Un joven de 17 años diseña un motor que podría revolucionar el futuro de los coches eléctricos

Un coche eléctrico en una estación de repostaje.

REUTERS/Wolfgang Rattay

A día de hoy, los coches eléctricos utilizan materiales como el neodimio o el samario que son muy caros para alimentar sus motores. Además, su extracción es especialmente contaminante para el medio ambiente. Para solucionar este problema, Robert Sansone, un adolescente de solo 17 años, ha diseñado un motor que podría revolucionar el futuro de estos vehículos.

El descubrimiento de Sansone significaría que producir de forma sostenible estos coches eléctricos. Según informa Scoop, Sansone ha desarrollado un prototipo con plástico impreso en 3D, hilos de cobre y un rotor de acero.

De hecho, este descubrimiento fascinó a Fort Pierce Central High School, que le invitó a participar en un complejo proyecto de investigación de 1 año de duración. Este adolescente decidió trabajar en la construcción de un motor de reluctancia síncrono.  

Este tipo de motor está pensado para abastecer a aparatos más pequeños, como los ventiladores. Esto se debe a que carecen del par y la potencia necesarios para mover objetos más grandes, como los vehículos eléctricos.

Las baterías marcarán el futuro de los fabricantes de coches eléctricos: estas son las estrategias de Tesla, Rivian, Volkswagen y sus rivales

Un motor actual de un coche eléctrico utiliza campos electromagnéticos para hacer girar el motor, mientras que un motor síncrono de reluctancia utiliza un rotor de acero con espacios de aire dentro de un campo magnético giratorio. En este último, la reluctancia del rotor de acero genera un par motor.

En este sentido, el adolescente decidió utilizar un segundo campo magnético, lo que hace que su prototipo tenga más par motor. "Con ese tema de la sostenibilidad, quise abordarlo e intentar diseñar un motor diferente", afirma Robert Sansone. 

Aunque no puede dar muchos datos, Sansone espera poder patentar su diseño y desarrollar así más prototipos. 

"No tengo muchos recursos para fabricar motores muy avanzados, así que tuve que hacer una versión más pequeña -un modelo a escala- con una impresora 3D. No tenía un mentor que me ayudase, así que cada vez que un motor fallaba, tenía que investigar mucho y tratar de resolver el problema. Pero al final, en el decimoquinto motor, pude conseguir un prototipo que funcionaba", explica en la revista Smithsonian Magazine.

Hasta el momento, este prototipo ha despertado el interés de muchas empresas del país. Ya ha ganado un premio de 75.000 dólares para la matrícula universitaria que entrega la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería Regeneron, un prestigioso concurso de ciencias para estudiantes de secundaria.

Sansone espera utilizar el dinero del premio para estudiar ingeniería mecánica en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, la universidad de sus sueños, donde espera seguir realizando proyectos, como los 60 que ya ha puesto en marcha.

Otros artículos interesantes:

La angustia por la autonomía de los coches eléctricos podría ser pronto cosa del pasado

De las baterías de ion de litio a las de estado sólido: este es el futuro de los coches eléctricos

El Gobierno sigue sin aprobar la orden ministerial y ralentiza la instalación de puntos de recarga en las gasolineras

Te recomendamos