Pasar al contenido principal

8 de los mayores descubrimientos de "La desaparición de Madeleine McCann", el nuevo documental de Netflix

Gerry McCann and Kate McCann are still searching for their daughter.
Gerry McCann y Kate McCann todavía buscan a su hija. Miguel Villagran / Stringer
  • El documental de Netflix "La desaparición de Madeleine McCann" revisa los hechos de la desaparición de Madeleine McCann en Portugal en 2007.
  • El documentalista Chris Smith dijo que quería entender el caso. Concretamente, centra la atención del público sobre el hecho de que muchos niños desaparecen a menudo y no reciben la misma relevancia mediática.
  • Una teoría sobre la desaparición de Madeleine especula con que fuera secuestrada como parte de una red de tráfico sexual de niños y que puede que aún esté viva. 
  • Hasta la fecha no se han encontrado indicios de su muerte.

El documental de Netflix La desaparición de Madeleine McCann puede no ofrecer nueva información del publicitado caso, pero la manera en la que el documentalista Chris Smith subraya los puntos clave del caso, la convierte en una película fascinante aunque horrible de ver.

Smith dijo a Newsweek, "Quisimos dar la visión más comprensiva y objetiva de todos los factores en torno a su desaparición y los meses y años posteriores: quienes eran los actores, quienes fueron los sospechosos perseguidos, la desinformación mediática, etc y lo hicimos entrevistando a mucha gente que pudo haber estado en contacto con el caso por varios frentes".

 Aquí están los mayores descubrimientos de La desaparición de Madeleine McCannel documental que revisa al detalle la desaparición de Madeleine McCann, una niña de 3 años que desapareció en sus vacaciones familiares en Portugal.

El documental muestra cuan intensiva e impactante fue la cobertura mediática en torno a la desaparición de Madeleine 

The documentary showed just how extensive and shocking the media coverage surrounding Madeleine's disappearance was.
El frenesí mediático que rodea el caso de McCann no tuvo parangón. Denis Doyle / Stringer

Por más exhaustiva que fuera la cobertura mediática de la desaparición de McCann en todo el mundo, es difícil apreciar el constante aluvión de información que inundó Reino Unido en 2007.

Uno de los ejes centrales del documental de Netflix consiste en subrayar el enorme volumen de  información errónea que circulaba en torno al caso. Desde las acusaciones sin fundamento de que los padres de McCann tenían algo que ver con la desaparición de la niña a los trolls de internet que hacían afirmaciones escandalosas. La información que estaba disponible para la opinión pública en aquel momento era abrumadora y, a menudo, falsa.

Según la BBC, los periodistas de publicaciones británicas afirmaron que podrían vender unas 30.000 copias adicionales sólo poniendo la cara de Madeleine en la portada.

El documental comparó la cobertura mediática en torno a Madeleine frente a la del niño portugués de 11 años Rui Pedro, cuya desaparición recibió muy poca atención mediática.

Leer más: Netflix elimina el mes gratis de prueba para los nuevos usuarios en España

"Puedo asegurar que el dinero que la policía destinó al niño portugués no es, ni siquiera, el 1% del que dedicó a Madeleine", dijo el ex detective Paulo Pereira Cristovao en el documental de Netflix.

La productora Emma Cooper dijo a Newsweek que llamar la  atención sobre la difícil situación de otros niños desaparecidos a través del caso McCann es otra de las motivaciones de la serie.

Cooper dijo: "A través de la historia de Madeleine, también hemos podido señalar a los muchos niños desaparecidos que a menudo no reciben atención en el mundo. Como puedes ver en la serie hay libros de niños desaparecidos, muchos de ellos han caído en manos del tráfico de personas y son difíciles de encontrar".

Los testigos dijeron que vieron a un hombre cargando con una niña rubia de la edad de Madeleine la noche de su desaparición.

Witnesses said they saw a man carrying a blonde child about Madeleine's age on the night of her disappearance.
Un bosquejo del sospechoso mostrado en el documental de Netflix. Netflix

Según las imágenes de la policía, el sospechoso era un hombre blanco de unos 30 años, de estatura media, pelo castaño y corto y cara afeitada. Los dos testigos dijeron que vieron al hombre sobre las 10 de la noche y la niña que llevaba estaba probablemente en pijama.

El documental explora con ahínco la posibilidad de que Madeleine haya sido secuestrada por una red de tráfico sexual 

The documentary heavily explored the possibility that Madeleine was abducted as part of a sex trafficking ring.
Jim Gamble es un oficial superior de protección infantil que habla sobre la desaparición de Madeleine en la película. Netflix

El documental se centra especialmente en la teoría de que la niña de 3 años, Madeleine McCann, fuera secuestrada y vendida a una red de tráfico de personas.

La teoría, según el documental, era plausible porque Portugal ofrece un acceso fácil a muchos países, por lo que habría sido posible que los secuestradores la transportaran. 

Uno de los mayores defensores de la teoría en la película de Netflix es Jim Gamble, un oficial superior de protección infantil de la investigación. En un episodio, aseguró que no hay pruebas de que la niña esté muerta y que los avances tecnológicos podrían llevar a encontrarla.

 "Año tras año, las pruebas de ADN son mejores. Año tras año, otras técnicas como el reconocimiento facial, mejoran. Y a medida que utilizamos esta tecnología para revisar las capturas del pasado, hay muchas posibilidades de que algo que ya sabemos aparezca ante nosotros", dijo Gamble.

