Los pacientes de coronavirus que sufren daños graves en los pulmones tienen un mayor riesgo de tener un ictus, según un nuevo estudio

paciente de coronavirus
Callaghan O'hare/ Reuters
  • Los pacientes que presenten daños pulmonares graves a causa del coronavirus tienen más probabilidades de sufrir un ictus, como concluye el último estudio del Hospital Vall d'Hebron.
  • Según el mismo, el riesgo de sufrir este efecto secundario solo aumenta cuando se ha producido ese deterioro en el sistema respiratorio. 
  • El centro sanitario ha hecho un seguimiento de más de 2.000 pacientes durante los meses de marzo y abril.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los pacientes que presenten daños pulmonares graves a causa del coronavirus tienen más probabilidades de sufrir ictus, según el último estudio llevado a cabo por el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, que ha hecho un seguimiento a más de 2.000 pacientes durante marzo y abril. 

Es la principal conclusión de la investigación, publicada en la revista Journal of Stroke and Cerebrovascular Diseases, que ha certificado que el COVID-19 no aumenta el riesgo de ictus si no existen daños pulmonares graves previos. También ha confirmado que los pacientes con coronavirus e ictus provocado por la oclusión de vasos sanguíneos, los denominados popularmente como trombos, presentan una mayor mortalidad que los pacientes que tienen la misma afección, pero no tienen el coronavirus. 

Sin embargo, el aumento del riesgo de ictus no ocurre, según el estudio, en pacientes con coronavirus sin daños pulmonares graves, que presentan el mismo riesgo de ictus que el resto de la población. 

Leer más: La regla del metro y medio de distancia se basa en ciencia de hace 80 años: científicos del MIT y Oxford han creado este sistema alternativo

Los investigadores del Vall d'Hebron realizaron un seguimiento a un total de 2.050 pacientes que ingresaron durante los 2 primeros meses de pandemia. En total, 21 enfermos sufrieron un ictus isquémico, pero no se encontró una relación específica con el coronavirus. Sí se halló factor de riesgo de ictus en otros indicadores como el tabaquismo, los altos niveles de colesterol o la presión arterial elevada. 

Otros 6 pacientes sufrieron ictus cuando no presentaban ninguno de los factores de riesgo. "En estos pacientes existía un daño pulmonar grave que requería ventilación mecánica. Por tanto el estudio demuestra que en los pacientes con COVID-19, el riesgo de sufrir un ictus solo aumenta su sufren daño pulmonar grave", explica Manuel Requena, jefe del grupo de Investigación del Ictus del Vall d'Hebron y líder del estudio.

El COVID-19, más benévolo si no afecta gravemente al pulmón

Requena sostiene que "la mayoría de los pacientes con COVID-19 no presenta un daño pulmonar grave". En esos casos, "hemos comprobado que el riesgo de ictus no aumenta", señala el médico.

Leer más: Salvador Illa anuncia el primer ensayo clínico de una vacuna contra el coronavirus en España y confirma que la de AstraZeneca llegará en diciembre

El estudio demuestra además que los pacientes con coronavirus que sufren ictus provocado por la obstrucción de los vasos sanguíneos, y son tratados mediante terapias de trombectomía, tienen un peor pronóstico.

"La peor evolución de estos pacientes podría deberse al daño pulmonar asociado al COVID-19, que provocaría que llegara menos oxígeno al cerebro y que, por lo tanto, el tratamiento no fuera tan eficaz", explica Requena. 

 

 Artículo original de Economía Digital.

LEER TAMBIÉN: La regla del metro y medio de distancia se basa en ciencia de hace 80 años: científicos del MIT y Oxford han creado este sistema alternativo

LEER TAMBIÉN: Por qué Estados Unidos va a liberar 750 millones de mosquitos transgénicos en 2021

LEER TAMBIÉN: Cómo leer las etiquetas de los suplementos alimenticios para garantizar un consumo seguro, según dos expertas en nutrición

VER AHORA: El Black Friday del año del coronavirus: una antesala de las compras navideñas con un consumo contenido