapman y Maclain Way sobre cómo ejecutaron la serie, cómo era Sheela en persona, y sobre si otro podría surgir otro Rajneeshpuram en la actualidad. Los fans estarán encantados de saber que los hermanos afirman que están "definitivamente" interesados en hacer una secuela (aunque es probable que no toda una segunda serie). Han recibido un montón de consejos desde el estreno.

Rolls Royce de Bhagwan Shree Rajneesh
Los Rolls Royce de Bhagwan Shree Rajneesh Netflix

La entrevista ha sido editada para que tenga más claridad.

Nathan McAlone: ¿Qué fue lo primero que os interesó de esta historia?

Chapman Way: Todo el proyecto empezó hace cuatro años, en 2014. Hablamos con un archivista de cine en Portland que nos dijo que tenía acceso a una increíble colección de imágenes de archivo de lo que él definió como "la historia más extraña" jamás ocurrida en Oregon. Mac y yo nos sorprendimos de no conocerla. Nacimos justo después de que terminara.

Nuestro primer instinto fue: "Mierda, es una historia de locos". No fue hasta que empezamos a buscar y encontramos sus puntos complejos — qué es una religión, qué es una secta, miedo al otro, derechos de inmigración y todos estos temas espinosos — que pensamos que podríamos hacer una interesante inmersión profunda.

N.M: ¿Cómo llegó ese archivista a tener las imágenes?

Maclain Way: Es una historia interesante. Cuando los Rajneeshees llegaron a Oregon en 1981 atrajeron inmediatamente la atención de las noticias locales. Era una época en la que las estaciones de noticias pasaban de las películas de 16 mm a las cintas U-matic. Una de las grandes ventajas de las cintas U-matic era que se podía grabar sobre ellas y así ahorrar costes. En general, en el período de 1981 a 1985 no hay muchos archivos de películas de noticias porque las cadenas grababan sobre sus propias cintas tratando de ahorrar.

Pero los directores sabían lo significativa que era la historia de los Rajneeshees, así que nunca grabaron sobre las cintas con su material. La colección completa constaba de 525 cintas U-matic, que junto a las otras secuencias de archivo que pudimos rastrear acabaron siendo unas 300 horas de secuencias.

N.M: Tras aquello, ¿buscasteis ayuda para concertar entrevistas? ¿Os preocupaba que algunas de estas personas no quisieran hablar ante la cámara?

Chapman Way: Lo primero que hicimos fue digitalizar las imágenes. En el peor de los casos, publicaríamos un largometraje de 90 minutos, una versión de la historia sólo para archivo, porque aunque nadie quisiera ser entrevistado la historia es increíble. Pero cuando empezamos a ver las imágenes el primer personaje que saltó sobre nosotros no fue ni siquiera el gurú, sino Ma Anand Sheela, la secretaria responsable de la construcción de este enorme imperio religioso. Ella es luchadora, se queja, dice lo que piensa, no tiene miedo, no hace caso a la mierda de nadie. Estábamos tan fascinados como aterrorizados, pero sabíamos que si podíamos hablar con ella esto tenía el potencial de ser algo realmente especial. Así que nos acercamos a ella.

Encontramos una dirección de correo electrónico de algunas instituciones de salud que ella dirige. La llamamos. Inmediatamente se hizo evidente que sentía que no se le había dado la oportunidad de contar su versión de los hechos. Mac, yo y mi esposa Julie, que es productora, hicimos tres o cuatro viajes a Suiza antes incluso de entrevistarla sólo para conocerla, entender a qué se dedica hoy y conocer a algunos miembros de su familia. Todo esto nos llevó a esa entrevista tan íntima que le hicimos.

Ma Anand Sheela
Ma Anand Sheela Netflix

N.M: Debe haber sido extraño para ella. Consiguió contar su historia en los 80 de manera combativa, pero después desapareció.

