Pasar al contenido principal

Donald Trump se compromete a trabajar con China para reactivar el negocio de ZTE

Trump, presidente de Estados Unidos
Flickr / Gage Skidmore

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado este domingo que trabaja con su homólogo Chino, Xi Jinping, con el objetivo de reactivar la actividad de ZTE, uno de los gigantes chinos de la telefonía móvil, después de que la empresa detuviera todas sus actividades a raíz de las sanciones impuestas por la Administración Trump.

"El presidente Xi de China y yo estamos trabajando juntos para proporcionar a la enorme compañía de telefonía móvil ZTE, una fórmula para regresar al negocio, rápido", ha resumido Donald Trump a través de su perfil de Twitter. "Se han perdido demasiados puestos de trabajo en China. ¡El Departamento de Comercio ha recibido las órdenes para hacerlo", ha añadido.

 

 

Las declaraciones de Donald Trump vislumbran una posible solución a la paralización de las actividades de ZTE, que se había colocado inesperadamente en medio del conflicto comercial entre Estados Unidos y China como la primera víctima de la "guerra fría tecnológica" que por momentos parecen tener intención de protagonizar ambos países tal y como relataba días atrás el New York Times.

La Casa Blanca emitió un comunicado posterior a esas declaraciones de Donald Trump en el que explicaba que el presidente "espera" que el secretario de comercio, Wilbur Ross, "ejerza su criterio independiente, de acuerdo con las leyes y regulaciones aplicables, para resolver la acción regulatoria que involucra a ZTE". La empresa china, que cuenta con más de 75.000 empleados en todo el mundo, es el cuarto mayor fabricante de móviles por cuota de mercado en Estados Unidos.

Bloqueada la venta de móviles en España

La Administración Trump bloqueó el mes pasado las relaciones comerciales a las empresas estadounidenses con ZTE, prohibiendo la venta de piezas o la prestación de servicios. Esa medida respondió, según Washington, a la violación del acuerdo alcanzado el año pasado en el que el gigante chino se comprometió a pagar una multa de 1.200 millones de dólares por violar las sanciones estadounidenses contra Irán, al haber realizado enviado bienes y tecnología al país asiático.

Leer más: Las razones de China a favor y en contra para la guerra comercial con Estados Unidos

Además de pagar una multa económica, la sanción impuesta por Estados Unidos contemplaba el despedido de cuatro empleados y la penalización de otros 35 trabajadores involucrados en el envío de equipos a Irán. Estados Unidos alega que ZTE no ha cumplido esta última parte del acuerdo, lo que derivó en el bloqueo de las relaciones comerciales con las empresas estadounidenses.

ZTE niega haber violado el acuerdo y ha apelado la decisión de la Administración Trump. De hecho, el gigante chino ya anunció en abril que una decisión de ese calibre "impactaría severamente en su desarrollo y superviviencia". 

La semana pasada ZTE anunció la paralización de sus actividades con motivo de la sanción, bloqueando la venta de teléfonos móviles en todo el mundo. La medida también ha afectado a España, donde ha desaparecido tanto la web oficial como la tienda online de la compañía.

China, intermediario en el conflicto con Corea del Norte

El movimiento de Donald Trump para "reactivar" a ZTE se enmarca dentro de los intentos por rebajar la tensión comercial entre Estados Unidos y China según detallan diferentes medios estadounidenses, que aseguran que los contactos se han intensificado durante las últimas semanas.

China, que ya es el principal rival tecnológico para Estados Unidos en diferentes áreas, se ha convertido en una pieza clave en el conflicto entre Estados Unidos y Corea del Norte. Donald Trump se reunirá con el líder norcoreano, Kim Jong-un, el mes que viene en una cita histórica.

Te puede interesar