Pasar al contenido principal

Ya hay pruebas concluyentes de que Europa ha entrado en declive económico y de que dos de sus mayores economías se dirigen a la recesión

Ahora tenemos pruebas contundentes de que Europa está en recesión y que Alemania no puede frenarlo [RE]
REUTERS/Yiorgos Karahalis
  • Ahora hay pruebas contundentes de que Europa se encuentra en medio de una ralentización económica.
  • Los datos publicados este lunes muestran que la producción industrial en toda la Eurozona ha caído drásticamente, solo con un ligero repunte de crecimiento en el último trimestre de 2018.
  • Dos de las cuatro mayores economías del continente, que representan un total de 4,8 billones de euros, están entrando en recesión.

La economía mundial está repleta de problemas a principios de 2019. Continúa la guerra comercial de Donald Trump con China; el cierre de la Administración de Estados Unidos ya es el más largo de la historia y está arrastrando a la economía del país; y, en China, los datos económicos apuntan a una continua desaceleración para la segunda economía más grande del mundo.

Mientras los economistas, los inversores y los legisladores se centran en lo que está sucediendo en Estados Unidos y en China, se está gestando otra crisis económica importante.

Esta vez es en Europa, donde el crecimiento se ha frenado prácticamente hasta detenerse, y donde dos de las cuatro economías más grandes del continente, que representan un PIB total de más de 4,8 billones de euros, están al borde o ya en recesión.

Los datos publicados este lunes muestran que la producción industrial en toda la Eurozona se frenaron a finales de 2018, lo que indica que la economía del continente sigue creciendo, pero que lo hace a un ritmo glacial.

Eurostat, la autoridad estadística de la UE, explicaba este lunes que la producción industrial cayó un 1,7% entre octubre y noviembre del año pasado.

"Las cifras no son buenas para el PIB en el cuarto trimestre", aseguraba Andrew Kenningham, economista jefe sobre Europa en Capital Economics, en una nota a sus clientes.

"Si bien la Eurozona pudo haber logrado un pequeño repunte en el PIB en el cuarto trimestre, claramente ha cambiado de marcha. Y hay pocas razones para esperar un fuerte repunte en 2019".

El cuadro a continuación muestra la fuerte contracción en la industria, motor tradicional de muchas de las principales economías europeas:

Nivel de producción industrial en la zona Euro [RE]
Nivel de producción industrial en la zona Euro. Capital Economics

Más allá del progreso general de la zona Euro, las cosas son aún peores si se va al detalle de algunos países. Tanto Alemania, la economía más grande de Europa (PIB: 3,24 billones de euros como Italia) la cuarta más grande de Europa y la tercera más grande de la eurozona (PIB: 1,66 billones de euros) vieron un retroceso en sus economías a finales de 2018, mientras que Francia también está en crisis.

Cuando se publiquen los datos oficiales sobre el crecimiento en 2018 (el próximo marzo), tanto Alemania como Italia seguramente habrán entrado en recesiones técnicas, definidas como dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo.

El liderazgo económico de Alemania sufre

Jugadores de la selección alemana de fútbol [RE]
Alexander Hassenstein/Getty Images

Los datos de la semana pasada mostraron que Alemania, la primera potencia económica de Europa y, con mucha diferencia, su economía más grande, probablemente haya entrado en una recesión después de que el sector manufacturero del país viviera un final verdaderamente impactante en 2018.

En el mes de noviembre, la producción industrial cayó un 1,9% en Alemania, mientras que los datos interanuales mostraban una caída del 4,6%, el peor resultado anual desde la crisis financiera.

Leer más: Europa ha tomado la decisión política de entrar en recesión

"Alemania probablemente entró en recesión en el segundo semestre de 2018... Los datos de producción industrial en Alemania aportan pruebas alarmantes de una desaceleración mucho más grave en la segunda mitad del año pasado de lo que los economistas esperaban en un principio", según Claus Vistesen, economista jefe para la zona euro de Research House.

La industria es el principal motor de la economía alemana, por lo que cuando falla también lo hace Alemania en su conjunto.

La economía ya se contrajo un 0,1% en el tercer trimestre del año pasado y los datos apuntan a un segundo trimestre de crecimiento negativo en los últimos tres meses de 2018.

Gran parte de esa caída se debe a lo que está sucediendo en la industria automotriz, durante mucho tiempo la joya de la corona de la industria alemana. La mayor competitividad en los mercados globales, así como los nuevos objetivos de emisiones de gases de efecto invernadero impuestos por la Unión Europea para los fabricantes de coches (la UE busca reducir las emisiones en un 30%) han contribuido a dañar el sector automotriz en el país. BMW, por ejemplo, vio caer sus ganancias operativas en el tercer trimestre un 27%.

¿Una tercera recesión en una década?

Bandera de Italia [RE]
Reuters/Tony Gentile

Mientras Alemania sufre, Italia también está al borde de una nueva recesión, que sería la tercera en poco más de una década, ya que los problemas endémicos de la economía del país continúan sin corregirse.

Si bien la crisis presupuestaria que afectó al país en la segunda mitad de 2018 parece haberse desbloqueado, el gobierno del país es muy frágil y altamente euroescéptico, y no es imposible que incumpla las promesas hechas a la UE durante las negociaciones.

No solo eso, si no que los fundamentales de la economía siguen sin ser fuertes. Al igual que Alemania, el sector manufacturero de Italia ha sufrido caídas en los últimos meses, ya que tanto la encuesta como los datos oficiales muestran una continua contracción en el sector a fines de 2018.

Leer más: La City de Londres perderá 900.000 millones en activos financieros por el Brexit, según EY

Andrew Harker, director asociado de IHS Markit, explicaba la semana pasada que fue un "fin de año preocupante para los productores italianos, con firmas que continúan sufriendo para afianzar nuevos negocios".

"Esto está en marcado contraste con el inicio de 2018, cuando el sector estaba experimentando un fuerte crecimiento. Además, con la confianza empresarial en su valor mínimo desde hace seis años, parece poco optimista que la situación actual se solucione en el futuro cercano", añadía.

El PIB italiano, al igual que el de Alemania, también se contrajo un 0,1% en el tercer trimestre del año pasado, mientras que la crisis del sector manufacturero apunta a otro trimestre de contracción, llevando a una segunda nación a una recesión técnica.

Otros países se acercan a las recesiones, pero todavía no están allí

Mientras Italia y Alemania se acercan a la recesión técnica, el resto de Europa también está sufriendo. En Francia, la tercera economía más grande de la eurozona, el crecimiento se ha detenido en seco a medida que continúan las protestas de los Chalecos Amarillos.

Se espera que estas protestas reduzcan a la mitad el crecimiento del PIB del país en un 0,2% —desde el 0,4%— en el cuarto trimestre, y los minoristas han perdido más de 1.000 millones de euros en ingresos desde que comenzaron las protestas en noviembre.

Los datos de España todavía están lejos de la amenaza de recesión que acecha a otros países europeos. A pesar de la existencia de una ralentización económica, el último dato del PIB de España muestra un crecimiento en el último trimestre de 2018 del 0,6%, según datos del Banco de España. Una cifra que le llevaría a cerrar el año con un repunte del PIB del 2,5%.

A esto se suma que las últimas previsiones del Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado estiman un crecimiento del 2,2%. Aunque esta cifra está una décima por debajo de las anteriores previsiones, está lejos de la recesión. 

Te puede interesar