Pasar al contenido principal

Se disparan los ciberataques contra el sector financiero, la mayoría de los cuales buscan la destrucción por la destrucción

Seguridad en la nube
  • Más de dos tercios (67%) de las empresas financieras han experimentado un aumento de los ataques cibernéticos en los últimos 12 meses, según un estudio.
  • Una cuarta parte de estos ciberataques son puramente destructivos, sin ninguna intención de los delincuentes de obtener beneficios económicos.
  • El 32% de los ataques registrados el pasado año procedía de vulnerabilidades existentes en los proveedores y partners de la cadena de suministro.

La ciberseguridad cada vez es más importante en el seno de las grandes compañías, y el sector financiero no es una excepción. De hecho, las entidades bancarias se están convirtiendo en la diana preferida de los delincuentes informáticos en los últimos tiempos.

Así lo asegura una investigación de la firma de seguridad Carbon Black, según la cual más de dos tercios (67%) de las empresas financieras han experimentado un aumento de los ataques cibernéticos en los últimos 12 meses, ya que los ciberdelincuentes persiguen grandes recompensas.

El 79% de los CISO (directores de Ciberseguridad) de las principales instituciones financieras del mundo afirma además que los cibercriminales se habían vuelto más sofisticados. Ello obliga, a su vez, a que los bancos tengan que mejorar su estrategia de seguridad y aumentar la inversión dedicada a estas lides.

Leer más: Solo una de cada diez empresas invierte lo suficiente en ciberseguridad pese a que el 31% ni siquiera ha sido capaz de detectar un ciberataque

Pero lo que es más grave: el 26% de las compañías reconoce haber sido blanco de ataques destructivos, un aumento del 160% con respecto a los hallazgos del año anterior. "Quizás la indicación más preocupante es el marcado aumento de los ataques destructivos, que rara vez se realizan para obtener ganancias financieras. Más bien, estos ataques se lanzan para ser punitivos al destruir datos", afirma el documento. 

A pesar de ello, los bancos siguen enfrentándose a ataques sofisticados para obtener acceso a información financiera confidencial. "Las instituciones financieras están lidiando con algunos de los sindicatos de delitos cibernéticos más sofisticados", explican desde Carbon Black.

Si nos atenemos a los orígenes de las principales amenazas en el sector bancario, el estudio afirma que el 32% de los ataques procedía de vulnerabilidades existentes en los proveedores y partners de la cadena de suministro. Otro 21% de los problemas, a su vez, tenía como fuente a los propios clientes, víctimas de sitios web maliciosos de phishing, que suplantan la identidad legítima del banco en cuestión.