Pasar al contenido principal

Estados Unidos dispara sus inversiones en armas hipersónicas que todavía no tienen forma de ser lanzadas

Representación visual del SR-72
Lockheed Martin
  • Estados Unidos dedicará 2.600 millones de dólares en 2020 para crear misiles hipersónicos que llegan a alcanzar velocidades Mach 5, o lo que es lo mismo, cinco veces la velocidad del sonido.
  • Su gran velocidad impediría a los enemigos detectarlos con tiempo suficiente para interceptarlos antes de que alcancen su objetivo.
  • El gran hándicap de esta tecnología es cómo conseguir que las armas alcancen una altura suficiente en la atmósfera antes de precipitarse contra el rival.

Hubo un tiempo en que las contiendas bélicas se libraban cuerpo a cuerpo, bayoneta contra bayoneta, flechas contra flechas. Y, sin embargo, la Humanidad ha ido evolucionando en la peor de las maneras posibles, creando cada vez armas más poderosas y destructivas con las que generar el pánico y el horror entre sociedades.

En esta carrera armamentística que no parece tener fin, el siguiente gran reto es dominar los cielos con misiles cada vez más potentes, de mayor alcance y con mejores capacidades para evitar ser interceptados por las defensas del enemigo. ¿Lo último? Misiles hipersónicos que llegan a alcanzar velocidades Mach 5, o lo que es lo mismo, cinco veces la velocidad del sonido.

En esta parcela de dudosa moralidad, Estados Unidos quiere ser el Rey. Para ello, sus Fuerzas Armadas han aprobado un presupuesto para 2020 que incluye una ambiciosa partida para la creación y prueba de prototipos de armas hipersónicas, así como acelerar su desarrollo en producción.

Leer más: Estos son los 25 ejércitos más poderosos de todo el mundo

En concreto, el presupuesto del Pentágono para 2020 incluye lo siguiente: "El desarrollo de armas hipersónicas para complicar la detección y defensa de los adversarios: 2.600 millones de dólares"

Según recoge Fox News, en el corto plazo, la Fuerza Aérea ha otorgado varios acuerdos a Lockheed para acelerar el prototipado de un arma hipersónica, llamada "Arma de respuesta al lanzamiento de cohetes lanzada por aire".  De acuerdo a las previsiones del propio ejército norteamericano, esta clase de armas hipersónicas podrían estar operativas en aproximadamente dos años.

Su funcionamiento es aparentemente sencillo: las armas hipersónicas vuelan en trayectoria ascendente hacia la atmósfera antes de usar la velocidad de su descenso para destruir objetivos. Al alcanzar estas velocidades sin igual, los rivales no tendrían tiempo para defenderse contra estos misiles.

La dificultad radica en cómo conseguir que estos misiles se eleven hasta la altura deseada ya que no existen tecnologías de lanzamiento que posibiliten esta clase de armas. Se está trabajando con drones, variaciones de cohetes espaciales y aviones militares especialmente diseñados para llevar esta carga

Te puede interesar