Pasar al contenido principal

Por qué duelen tanto los golpes en los dedos de los pies

  • Golpearse el meñique duele más que cuando te golpeas el resto porque te estás golpeando sobre una superficie con una fuerza que es 2 o 3 veces tu peso corporal.
  • Es entonces cuando un grupo de terminaciones nerviosas llamadas nociceptores disparan señales de peligro a tu cerebro.
  • Aunque no es muy agradable, este dolor podría haber ayudado a tus ancestros a pisar con más cuidado y evitar lesiones o infecciones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo. 

Golpearse el dedo del pie duele. Está en el top, con los cortes causados por papel y los labios agrietados. Son molestas heridas menores que duelen mucho más de lo que cabría esperar. Pero resulta que hay una buena razón por la que golpearse el dedo duele tanto. 

Cuando te tropiezas con un dedo, lo golpeas con una fuerza equivalente a 2 o 3 veces tu peso corporal. ¡Esa es casi la misma fuerza que un golpe de karate! Y como tu dedo tiene una superficie muy pequeña, ese dolor no puede extenderse. Así que el dolor se mantiene concentrado en ese punto de impacto. 

Es la misma razón por la que duele más pisar el extremo diminuto y puntiagudo de una chincheta que el extremo más ancho y romo. Pero no sientes el impacto inmediato como cuando pisas una chincheta. Es más tarde cuando aparece ese doloroso latido. Eso es porque cuando te golpeas el dedo, en realidad estás golpeando una serie de terminaciones nerviosas especiales llamadas nociceptores. Todas se disparan a la vez, haciendo sonar una señal de peligro.

Pero algunas señales viajan más rápido que otras. Los nociceptores A-delta, más rápidos, disparan la primera ola de señales, que suben a 20 m/s por miles de fibras nerviosas densamente agrupadas y finalmente llegan a tu cerebro. Eso causa el dolor agudo y repentino que se siente en el momento del impacto. Pero algunas fibras nerviosas llamadas nociceptores C envían una señal más lenta, a solo 2 m/s. Así que, después de un breve retraso, una segunda ola de señales de dolor llega a tu cerebro. Esa es la palpitación sorda que persiste. 

Leer más: 15 razones por las que te sientes cansado todo el tiempo

Puedes encontrar nociceptores por todo el cuerpo, desde los ojos hasta la vejiga. Pero se concentran en grandes cantidades en partes de tu cuerpo que utilizas para explorar tu entorno, como las yemas de los dedos y los labios. Por eso, los accidentes como los cortes con papel y los labios agrietados también pueden ser más dolorosos de lo que parece. Ahora bien, tu dedo del pie no está lleno de tantos nociceptores como la punta de tus dedos. Pero ya que no hay mucha grasa en medio para amortiguar el golpe, es fácil hacer que esos nociceptores desprotegidos se apaguen. Y eso no es una coincidencia. 

Los investigadores sospechan que el dolor que sentimos por percances como un dedo del pie golpeado podría haber salvado la vida de nuestros antepasados. Antes de los antibióticos, hasta el más mínimo corte podría significar una infección mortal. Y los pies, que estaban constantemente en contacto con superficies sucias e infestadas de bacterias eran particularmente vulnerables. De modo que, la gente que tenía pies extra-sensibles podría haber sido más cuidadosa de por donde pisaban. Como resultado, serían menos propensos a contraer infecciones y vivirían para transmitir sus genes

Así que la próxima vez que te derrumbes en el suelo, acunando tu dolorido dedo del pie, puedes agradecérselo a tu tátara tátara tátara tátara tátara tátara abuelo por el privilegio. 

Y además