Pasar al contenido principal

Trump ordena al Departamento de Defensa revisar el contrato del Proyecto JEDI para el Pentágono, de 10.000 millones de dólares, porque Amazon iba probablemente a ganarlo

Trump en una comparecencia ante los medios.
Trump en una comparecencia ante los medios. Associated Press
  • El Proyecto JEDI, un contrato de 10.000 millones de dólares para implantar un sistema en la nube en el Departamento de Defensa, no se resolverá mientras se hace una revisión completa del mismo.
  • The Washington Post asegura que esta noticia llega desde la propia Casa Blanca, ante la preocupación de que el contrato se resuelva y se le de a Amazon.
  • Amazon Web Services y Microsoft son las dos finalistas para adjudicarse el contrato.
  • Ahora no está claro cuando resolverá el Pentágono esta adjudicación. Se esperaba que fuera para poco después de agosto.
  • El anuncio llega después de que el presidente Trump expresara su escepticismo sobre el acuerdo, recordara las preocupaciones de los legisladores y competidores de Amazon. Se dice que Trump quiere 'tumbar' el contrato y redactarlo desde cero.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El secretario de Defensa de los Estados Unidos revisará el contrato de 10.000 millones de dólares sacado a licitación para implantar la nube en su Departamento. Lo ha anunciado justo después de que el presidente Trump expresara su escepticismo y el Washington Post apuntara que desde la Casa Blanca hay preocupación porque el acuerdo se lo adjudique Amazon.

El anuncio retuerce uno de los contratos tecnológicos más deseados y que hasta hace poco todo el mundo pensaba que se llevaría Amazon Web Services, el gigantesco proveedor de servicios de computación en la nube.

Una portavoz del Departamento de Defensa, Elissa Smith, ha explicado a Business Insider que no habrá decisión tomada hasta que el secretario Mark Esper complete su revisión. Se esperaba que la adjudicación se resolviera a finales de agosto, aunque la cronología que se planteaba no está ahora tan clara.

"El secretario Esper se ha comprometido a asegurar que nuestros soldados tengan los mejores recursos, como la Inteligencia Artificial, para que podamos seguir siendo el ejército más poderoso en el mundo, al tiempo que se ahorran los dólares de los contribuyentes. Mantiene su promesa a los miembros del Congreso y a los ciudadanos estadounidenses, motivo por el cual Esper está revisando el Proyecto JEDI", ha detallado.

El contrato en cuestión recibe el nombre de JEDI por las siglas en inglés de Infraestructura de Defensa de Empresas Conjuntas. Ha sido un auténtico campo de batalla para algunas de las empresas tecnológicas más importantes de los EEUU. Según la licitación, solo se contará con un único proveedor de servicios de computación en la nube para modernizar los sistemas TIC del Pentágono.

Ese aspecto del contrato, el de que el ganador se lo lleva todo, es lo que ha provocado un revuelo. Quienes lo critican alegan que el contrato parece injustamente dirigido a Amazon Web Services, y que el ganador se lleve todo ignora el hecho de que en muchas entidades modernas se confía en varios proveedores de servicios en la nube para sus infraestructuras. A principios de año, el Departamento de Defensa anunció que Amazon y Microsoft son los finalistas que optan al contrato, dejando fuera a Oracle e IBM.

Tras esta decisión, Oracle emprendió acciones legales al entender que habían existido irregularidades por parte de Amazon en el proceso de licitación del Proyecto JEDI. Oracle perdió esa batalla, pero su opinión sigue resonando en la capital. Varios congresistas y senadores —incluyendo el republicano Marcos Rubio— escribieron a Trump, preocupados por lo que había ocurrido con Oracle fuera de combate. Asesores en la Casa Blanca enseñaron al mandatario estadounidense, por su parte, un informe de Oracle que insinuaba uan conspiración para adjudicar el contrato a Amazon.

Con todo este frente abierto, el presidente Trump ha mostrado su interés en ocuparse del acuerdo, tras haber escuchado las preocupaciones que plantean los competidores de los servicios de nube de Amazon. Hay indicios a que apuntan a que Trump podría intervenir personalmente en el proceso de adjudicación del JEDI.

"Trump quiere desbaratar el proceso y probablemente reabrirlo de nuevo pero con garantías adicionales", ha detallado una fuente cercana a la Casa Blanca a la CNN.

Si se reinicia el concurso, Amazon y Microsoft podrían perder la oportunidad de conseguir un contrato de 10.000 millones de dólares. Expertos han explicado a Business Insider que revisar JEDI podría significar que en una próxima licitación no habría un contrato por el cual el ganador se lo llevase todo, lo cual significaría que serían varias las privadas que concurriesen al contrato las que podrían llevarse una porción del pastel.

De hecho, el Washington Post ha publicado que mientras no se tomen decisiones, la opción de reabrir el proyecto JEDI a varias compañías se sigue barajando, según fuentes cercanas al contrato.

Algunos han especulado que el escepticismo inicial de Trump podría deberse a la enemistad personal que el presidente de los EEUU mantiene con el CEO de Amazon, Jeff Bezos, también dueño del Washington Post, que en los últimos años ha publicado varias informaciones incómodas para la administración del magnate.

Aun así, varias figuras cercanas al Capitolio han instado a Trump a que permita que continúe el proceso de adjudicación del Proyecto JEDI bajo el calendario previsto, ya que su retraso podría poner en dificultades la seguridad nacional.

Y además