Scotland Yard, el servicio policial londinense, llevó a cabo una operación de 15 millones de dólares analizando hasta 30.500 páginas de documentos traducidos de las autoridades portuguesas y buscando en la dark web entre los supuestos anuncios de venta de niños.


Los hallazgos apuntan a acusaciones sin fundamentos contra los padres de McCann.

The findings of trained cadaver and blood-sniffing dogs lead to unsubstantiated allegations toward the McCann parents.
Los perros rastrearon el coche de alquiler de los McCann Netflix

Durante el inicio de 2007, para la investigación de sobre la desaparición de Madeleine en Praia da Luz, la policía portuguesa utilizó dos perros rastreadores entrenados para ver qué podían encontrar. 

Uno de los perros, Eddie, tiene el olfato entrenado para detectar cadáveres mientras que Keela ha sido entrenada para detectar rastros de sangre. Los dos perros alertaron que habían detectado algo hasta 13 veces, al investigar el coche, el apartamento y varios objetos del apartamento, a pesar de que el coche había sido alquilado tres semanas más tarde de que Madeleine desapareciera.

Leer más: Estas son todas las series y películas propias que llegarán a Apple TV+

Los detectives hicieron pruebas forenses basándose en los lugares en los que los  perros habían alertado. 

Las traducciones chapuceras entre los informes forenses en inglés que se entregaron a las autoridades portuguesas y los soplos a la prensa sobre lo que habían deducido las pruebas forenses, sin embargo, llevaron a la prensa a realizar acusaciones sin fundamento  contra los McCann, implicándoles en la desaparición de su hija. 


Dos autores que aparecieron en este documental dijeron que creen que Madeleine es la víctima de un secuestro planeado y que aún está viva.

Two authors who appeared in this documentary said they believe that Madeleine was the victim of a planned abduction and that she is still alive.
Authors Anthony Summers and Robbyn Swan said they believed Madeleine was still alive. Netflix

Anthony Summers y Robbyn Swan, autores de Buscando a Madeleine, fueron entrevistados en el documental de Smith y ambos afirmaron que creen que no hay pruebas de que los padres McCann estén implicados en la desaparición de su hija o que de esté muerta.

La publicación irlandesa Her informó de que ambos hablaron sobre el documental, en Ireland AM, donde Summers dijo, "En mi opinión, el sentido común señala que, con la información que tenemos, se trata de un secuestro planeado".  

Pese a que ninguno ha sido confirmadp, la BBC informó que en 2016, hubo hasta 8.700 informes de gente que había visto a Madeleine McCann alrededor del mundo.


El expatriado británico Robert Murat ha sido marcado como sospechoso y, en el documental, afirma que se siente como si le hubieran tendido una trampa.

British expat Robert Murat was labeled a suspect and, in the documentary, said he felt like he was being "set up."
Robert Murat fue señalado como sospechoso. Netflix

Las semanas posteriores a la desaparición de Madeleine, la policía portuguesa estaba ansiosa por encontrar un sospechoso. Después de que un periodista dijera que un hombre llamado Robert Murat, un expatriado británico que vivía cerca de donde desapareció Madeleine, estaba particularmente interesado en el caso, la policía señaló a Murat como sospechoso.

La policía portuguesa procedió a buscar en su casa y Murat sosteniene "Cogieron todo y me metieron en un coche de policía  y me fui".

El hecho de que no encontraran ninguna prueba y Murat nunca fuera  acusado de un crimen no detuvo a los periodistas para que continuaran diseminando historias dramatizadas de la relación de Murat con el caso. 

Leer más: Las 15 mejores películas que deberían haber estado nominadas al Óscar a la mejor película, según la crítica

En los años posteriores, Murat demandaría a varios periódicos por insinuar que estaba implicado en el crimen y potencialmente en una red de pedofilia.  

En 2008, recibió más de 790.000 dólares en daños y perjuicios y una disculpa por parte de 11 periódicos británicos, según el  Algarve Daily News.


Los padres de McCann terminaron ganando una demanda por difamación contra el principal detective del caso, pero se anuló en la apelación.

The McCann parents ended up winning a libel lawsuit against the first lead detective on their case — but it got overturned on appeal.
Gonçalo Amaral lanzó "La verdad de la mentira" en 2008 Netflix

El detective portugués Gonçalo Amaral era el principal investigador trabajando en el caso de desaparición de Madeleine McCann. Tres días más tarde de que el caso se cerrara en 2008, sin embargo, Amaral lanzó un libro titulado La verdad de la mentira, sobre el caso y el posible papel de los padres en la desaparición de la niña.

Los McCann cargaron contra el con una demanda por difamación por el libro, y un documental más tardío en el que participó más tarde para la televisión portuguesa en el que afirmaba que Madeleine estaba muerta y que los padres habían escondido el cuerpo.

En 2015, Amaral se vio obligado a pagar casi 566.000 dólares a los McCann. En 2016, sin embargo, el caso  fue anulado en la apelación y en 2017, cuando los McCann llevaron el caso al Tribunal Supremo portugués, el caso fue, finalmente, desestimado.


El servicio de policía quiere continuar investigando el caso, al menos, hasta marzo de 2020.

The Metropolitan Police Service wants to continue investigating the case until at least March 2020.
El jefe de detectives Andy Redwood, al frente de la búsqueda de Scotland Yard JOSE MANUEL RIBEIRO / Stringer

En 2011, Scotland Yard obtuvo fondos gubernamentales adicionales para continuar la investigación en octubre de 2018  y revisar el caso. 

Y además