Pasar al contenido principal

EE.UU. aprueba la gran rebaja fiscal del Partido Republicano: qué significa para las empresas, las familias y el déficit

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto a los miembros de su gobierno.
Chip Somodevilla/Getty Images
  • La Cámara de los Representantes de Estados Unidos aprobó esta semana el proyecto de ley de reforma fiscal del Partido Republicano.
  • La reforma del código tributario, una de las mayores en la historia de Estados Unidos, afectará tanto a las empresas como a las familias.
  • Los expertos predicen que la reforma aumentará los beneficios de las compañías, impulsará la economía de Estados Unidos, reducirá los impuestos para la mayoría de los estadounidenses y disparará el déficit federal.


La Cámara de los Representantes del Congreso de Estados Unidos aprobó el miércoles 20 la reforma fiscal del Partido Republicano. Ahora la enviará al presidente Donald Trump para que la firme y comience la tramitación para su entrada en vigor.

El proyecto de ley está pensado para cambiar prácticamente todos los aspectos del código tributario estadounidense. Los efectos de la reforma se dejarán notar en la economía estadounidense y las familias durante los próximos años.

"Vamos a ver algo que va a ser muy especial", declaró Trump desde la Casa Blanca tras la aprobación final del proyecto de ley. "Estamos trayendo al empresario de vuelta al país. Nos estamos deshaciendo de todas las ataduras y lo vais a ver; vais a ver todo lo que va a ocurrir. ¿Qué significa eso? Trabajo, trabajo, trabajo, trabajo".

La economía

¿Qué significa en realidad? La mayoría de los economistas consideran que la reforma impulsará la economía estadounidense en el corto plazo. Sin embargo, es posible que el alcance y la duración de ese impulso no sean los que los republicanos han prometido.

El Comité Conjunto para los Impuestos del Congreso de Estados Unidos, el "árbitro" fiscal oficial, estima que el proyecto de ley aumentará el PIB en 0,8 puntos porcentuales durante los diez primeros años tras la aprobación de la ley, unos 0,08 puntos porcentuales más en el PIB por año.

Goldman Sachs, por su parte, estima que el PIB crecerá 0,3 puntos porcentuales por encima del estándar previsto en 2018 y 2019. Penn-Wharton Budget Model, en cambio, calcula un crecimiento anual del PIB entre 0.06 puntos y 0,12 puntos porcentuales. Hasta la Tax Foundation, que suele destacar por su optimismo a la hora de estimar el impacto en el crecimiento económico de los recortes fiscales, sostiene que el recorte impositivo final aumentará el PIB solo 0,35 puntos porcentuales en 2018 para después caer en los siguientes años.

Prácticamente, todos y cada uno de los análisis consideran que el impacto económico se disipará. Según Goldman, los efectos sobre el PIB desaparecerán después de 2020 para convertirse entonces en un lastre para la economía. El comité fiscal del Congreso asegura que el cambio de tendencia no ocurrirá hasta la segunda década de la norma en vigor.

Las familias

La mayoría de los contribuyentes estadounidenses se beneficiarán del recorte impositivo. Cuánto lo harán depende de varios factores. 

En general, el centro de estudios y think tank Tax Policy Center (TPC) estima que el estadounidense medio tendrá una rebaja fiscal de 1.610 dólares en 2018 (unos 1.355 euros). Además, añade, todos los rangos salariales tendrán algún tipo de ahorro fiscal. Los asalariados del quintil medio tendrán una rebaja media de 930 dólares (unos 783 euros) en 2018 y de 190 dólares (unos160 euros) en 2025. Según los propios cálculos de la institución, el 80% de los contribuyentes verá una rebaja en sus impuestos durante el primer año en vigor de la norma.

Sin embargo, los diferentes grupos salariales se beneficiarán de formas distintas y algunos, simplemente, no verán beneficio alguno. Según el TPC, el 4,8% de los contribuyentes experimentarán una subida de impuestos. Para 2025, ese porcentaje subirá hasta el 8,9%, lo que significa cerca de 16,3 millones de declaraciones fiscales. Con el tiempo, y siempre según el TPC, los beneficios se centrarán cada vez más en la población de mayores ingresos: el 65,8% de la rebaja fiscal federal acabará en manos del quintil superior de los asalariados.

