Los editores demandan 1,1 millones a Google por infringir sus derechos de autor mediante Discover

Inauguración de la nueva sede de Google en Berlín, Alemania, el 22 de enero de 2019.
Inauguración de la nueva sede de Google en Berlín, Alemania, el 22 de enero de 2019.
REUTERS/Hannibal Hanschke
  • Los editores han reclamado el abono, al menos, de 1,1 millones de euros en derechos de propiedad intelectual por Google Discover por medio del Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO).
  • La demanda es una estimación de la deuda de Google, pero una vez conocidos los datos el colectivo estima que podría aumentar hasta los 14 millones de euros.
  • Por su parte, Google afirma que se trata de un servicio de búsqueda y no de un agregador de contenidos, por lo que niega que pueda acogerse al artículo 32.2 de la Ley de Propiedad Intelectual.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO) ha presentado una demanda contra Google por el impago de, al menos, 1,1 millones de euros en concepto de derechos de autor. La sociedad de editores, según ha confirmado en un comunicado, ha devengado la suma porque la tecnológica habría agregado sus contenidos ilícitamente mediante el servicio Discover.

La demanda, presentada ante los juzgados mercantiles de Madrid este 10 de noviembre, reclama el abono de los derechos de propiedad intelectual derivados de agregar fragmentos de noticias de diferentes ediciones digitales de periódicos y de otras publicaciones. Así, estos derechos están siendo pagados por servicios de agregación competidores como Upday o los desarrollados por empresas como Squid y Huawei, pero sin remuneración para los editores.

De esta forma, según ha calculado la organización —que reúne más de 28.000 miembros entre escritores, traductores, periodistas y editoriales en España—, el importe requerido surgiría de una estimación de la deuda de Google. Para conocer la cantidad real, Discover debería facilitar los datos efectivos del uso de estos contenidos, lo que según el colectivo podría aumentar la demanda hasta más de 14 millones de euros.

Antes de acudir a los juzgados, CEDRO, en nombre de los afectados —principalmente editores de periódicos y revistas—, ya había reclamado en reiteradas ocasiones a Google el pago de derechos de autor por la agregación de Google Discover desde su lanzamiento a finales de 2016. La acusación, primeriza en España, sigue así la estela de otros procesos similares instados por los titulares de derechos en países como Francia, Australia y Estados Unidos. 

La Agencia de Protección de Datos belga sanciona a Google con 600.000 euros por no respetar el derecho al olvido de un personaje público

En el ámbito legal, el artículo 32.2 de la Ley de Propiedad Intelectual, aclara un límite a los derechos de autor en favor de las empresas que efectúan agregación de contenidos. La disposición, en la que se escuda CEDRO, establece que las compañías no necesitan autorización de los titulares de derechos para desarrollar esta actividad, pero que deben abonarles una compensación que se hará efectiva a través de la entidad de gestión correspondiente (de nuevo, CEDRO). 
 
Para el colectivo, la seguridad jurídica que brinda esta regulación a las empresas que desarrollan su negocio a través de la agregación de contenidos "proporciona, a su vez, transparencia y equilibrio en el sistema y una compensación justa para los titulares de derechos"

Desde que Discover se lanzara en 2016, CEDRO viene reclamando al gigante de Mountain View el pago de derechos de autor a los afectados, una compensación a la que no se ha respondido desde la empresa tecnológica, que sustenta la práctica totalidad de su negocio en las redes en la venta de espacios publicitarios asociados a contenidos de terceros.

Por su parte, una portavoz de Google ha señalado a Business Insider España que no tienen comentarios que hacer sobre dicha demanda porque no se les ha notificado ni tienen más información sobre la misma.

No obstante, la compañía ha reiterado que Discover no es un agregador de contenido y, por tanto, no se puede acoger ni se podría aplicar el artículo 32.2 de la Ley de Propiedad Intelectual. 

Google ha señalado en anteriores ocasiones que dicha plataforma es un servicio de búsqueda para cualquier tipo de contenido que pueda interesar a un usuario de toda una web en general, no solo en lo referente a noticias. 

LEER TAMBIÉN: Google afronta el primero de los 3 juicios en los que intentará evitar 8.200 millones de euros en multas de la UE en plena ofensiva comunitaria

LEER TAMBIÉN: La Agencia de Protección de Datos belga sanciona a Google con 600.000 euros por no respetar el derecho al olvido de un personaje público

LEER TAMBIÉN: Busqué mi nombre en Internet para ver qué salía y encontré de todo, incluso una vieja denuncia: por qué debemos concienciarnos sobre nuestro rastro digital

VER AHORA: Mascarillas, grupos burbuja o PCR masivos: cómo han preparado otros países la vuelta a las clases para prevenir contagios

    Más:

  1. Tribunales
  2. Google
  3. Trending
  4. Top