De distribuir equipos de protección individual contra el covid en el confinamiento a invertir parte de lo ganado en criptomonedas para comprarse una casa

Héctor M. Morell, fundador de Skirion y Chargy.
Héctor M. Morell, fundador de Skirion y Chargy.

Héctor M. Morell

  • Héctor M. Morell, cofundador de Skirion y Chargy, cuenta cómo ha variado su estrategia de negocio: de las pantallas de protección y distribución de mascarillas, al negocio de las criptomonedas.
  • Morell explica a Business Insider España cómo plantea multiplicar por 5 su inversión para poder comprarse una casa sin la necesidad de contar con una hipoteca.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ser emprendedor en tiempos de coronavirus ha sido un auténtico reto. 

Héctor M. Morell, cofundador de Chargy, una startup española que ha desarrollado una sofisticada herramienta de marketing que potencia la estrategia digital de marcas y empresas de todo el mundo mediante la carga de móviles, y Skirion, compañía fundada en el confinamiento para, inicialmente, distribuir pantallas de protección para el personal sanitario durante lo peor de los confinamientos, es uno de esos perfiles que miran más allá para cosechar el éxito.

Es precisamente la historia de Skirion la que reluce como un proyecto de emprendimiento con potencial y adaptativo a las oportunidades del momento. 

La compañía nació en el año 2020 para brindar ayuda al sector de la salud con motivo de la crisis del COVID-19. Durante esos meses en los que la población se vio obligada a estar encerrada en sus casas, Skirion se dedicó a hacer llegar a los hospitales y trabajadores esenciales pantallas de seguridad. Era una necesidad que imperaba por aquel entonces.

De ahí, surgió la necesidad de importar y distribuir mascarillas FFP2. Morell cuenta a Business Insider España las dificultades que había en aquellos momentos para hacer llegar los recursos al personal sanitario. “Fue todo un reto y el mercado se convirtió en una auténtica piratería… Como el salvaje oeste”, rememora.

Sin embargo, una vez la situación se controló y la distribución consiguió solventarse el cofundador de Skirion buscó darle una vuelta de tuerca a la idea de cómo rentabilizar el negocio. Y, a eso, se le unió que se encontraba en un momento en el que buscaba la compra de un piso junto a su pareja.

Esos fueron los inicios de una historia apasionante a cuasi órdago en el mercado de las criptomonedas

“En ese momento, los beneficios obtenidos de la venta masiva de mascarillas lo queríamos destinar a darlo de entrada para la compra de una vivienda personal”, apunta Morell. “La estuvimos viendo y la llegamos a apalabrar; pero, hablando con mi pareja, viendo que el valor de la casa era bastante alto, y que al firmar una hipoteca nos íbamos a quedar sin liquidez por la aportación de la entrada, planteé la posibilidad de invertirlo para multiplicarlo y comprarnos a futuro la casa de nuestros sueños a tocateja”, relata. 

Al final, según cuenta, tomaron la decisión de arriesgarse para destinar ese dinero en invertir en startups disruptivas y en criptomonedas. 

A partir de ahí, fue un no parar.

“En estos momentos hemos invertido más de 250.000 euros en 4 startups, y en bastantes criptomonedas”, indica. 

Aunque también abogan por otros segmentos de negocio. “Por ejemplo, durante este año 2021 desde Skirion estamos exportando vía marítima y aérea gran cantidad de material tecnológico a América Latina como pueden ser monitores, videoconsolas, portátiles, móviles y tablets, lo cual está dejando una facturación importante a la compañía”, destaca.

El objetivo de multiplicar por 5 la inversión en criptomonedas y comprarse una vivienda

Sin embargo, es la apuesta por las criptomonedas la que representa un mayor volumen de la empresa.

“Ahora mismo hemos invertido en los que consideramos los mejores proyectos del universo cripto, el cual me apasiona y estoy en constante búsqueda de nuevas gemas con un potencial abrumador de crecimiento… Entre nuestro portfolio contamos con inversiones en los principales proyectos del ecosistema que se encuentran en el top 20 por capitalización de mercado, y poco a poco estamos realizando nuevas inversiones en todos los proyectos relacionados con el metaverso”, repasa.