"¿Qué supondrá estos recortes fiscales para las familias estadounidenses? Los hogares de ingresos medios contarán con 900 dólares (unos 758 euros) extra, lo que significa siete meses de gasolina", explica el analista senior de TPC Howard Gleckman. "En cambio, el 1% con más ingresos puede aprovechar su rebaja fiscal de más de 50.000 dólares para comprarse un buen Mercedes clase C Coupé".

En su defensa, el Partido Republicano argumenta que la extensión de las rebajas fiscales individuales, las cuales expiran en 2025, mitigará esa desviación.

Empresas

Las empresas serán las grandes beneficiadas de la entrada en vigor del proyecto de ley. Entre otras cosas, gracias a una reducción del impuesto de sociedades federal del 35% actual al 21%.

Los analistas de Wall Street esperan un aumento notable en los beneficios de las empresas. JPMorgan, por ejemplo, estima que el recorte impositivo  aumentará el beneficio por acción de las compañías del índice S&P 500 unos 10 dólares (unos 8,42 euros) por título en 2018, la mitad del aumento previsto para el año que viene. Según Cowen Research Group, solo Amazon, Google y Facebook ya ahorrarán 4.500 millones de dólares (unos 3.789 millones de euros) en impuestos en 2018 con el nuevo régimen fiscal.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una vista a una fábrica
Mike Segar/Reuters

La gran duda es a qué dedicarán el beneficio las compañías. El Partido Republicano defiende que el aumento de los beneficios se dedicará a inversiones de capital, como nuevas fábricas, y el aumento de salarios. Los más críticos, en cambio, aseguran que las empresas lo utilizarán para recomprar acciones.

Tras la aprobación final del proyecto de ley el miércoles, algunas de las compañías más importantes como Comcast, Boeing y AT&T, corrieron para anunciar bonus y subidas salariales como respuesta a la reforma fiscal. "Por eso lo hemos hecho. Esto es muy bueno, es muy bueno". declaró el presidente Trump tras la noticia de que AT&T ofrecería un bonus especial de 1.000 dólares (unos... ) a cerca de 200.000 empleados.

Una encuesta reciente del Banco de la Reserva Federal de Atlanta muestra que el 59% de las empresas no piensa aumentar las contrataciones previstas y un 39% lo hará poco o de forma notable. Asimismo, un 46% asegura que no cambiará sus planes de inversión en capital frente a un 51% que podría hacerlo. El informe respalda los argumentos de quienes defienden que al menos una parte del efectivo que aflore se aprovechará como estímulo económico.

Por otro lado, otra encuesta de Bank of America y Merrill Lynch refleja que el 65% de las empresas encuestadas aprovechará lo obtenido con la rebaja fiscal para reducir su deuda, el 46% para recomprar acciones y solo el 35% piensa invertirlo en gastos de capital.

El déficit federal

El indicador "estático" del proyecto de ley sobre déficit —la deuda que se generará sin tener en cuenta el crecimiento económico— muestra que el déficit crecerá cerca de 1,5 billones de doláres en la década posterior a la entrada en vigor de la norma.

Los miembros del Partido Republicano aseguran que el crecimiento económico que genere el recorte fiscal se traducirá a su vez en mayores ingresos: más salarios, más impuestos que recaudar.

No obstante, e incluso si eso se cumpliera, los expertos no creen que el proyecto de ley, una vez en vigor, puede amortizarse a sí mismo, tal y como defienden los republicanos. La estimación más optimista de la Tax Foundation calcula que, incluso con una mejora del crecimiento económico, la reforma fiscal aumentará el déficit 448.000 millones de dólares (unos 376.864 millones de euros) en los próximos 10 años. Según el comité fiscal del Congreso, la norma añadirá cerca de un billón de dólares al déficit estadounidense; según el TPC, un poco menos de 1,3 billones de dólares.

Joe Ciolli ha contribuido en esta información.

Te puede interesar

Lo más popular