Pasar al contenido principal

"Todas las crisis dejan cicatrices": uno de los economistas más influyentes de Europa dice que el miedo de los consumidores al riesgo podría prolongar la recesión por el coronavirus más de lo esperado

El economista jefe del Banco de Inglaterra, Andy Haldane
El economista jefe del Banco de Inglaterra, Andy Haldane. REUTERS/Toby Melville
  • El economista jefe del Banco de Inglaterra predice que el aumento del ahorro por parte de los hogares y las empresas podría hacer que las recesiones fruto del coronavirus sean incluso más largas de lo esperado.
  • Tanto empresas como particulares se enfrentan a un poderoso miedo a la crisis, por lo que acumularán más ahorros y agotarán todavía más la economía de gasto, según mencionó Andy Haldane en un seminario web organizado por la Royal Economic Society.
  • "Todas las crisis dejan cicatrices y esta no será la excepción", señaló en referencia al impacto conductual como resultado de la pandemia.
  • En una nota más ligera, Haldane bromeó diciendo que las descargas de Spotify de la canción REM It's the End of the World as We Know It alcanzaron su punto máximo dos semanas después de que comenzase el bloqueo (aunque ya se ha estabilizado).
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Que los hogares ahorren de más puede suponer un problema. Según el economista jefe del Banco de Inglaterra, Andy Haldane, la reducción extrema del gasto general en hogares preocupados por el empleo y empresas temerosas de la recesión podría alargar la crisis del COVID-19 más de lo esperado.

En declaraciones a la Royal Economic Society en un webcast el lunes, Haldane mencionó que el miedo al impacto económico y a una segunda ola del brote de coronavirus podría hacer que las familias y las empresas ahorren más para prepararse de cara a un futuro incierto. Esto, a la larga, supondría un agotamiento todavía mayor de la economía de gasto.

Leer más: Así registra una cámara térmica la temperatura de tu cara si te has mojado con agua fría o llevas gafas: los puntos ciegos de una tecnología esencial para la desescalada

"Todas las crisis dejan cicatrices y esta seguramente no sea la excepción", indicó refiriéndose al impacto psicológico y conductual de larga duración después de la pandemia. A sus ojos, el miedo llevará a las personas a estar eternamente esperando una nueva crisis financiera y periodos de recesión.

Visto así, "corremos el riesgo de alentar un comportamiento preventivo prolongado por parte de las empresas y los hogares, lo cual amenaza con empujarnos a lo que Keynes llamó la paradoja del ahorro y, posteriormente, a un período más prolongado de demanda agregada por debajo de la economía".

La paradoja del ahorro, también conocida como la paradoja de la austeridad, hace referencia a que un aumento en el ahorro personal conduce a una carga neta en la economía durante una recesión.

Leer más: La otra cara del desarrollo de la vacuna contra el coronavirus: qué sucederá con la patente y cómo puede España garantizar su acceso a toda la población

La semana pasada, el Banco de Inglaterra pronosticó que la economía de Reino Unido podría sufrir una contracción del 14% durante todo el año, la peor recesión registrada en la historia del país, debido a que la pandemia continúa frenando la actividad económica.

En lo relativo a sus estrategias de crecimiento a más largo plazo, Haldane precisa que el país necesita incorporar su objetivo de 0 emisiones de carbono y reequilibrar la economía en las regiones de bajo rendimiento. Además, estima que habrá que apostar nuevas industrias clave, incluidas las de fabricación de equipos de protección, para protegerse de un posible rebrote y calmar los ánimos de las familias.

Pero, frente a los datos fríos y rigurosos de la cruda economía, Haldane todavía ve un poco de luz al final del túnel:

"Aparentemente, las descargas de Spotify de la canción REM It's the End of the World as We Know It —"es el fin del mundo tal y como lo conocemos"— alcanzaron su pico dos semanas después de que comenzara el confinamiento y desde entonces no han dejado de descender. Quién sabe, quizás sea un síntoma de estabilización".

Y además