La receta sueca para que la economía aguante mejor la crisis del coronavirus que no ha aplicado España

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno delante de una bandera sueca.
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno delante de una bandera sueca.
Reuters
  • La economía sueca es la que menos se ha contraído de los 19 países de la zona euro pese a que Suecia ha llegado a tener una de las tasas más altas de contagios per cápita por coronavirus.
  • No decretar el cierre de establecimientos ni confinar a su población han provocado una caída menor del consumo.
  • Otro de los aspectos clave es que el teletrabajo estaba ya implantado antes de que llegara el COVID-19 y no han tenido que adaptarse forzosamente como en España.
  • La actividad económica también se ha detenido en menor medida porque es un país que depende en su mayoría de la industria manufacturera
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La economía de Suecia es la que menos se ha contraído de los 19 países que conforman la Zona Euro.

La caída del 8,6% del Producto Interior Bruto (PIB) en el segundo trimestre ha sido el mayor descenso registrado en Suecia desde la Segunda Guerra Mundial, pero se ha quedado lejos de la media de la eurozona (-12,1%) y ha sido menos de la mitad que el país más castigado, España (-18,4). 

El país escandinavo ha estado en el centro de la polémica por sus medidas restrictivas leves y por apostar por la inmunidad de rebaño. Un modelo que los propios científicos suecos recomendaron no seguir al resto de países.

Durante varias semanas de junio, Suecia tuvo la mayor tasa de mortalidad per cápita en Europa, que llegó a ser 20 veces mayor que su país vecino Noruega. Sin embargo, actualmente su tasa de mortalidad general per cápita va a la zaga de varios países que apostaron por el confinamiento, como Bélgica, España o el Reino Unido.

Leer más: ¿Qué quiere decir entrar en recesión? Así definen los economistas el periodo en el que la economía se derrumba y en el que acaba de entrar España

Suecia fue uno de los pocos países del mundo junto con Corea del Sur que no aplicó el cierre de comercios, fronteras, servicios y fábricas ni el confinamiento de su población. Unas medidas que parecen ser los causantes de los datos "menos malos" que ha registrado su economía. 

Johan Torgeby, director ejecutivo de SEB (principal banco de Suecia), declaró al periódico económico Financial Times que había sido positivo para el consumo que las tiendas, bancos y escuelas para niños más pequeños hubieran permanecido abiertas durante toda la crisis.

"Hemos visto claramente en el consumo y en los indicadores de riesgo que parece ser una recesión menos severa que en otros países europeos. Todo lo demás es igual", resumía Torgeby.

Uno de los "indicadores de riesgo" es la tasa de desempleo y, según los datos de Eurostat, en Suecia ha pasado del 7,6% registrado en febrero (último mes sin pandemia) al 9,2% en junio. Mientras que en España ha virado del 13,6% en febrero al 15,6% en junio. Si lo comparamos con el mismo mes del año anterior, la tasa sueca se ha incrementado en 2,7 puntos porcentuales y la española en 1,4.

Respecto al consumo de los hogares, España cuenta con el dato del segundo trimestre donde el gasto de las familias se desplomó un 20%. Por su parte, Suecia aún no hizo pública dicha estadística. Si comparamos los últimos datos disponibles en ambos casos, durante el primer trimestre el consumo cayó un 1,7% en Suecia y un 6,5% en España.

El primer ministro de Suecia, Stefan Löfven, y el presidente de España, Pedro Sánchez.
El primer ministro de Suecia, Stefan Löfven, y el presidente de España, Pedro Sánchez.
Reuters

Teletrabajo, industria e innovación

Para Anna Fransson, directora de la cámara de comercio Hispano-Sueca, las claves han sido la confección del PIB de Suecia, el alto grado de digitalización de su economía y un teletrabajo que ya estaba instaurado en las compañías. 

El sector industrial contribuye aproximadamente al 22% del PIB y emplea al 18% de la población. Destacan la presencia de grupos como Volvo, Saab, Ericsson, ABB, AstraZeneca, Electrolux, Ikea o H&M. "El problema era que no tenían las piezas para seguir fabricando porque el resto del mundo estaba parado", apunta Fransson. 

"Suecia también se ha convertido en generador de conocimiento y apuesta por el desarrollo de la I+D+i, cuya financiación es fundamentalmente privada", comenta. Según Eurostat, la inversión en I+D+i de Suecia está en 3,3% del PIB frente al 1,2% de España. Una diferencia que Fransson no entiende, ya que considera que hay el talento e infraestructura suficientes para fomentarla.

A ojos de la directora de la Cámara, la cultura digital de los suecos es muy avanzada y cree que es lo que va a salvar a su país en el entorno del COVI-19. "España ha avanzado mucho en digitalización, pero, por ejemplo, el teletrabajo en Suecia ya estaba instaurado de antes. Lo que se hizo fue intensificarlo. Esto no ha asustado nada al sueco, no fue un gran trauma como aquí", comenta Fransson. 

Leer más: El PIB de la Eurozona se desploma al ritmo más rápido de su historia al caer un 12,1% en el segundo trimestre

Reyes Maroto, ministra de Industria, Turismo y Comercio.
Reyes Maroto, ministra de Industria, Turismo y Comercio.
REUTERS/Alexandre Meneghini

Apoyo a la restauración y escasa dependencia del turismo

Fransson también cree que su país de origen se salvará con relativa facilidad porque no depende tanto de los ingresos de los turistas y porque los suecos normalmente gastan mucho dinero como turistas en el extranjero y ahora ese dinero se gastará en casa. El peso del turismo en Suecia apenas supone el 3% frente al 12% que representa en España.  

Unas características que junto con la ausencia de confinamiento y las iniciativas privadas para que los ciudadanos fueran a consumir han provocado una menor caída del consumo. "Mis amigos me decían que iban a cenar fuera para apoyar a los restaurantes", comenta Fransson. 

Un futuro libre de deuda

En cuanto al futuro, uno de los mejores indicadores que muestran el margen de actuación que tienen los Gobiernos es el nivel de deuda. En España está acaba de superar el 100% del PIB, es decir se debe más de lo que es capaz de producir el país, y las peores previsiones apuntan a qué se alcanzará el 120%.

Por su parte, Suecia tiene una deuda actual del 35% y se estima que con tras las ayudas que está llevando a cabo el Gobierno llegará al 45%. Aquí las ayudas directas del fondo de recuperación económica tras el coronavirus jugarán un papel fundamental, ya que España es el segundo país que más cantidad va a recibir y el presidente del Consejo Europeo ya ha propuesto que una parte se destine a reducir deuda. 

Otros artículos interesantes:

Este es el sueldo de los empleados de Mercadona, Carrefour, Lidl, Dia y El Corte Inglés en España, según el cargo que ocupan

Cuánto dinero deberías ahorrar cada mes si cobras 25.000 euros al año

Esta es la edad a la que es muy difícil perder peso, según la ciencia