Chapman Way: Creo que ella sentía que una parte de su persona en aquel momento era esa persona cultivada. Quizá era provocativa por alguna razón. Toda prensa es buena prensa. Fue útil entrevistarla 35 años después: surgieron muchas ideas nuevas sobre el movimiento, lo que sucedió y cuál era su propósito en Oregon.

N.M: Habíais visto todas sus imágenes de archivo. ¿Hubo algo cuando la conocisteis en persona que os sorprendiera, que fuera muy diferente a lo que creíais sobre ella?

Chapman Way: Sí, lo primero que realmente te impresiona, y está en la serie, es lo pequeña que es en realidad. Ni siquiera sé si mide más de un metro y medio. Es muy pequeña. Y es casi chocante porque es una figura tan grande en el metraje, de la que todo el mundo habla, que asombra ver lo pequeña que es en persona.

La conocimos durante las primarias, cuando Trump empezaba a ganar terreno, y lo primero que salió de su boca fue abrasarnos por ser de Estados Unidos, y por el surgimiento de Trump y por cómo Estados Unidos se desmoronaba sin ella. Era divertida, encantadora e ingeniosa. Inmediatamente nos sumergimos en su historia y en toda su vida.

Ma Anand Sheela y Bhagwan Shree Rajneesh
Ma Anand Sheela y Bhagwan Shree Rajneesh Netflix

N.M: ¿Os costó convencer a alguien en concreto o la gente era bastante abierta?

Maclain Way: Cuando empezamos, sabíamos que los sannyasins o ex Rajneeshees serían difíciles, especialmente porque habíamos hecho un documental sobre un equipo de béisbol de Oregón, así que desde su perspectiva veníamos de Oregón, un estado con el que habían estado en guerra. Pero lo que más nos sorprendió fueron los rancheros y los vecinos de Rajneeshpuram y su vacilación para hablar de esto. Fue un momento muy doloroso y traumático en su vida que no querían recordar.

Creo que lo interesante fue que ambos lados — Antelope y los rancheros vecinos, o los propios Rajneeshees — vieron la historia de Rajneeshpuram como una especie de advertencia, y se dieron cuenta de lo olvidada que estaba la historia. Correcto, cada lado mira la historia de Rajneeshpuram de forma muy diferente. Creo que los sannyasins hablarán sobre cómo esto fue un ejemplo de la sobrecarga del gobierno y la persecución religiosa a la que se enfrentaron, mientras que la gente de Antelope o los rancheros vecinos hablarán acerca de los peligros de los cultos y los lavados de cerebro que te pueden hacer. En última instancia, todos los que participaron en el documental [hablaron con nosotros porque] no querían que la historia de Rajneeshpuram cayera en el olvido. Lo valoran como advertencia.

McAlone: Hay argumentos comprensibles en ambos bandos. Pero cuando los Rajneeshees comenzaron a transportar en autobús a personas sin hogar para influir en las elecciones, parecía que la toma de decisiones se tornaba ilógica. Claramente, no era una buena idea. Hasta ese momento, las decisiones de la dirección parecían racionales. ¿Qué cambió?

Maclain Way: Fue muy interesante. Cuando hablamos con sannyasins que no estaban involucrados en la toma de decisiones para traer a personas sin hogar, a menudo hablaban de aquello como "el principio del fin". Y ese era su reflejo 30, 35 años después de que sucediera.

Esa decisión estaba tan lejos de la intención original de la comunidad, que era una especie de "paz, amor, meditación, crecimiento personal y espiritual, todos estamos en este camino caminando hacia la iluminación y ahora estamos convirtiéndonos en una especie de refugio para personas sin hogar" que fue realmente interesante como entrevistadores.

Bhagwan Shree Rajneesh
Bhagwan Shree Rajneesh y sus devotos Netflix

N.M: ¿Cuál es el estado actual de la comunidad?