Además, Morell explica que para Skirion Bitcoin tiene mucho peso en su cartera. “No entramos en una fase inicial, sino cuando se encontraba sobre los 50.000 dólares”, comenta, antes de incidir en que, desde entonces la mantienen.

“Hay muchos analistas de mercado opinando sobre el valor que puede alcanzar Bitcoin en el corto y en el largo plazo, sinceramente lo desconozco, pero lo que si tengo claro es que no voy a vender ni una sola de mis unidades de Bitcoin y que cada vez que tenga oportunidad voy a ir añadiendo más a mi cartera, puesto que al igual que puedes tener posiciones en oro, Skirion las tiene en Bitcoin como reserva de valor”, profundiza. 

A este respecto Morell dice sentirse muy muy orgullo de haber diversificado el negocio tradicional, de la venta de material sanitario (de la exportación, importación y distribución), con los beneficios que se pueden obtener del mundo de las criptomonedas. “Si lo haces de forma correcta puede dar rendimientos importantes”, concreta. 

Dentro de su estrategia, Morell plantea aguantar sus inversiones en cripto a largo plazo. “Todas las inversiones que hemos realizado en el mundo de las criptomonedas desde Skirion son a largo plazo, aunque iremos recogiendo beneficios poco a poco”, expone. 

Y va más allá con otras posibilidades: “ahora mismo tengo muchos tokens haciendo staking, el proceso que consiste en adquirir criptomonedas y mantenerlas bloqueadas en una wallet con la finalidad de recibir ganancias o recompensas. Gracias a este proceso estamos obteniendo unos rendimientos anuales (APY) que van desde el 7% hasta el 120%, que se dice pronto”.

Antes de vender todas sus criptomonedas Morell tiene claro su objetivo, que es al menos que su inversión se multiplique por 5

La entrada de los reguladores como uno de los obstáculos de las criptomonedas

No obstante, Morell confirma que uno de los principales riesgos para la inversión en las criptomonedas son los obstáculos que pueden plantear los reguladores. Lo cuenta con un ejemplo concreto y su primera inversión a nivel individual en este espacio, que fue en Ripple. 

“Mi primera fue en el Ripple por el bull run y desde entonces me he dado cuenta, y lo he sufrido en mis carnes, las incertidumbres regulatorias por el juicio que tiene abierto con la SEC”, inicia su reflexión. El precio del valor del token ha estado desde que el regulador americano entrase a juzgar en si es o no una Security bajo presión. 

Antes de eso, el criptoactivo, con un alto potencial en el sector bancario, llegó a ser en 2017 la segunda moneda por capitalización de mercado superando a Ethereum. Desde finales de 2020 no ha vuelto a levantar cabeza debido a la presión a la que se encuentra sometida por el juicio.

“Las declaraciones ambiguas de la SEC indican que existe una falta de claridad en el marco regulatorio. Y esto no permite que la SEC tome una decisión sobre el estatus de XRP como un valor”, asegura Morell. 

“Bajo mi humilde punto de vista veo dos escenarios plausibles, el primero que la SEC y Ripple lleguen a un acuerdo y finalmente Ripple acabe pagando una multa, y el segundo que la jueza acabe dando finalmente la razón a Ripple. Hasta entonces no creo que veamos movimientos importantes en el precio de XRP.”

Por último, Morell cree que el hecho de que El Salvador haya adoptado Bitcoin como moneda de curso legal, y que haya otros países que estén trabajando en un marco regulatorio para las criptomonedas ayudará a impulsar la innovación y la justa competencia, además de proveer altos estándares de protección para los consumidores y garantizar la integridad del mercado.

Otros artículos interesantes:

Crece el miedo por la estanflación: los expertos explican qué significa y qué posibilidades reales existen de que se produzca a corto plazo

La tormenta sobre Alibaba hunde sus acciones a mínimos históricos: los expertos explican por qué compañías como JD.com son más atractivas para los inversores

De Johnson & Johnson a General Electric: por qué los gigantes empresariales se están dividiendo y quiénes podrían ser los siguientes

Te recomendamos