Pasar al contenido principal

EEUU acusa a China de robar tecnología para modernizar su ejército, lo que podría afectar a su dominio del mundo

[RE] Ejército chino
Reuters
  • China está robando tecnología de los ejércitos extranjeros para impulsar y modernizar sus fuerzas armadas, según un nuevo informe del Pentágono.
  • El informe asegura que China utiliza el "robo cibernético" para intentar crear un ejército de primera clase que ya está recibiendo continuamente una creciente inversión.
  • Esto podría perjudicar al dominio mundial del ejército estadounidense, según el informe, ya que tiene "el potencial de degradar las ventajas operativas y tecnológicas fundamentales de Estados Unidos".

EE.UU. ha acusado a China de robar tecnología a los ejércitos extranjeros para crear un sistema moderno y de "primera clase", y advirtió de que podría afectar al dominio de EE.UU.

Así lo apunta un nuevo informe del Pentágono, que asegura que China utiliza el "robo cibernético" y otros métodos para reforzar sus fuerzas armadas, que, de nuevo según el informe, seguirán creciendo rápidamente.

"China utiliza una variedad de métodos para adquirir tecnología militar extranjera y de doble uso, como la inversión extranjera directa, el robo cibernético y la explotación del acceso de ciudadanos chinos a estas tecnologías, así como el aprovechamiento de sus servicios de inteligencia, las intrusiones informáticas y otros método ilícitos", incluye.

Un ejemplo esbozado en el informe es el de 2018, cuando China utilizó "tecnologías de aviación y tecnologías de guerra antisubmarina" para adquirir "equipos sensibles, de doble uso o de grado militar".

"China está llevando a cabo una intensa campaña para obtener tecnología extranjera", indica, acusando a China de utilizar técnicas como el "espionaje industrial y cibernético".

El informe también apunta que estas acciones podrían perjudicar al dominio militar de EE.UU., dando a China "el potencial para degradar las ventajas operativas y tecnológicas básicas de EE.UU.".

En el informe anual, encargado por el Congreso, se esbozaban los planes de China para modernizar sus fuerzas armadas y aumentar su influencia, al tiempo que se afirmaba que China ha conservado su condición de segundo país del mundo en cuanto a gastos militares.

También especifica que "el presupuesto de defensa de China casi se ha duplicado durante los últimos 10 años" y que es poco probable que este gasto se ralentice.

"China tiene la voluntad política y la fuerza económica para sostener un aumento constante en el gasto de defensa durante la próxima década".

El objetivo a largo plazo del país, según el informe, es depender cada vez más de la tecnología nacional en lugar de la importada, algo que podría amenazar a los países que "exportan productos de alta tecnología".

Los líderes de China, según el informe, están "centrados en hacer realidad una China poderosa y próspera que esté equipada con un ejército de 'clase mundial' y en asegurar el estatus de China como gran potencia".

Y además