Pasar al contenido principal

Las discusiones de las parejas jóvenes que sus padres nunca tuvieron

Un joven mira el teléfono tumbado en la cama
No todo son malas noticias. Shutterstock
  • Las parejas jóvenes discuten cada vez más por el uso de redes sociales.
  • A veces, una de las personas mantiene más la privacidad que la otra; a veces, a una persona le preocupa que la otra siga a una expareja en redes sociales.
  • Sin embargo, varias investigaciones también sugieren que las redes sociales pueden ayudar a unir a las parejas.

Cuando todavía estaba soltera y tenía citas, solía hacer lo típico de negarme a decirle a mis amigos el nombre del chico con el que estaba quedando en ese momento. En su lugar, siempre les decía nombres en clave como por ejemplo "X" o "el doctor". La lógica detrás era, por supuesto, que si les daba una identidad concreta y real, yo misma estaría gafando cualquier posibilidad de que la relación avanzara y se convirtiera en algo más estable.

Extraño, lo sé. Pero mi filosofía general –todavía hoy– es no dedicar mucho a hablar de lo genial que es mi vida como si en realidad estuviera invitando directamente a la catástrofe. Por eso me cuesta imaginar tener una relación seria con alguien que vive por y para encontrar el filtro de Instagram perfecto para realzar el atractivo de lo que hacemos y dejamos de hacer.

Sin embargo, esta brecha imaginaria entre las personas de una pareja que tratan las relaciones y las redes sociales de forma distinta se ha convertido en algo muy real. Hace poco pude hablar con la experta en relaciones y asesora matrimonial de Nueva York Rachel Sussman, quien aseguró que las redes sociales son cada vez más una de las razones por las que la gente llega a su consulta.

El número de problemas relacionados con las redes sociales, me contó Sussman, se ha disparado en los últimos cinco años, sobre todo entre las parejas de personas entre 20 y 30 años de edad. ¿Una de las quejas más comunes? "Mi vida está a la vista en todas las redes sociales".

De hecho, la psicoterapeuta especializada en terapia sexual Vanessa Marin escribió en The New York Times que "a menudo en las relaciones, una persona es más privada que la otra, una diferencia que se puede traducir en peleas".

Otras de las quejas que Sussman escucha van más allá del exceso de publicaciones en redes sociales. Por ejemplo, una de las personas de la pareja piensa que la otra está enganchada al teléfono. También puede haber celos, por ejemplo si una de las personas empieza a seguir a decenas de modelos en Instagram y mantiene el contacto con algún ex en redes sociales.

Es difícil asegurar que las redes sociales sean realmente buenas o realmente malas para una relación

Las investigaciones sobre el papel de las redes sociales en las relaciones de pareja tampoco han logrado ninguna conclusión clara.

Una encuesta del Centro de Investigaciones Pew de 2014 mostró que el 45% de los millennials que mantenían alguna relación entonces aseguraba que internet ha impactado de algún modo en su relación frente al 10% de los adultos de 65 años o más. No obstante, ese "impacto" no tiene por qué ser negativo: el 74% de las personas que consideraron que internet había tenido algún tipo de impacto en su relación lo calificaron de positivo; el 20%, negativo; el 4%, tanto bueno como malo.

Un estudio de 2015 publicado en la revista académica Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking descubrió que las parejas de estudiantes heterosexuales que publican más sobre sus relaciones en Facebook están más comprometidas y tienen más probabilidad de permanecer juntas. (Los investigadores aseguran que descartaron la posibilidad de que las parejas que publicaron en Facebook estuvieran más comprometidas entre sí en primera instancia).

Otros dos estudios encontraron vínculos entre el uso de Twitter y Facebook y algunos conflictos de pareja. Sin embargo, y tal y como señalaba en Slate Amanda Hess esos problemas o conflictos seguramente existirían de todos modos. Puede que las redes sociales simplemente sean otro espacio en el que surgen problemas.

En el artículo del The New York Times, Marin sugiere consultar con tu pareja antes de publicar cualquier cosa sobre ella o en redes sociales. Y en cuanto a las personas que desconfían de lo que hacen sus parejas en redes sociales, Marin recomienda no "husmear" e incluso ni siquiera seguir a la otra persona en redes.

Te puede interesar