Chapman Way: Hay una especie de organización principal y un montón de pequeños vástagos. La principal organización es la Fundación Internacional de Osho. Se llaman "OIF". Se rigen por el mismo ashram que comenzaron en los 70 y no se trata de vivir en comunidad, sino más bien de un centro turístico al que se le paga por hacer meditación y tratamiento en un spa, con psicoterapia involucrada. Han cambiado completamente de marca. Ya no está la cara de Bhagwan en toda la zona. Le cambiaron el nombre a Osho. Es un resort internacional para buscadores y gente interesada en la espiritualidad, el yoga y ese tipo de cosas. Pero todavía hay comunas por todas partes.

Mi esposa, productora de la serie, es brasileña y conoce a personas que viven en algunas comunas del norte de Brasil y que aún se dedican a las enseñanzas de Osho. Mac y yo, durante la investigación, fuimos a su sede en Italia (Osho Miasto), que es una de sus comunas y pasamos unos días hablando con sannyasins allí. Tienen comunas satélites por todo el mundo. Pero su sede principal y fuente de ingresos se encuentra en Pune, India.

N.M: ¿Cómo se sentían los sannyasins de la comuna de Oregon con la organización actual?

Chapman Way: Todos tienen sus propios círculos y aún se dedican a Osho. Uno de nuestros portavoces está en el norte de California y pertenece a un grupo de Osho en el condado de Marin. Niren, que es el abogado al que entrevistamos, todavía viaja a la India de vez en cuando. Todos tienen pensamientos diferentes. Lo interesante es que aunque a la organización no le gusta hablar de este capítulo de la biografía e historia de Osho, todos los sannyasins estadounidenses tuvieron una respuesta tan traumática — casi estrés postraumático — a este experimento fallido que querían volver a sumergirse en la historia para poder contar su versión.

Una noticia de los sannyasins
Una noticia de la época Netflix


N.M: ¿Hubo algo que quisierais evitar conscientemente en el documental?

Chapman Way: Creo que la parte más difícil fue que había muchos rumores que circulaban en ambos lados. Creo que para la gente de Oregon había rumores de cosas que habían dicho, que podríamos haber investigado, que realmente pintan a esta gente como horriblemente racista e intolerante. Pero sabes que son rumores y no hay pruebas de ello. Por otro lado, la gente de Antelope decía cosas horribles basadas en rumores sobre los Rajneeshees y crímenes que fueron cometidos, de los cuales ni nosotros ni el Gobierno pudimos encontrar evidencia. Pero eso no significaba que no pasara. Como director de documental, estás tratando de cruzar esa línea dando a la audiencia la mayor cantidad de información que puedas. Pero temes que los rumores se filtren en la narrativa y que las cosas sean malinterpretadas. Siempre es una línea difícil.
 

Bhagwan Shree Rajneesh con un Rolls Royce
Bhagwan Shree Rajneesh con un Rolls Royce

McAlone: ¿Creéis que la historia de Rajneeshpuram se relaciona con su período de tiempo o sería factible que algo de tal escala sucediera ahora mismo en un lugar como Oregon?

Chapman Way: Lo que me ha parecido fascinante, y es sólo mi visión, es que muchos de los sannyasins con los que hablamos habían llegado a un punto de la vida en el que habían tenido éxito. Habían logrado el éxito en su carrera, pero estaban insatisfechos y buscaban algo nuevo, algo emocionante. Y desde mi propio círculo social, mis propios amigos, parece haber una similitud con la generación 'millennial', de gente que ha ido a la escuela, ha ido a la universidad, se ha graduado, ha formado una familia y entonces se pregunta: "¿Qué hacemos ahora, es esto realmente la felicidad?

Siiempre existen estos movimientos, especialmente en Estados Unidos, donde la gente comienza a buscar algo más, más satisfactorio. Y creo que algo de esta envergadura podría suceder de nuevo. El documental tiene algunas señales de advertencia sobre lo que pasa cuando estas cosas suceden.
 

Te puede interesar

Lo más popular