Pasar al contenido principal

Estados Unidos responderá "con dureza" a los países como España que apliquen unilateralmente la tasa Google

El presidente Donald Trump vuelve a la Casa Blanca tras una rueda de prensa.
El presidente Donald Trump vuelve a la Casa Blanca tras una rueda de prensa. REUTERS/Mike Theiler
  • El representante del Comercio de los Estados Unidos advierte que actuarán "con mucha dureza" contra países que apliquen unilateralmente la nueva tasa Google.
  • España es uno de los países que lideran el movimiento a favor de crear este nuevo impuesto, y Sánchez pretende aplicarlo a principios de 2020.
  • El Gobierno de España no esperará a una resolución del G-20, que se reúne esta semana, sobre el futuro impuesto a las grandes digitales.
  • Descubre más historias en Business Insider.

España no esperará a una resolución del G-20 para impulsar el nuevo impuesto digital, la tasa Google. A pesar de que el grupo se reúne a finales de esta semana, los planes del Gobierno de Sánchez siguen siendo los mismos... y Estados Unidos ya ha advertido que responderá "con mucha dureza" a los países que implanten unilateralmente este nuevo gravamen.

En concreto, el representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, avanzó que la administración Trump tomaría medidas contra los países que implantaran esta tasa. Entre los países que lideran a nivel global la imposición de estos nuevos tipos está España.

A juicio del Gobierno norteamericano, la tasa Google "penaliza de forma discriminatoria a las empresas americanas". Esta es la tesis que Lighthizer mantuvo una vez más en una comparecencia en el Senado que tuvo lugar hace varios días, tal y como recoge el diario El Mundo, que vuelve a recoger la intención de Sánchez con el asunto: seguir adelante.

Leer más: El Gobierno aprueba la polémica Tasa Google: cómo te afectará y por qué serás el gran perjudicado

España, que ya advirtió que seguía en marcha la iniciativa para implantar el nuevo impuesto digital, no esperará a una probable resolución del G-20, que se reúne en Japón a partir de este jueves. El objetivo es que los líderes políticos impulsores de la tasa cuenten con un informe definitivo para 2020, para en ese momento poder tomar las medidas oportunas.

Mientras tanto, el objetivo del Gobierno de Sánchez —aún pendiente de su investidura— es que el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD) entre en funcionamiento a principios del próximo año y se aplique sobre las firmas que tengan más de 750 millones de euros en ingresos y una facturación en España mayor a los tres millones.

España anunció esta patada hacia adelante porque considera que hay países que están "boicoteando" la implantación de esta nueva tasa, al haber sistemas fiscales que se están beneficiando del actual esquema de tributación de las grandes tecnológicas. Algunos de los puntos por los que pasa esta tasa Google es obligar a estas grandes compañías a tributar sus beneficios en aquellos países donde las originen.

Junto a España, países como Reino Unido y Francia también están desarrollando un nuevo impuesto a las digitales, con importantes diferencias. Además del representante del Departamento de Comercio, Lighthizer; el secretario del Tesoro estadounidense, Steve Mnuchin, también ha recibido el encargo de responder a Francia por sus intenciones.

Leer más: Así es la 'tasa Google' que propone Francia, que recaudaría menos de la mitad que la española

Este lunes, El Mundo ha publicado que Sánchez seguirá adelante con su plan: "Nuestra posición no ha cambiado". Aunque el ejecutivo español ya ha mantenido una reunión preparatoria para el G-20, en ningún caso la misma ha variado los planes de crear esta tasa con la que esperan recaudar 1.200 millones de euros al año.

Con todo, la Unión Europea enterró la posibilidad de implantar esta tasa Google el pasado mes de marzo, ya que cuenta con el bloqueo de varios países como Suecia, Dinamarca, Finlandia o Irlanda; y sin embargo la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, respaldó la postura de países como España o Francia de imponer el impuesto a pesar de que no exista consenso internacional.

Y además