Pasar al contenido principal

Los robots ya son capaces de sudar ante elevadas temperaturas para no sobrecalentarse

Los robots aprenden a sudar para evitar sobrecalentarse.
Una escena de Big Hero 6. © 2014, Walt Disney Feature Animation
  • Científicos de la Universidad de Cornell y el Instituto Italiano di Technologia han desarrollado robots que son capaces de sudar.
  • El prototipo es una especie de mano con 3 dedos, en cuyo interior se almacena agua. Ante elevadas temperaturas poros presentes en el material se abren y permiten la evaporación del líquido manteniendo la temperatura del robot.
  • El objetivo es evitar el sobrecalentamiento que experimentan las máquinas al funcionar durante tiempos prolongados, lo que conlleva disminución del rendimiento.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si bien las máquinas son capaces de aventajar a las personas en muchos aspectos, ciertas características humanas nos hacen superiores a ellos.

Y no se trata (en este caso) de poder sentir amor o empatía, si no de algo más mundano como es el sudor.

La capacidad de poder bajar la temperatura corporal gracias a la transpiración permite a los humanos poder desarrollar mayor resistencia durante una actividad extenuante. 

Es por ello, que los científicos se han propuesto llevar esta herramienta del cuerpo humano a los robots con el objetivo de solventar el problema del sobrecalentamiento que experimentan las máquinas ante funcionamientos de larga duración.

Investigadores de la Universidad de Cornell y el Istituto Italiano di Technologia han logrado desarrollar robots capaces de sudar lo que reduce el exceso de calor y con ello un peor rendimiento.

El prototipo consiste en una pinza en forma de mano de tres dedos que en su interior están huecos y presurizados. Estos son llenados de agua y cuentan con poros capaces de abrirse y cerrarse de manera autónoma. 

Al alcanzar cierta temperatura, se abren y permite una "sudoración" de la máquina. Es decir, el agua es expulsada a la superficie donde se evapora produciendo un efecto refrigerante que permite mantener un funcionamiento estable.

La velocidad de enfriamiento de este nuevo sistema es hasta un 600% más rápida que dispositivos similares sin sudoración, según afirma la investigación, publicada recientemente en Science Robotics.

"Creemos que [esto] es un componente básico de un robot con un propósito general, adaptativo y duradero", dijo Robert Shepherd, coautor de la investigación, durante una sesión informativa recogida por The Verge.

Otra de las ventadas de la sudoración en robots es que estos pueden a si vez reducir su temperatura por debajo del entorno, algo que los ventiladores no permiten.

Asimismo con esta capacidad las máquinas podrían además aspirar líquido de entornos en los que se pueda requerir su análisis, de manera similar a los sistemas que recogen muestras de terreno en otros planetas, según afirmaciones de Shepard.

Leer más: Cuándo comenzarán los robots a ser mejores que nosotros en trabajos típicamente humanos

Aunque este sistema también cuenta con inconvenientes, al verse limitado en situaciones bajo el agua o en una atmósfera saturada, con humedades por encima del 90%, según afirma la investigación.

Pero no es la primera vez que un robot logra sudar.

Anteriormente el humanoide Kengoro lograba mantener su temperatura gracias a un sistema de enfriamiento a base de agua a través de un esqueleto de aluminio poroso. Esta capacidad de sudar permitió al robot poder ser hasta tres veces más eficiente que utilizando sistemas convencionales, logrando hacer flexiones durante 11 minutos seguidos.

Y además