Pasar al contenido principal

Acuerdo comercial EE.UU. y China: Trump mantendrá los aranceles a productos chinos hasta las elecciones de noviembre

El presidente de EE.UU., Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping
El presidente de EE.UU., Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping

Reuters

  • El presidente de EE.UU., Donald Trump, y el viceprimer ministro de China, Liu He, firman este miércoles en la Casa Blanca la primera fase del acuerdo que podrá fin a la guerra comercial entre ambos países.
  • Este acuerdo incluye el compromiso estadounidense de reducir del 15% al 7,5% los aranceles sobre productos chinos valorados en 120.000 millones de dólares.
  • Mientras, Pekín se comprometerá previsiblemente a aplicar reformas estructurales y a comprar 200.000 millones de dólares en productos y servicios de EE.UU. en los próximos 2 años.
  • Sin embargo, EE.UU. esperará hasta después de noviembre para decidir sobre la retirada de aranceles sobre productos chinos valorados en 360.000 millones de dólares, según ha adelantado Bloomberg.
  • El secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, ha confirmado que su Gobierno no retirará más aranceles a China hasta que ambas partes firmen la segunda parte del acuerdo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Este miércoles a las 11:30 de la mañana, hora de la Costa Este de EE.UU. (17:30 en el uso horario peninsular), el presidente de EE.UU., Donald Trump, y el viceprimer ministro de China, Liu He, firmarán en la Casa Blanca la primera fase del acuerdo comercial entre ambos países. De este modo, Pekín y Washington darán el primer paso para poner fin a casi 2 años de disputas e intercambio de medidas proteccionistas entre las 2 mayores economías mundiales.

Del texto de ese acuerdo preliminar solo se sabe hasta ahora que contará con 86 páginas y que ambas partes han hecho concesiones importantes. Así, se prevé que EE.UU. se comprometa a reducir del 15% al 7,5% los aranceles sobre productos chinos valorados en 120.000 millones de dólares, y que China le corresponderá aplicando reformas estructurales y comprando 200.000 millones de dólares en productos y servicios de EE.UU. en los próximos 2 años.

Leer más: Todo el mundo ha olvidado por qué Donald Trump no podrá ganar la guerra comercial contra China

Sin embargo, la entrada en vigor de la primera fase del acuerdo no supondrá la retirada de aranceles a productos chinos por parte de EE.UU., como se había anunciado en octubre, cuando ambas partes acercaron posturas para una tregua comercial. En las horas previas a la firma del acuerdo preliminar, se ha desvelado que la Casa Blanca esperará hasta después de noviembre para decidir sobre la retirada de aranceles sobre productos chinos valorados en 360.000 millones de dólares, como ha adelantado Bloomberg.

Posteriormente, el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, confirmó a la prensa que su Gobierno no retirará más aranceles a China hasta que ambas partes firmen la segunda parte del acuerdo. Mnuchin ha reconocido que todavía no se ha acordado con Pekín una fecha concreta para que comience la nueva fase de las negociaciones comerciales entre ambas potencias.

Que Washington haya retrasado el alivio de las tasas punitivas que ha impuesto en los últimos 20 meses a gran parte de las exportaciones chinas a EE.UU. supone que no se tomará ninguna decisión al respecto hasta después de las elecciones presidenciales estadounidenses del 3 de noviembre. En esos comicios, Donald Trump se juega la reelección e intentará rentabilizar en las urnas su retórica proteccionista respecto al gigante asiático.

Leer más: Los estadounidenses han pagado 34.000 millones dólares de más en aranceles desde el inicio de la guerra comercial con China, según un estudio

De hecho, Trump ha llegado a anunciar que el acuerdo definitivo con China no se produciría hasta después de las elecciones presidenciales, asegurando que "llevará algo más de tiempo" respecto a los compromisos preliminares que han permitido la firma de la primera fase, según recogió en su momento la cadena CNBC.

No obstante, el deshielo en las relaciones entre EE.UU. y China se ha hecho palpable en la víspera de la firma del acuerdo preliminar, con la decisión de la Casa Blanca de retirar al gigante asiático de su lista de países manipuladores de divisas. El pasado agosto, el Departamento del Tesoro de EE.UU. tomó esa decisión tras la devaluación del yuan hasta su mínimo de 11 años como represalia al aumento de aranceles.

Este martes, Steven Mnuchin justificó la decisión apuntando a que "China ha hecho compromisos obligatorios para abstenerse de la devaluación competitiva, al tiempo que promueve la transparencia y la rendición de cuentas", según un comunicado del Tesoro de EE.UU. publicado por la CNBC.

Y además