Las pantallas protectoras y las mascarillas con válvulas de exhalación no protegen tan bien como crees contra el COVID-19, según un experimento

Una mujer utiliza una pantalla protectora facial para no contagiarse de COVID-19.
Reuters.
  • Una nueva imagen muestra por qué las pantallas protectoras y las mascarillas con válvulas de exhalación pueden no ser la mejor opción para prevenir la propagación del COVID-19, según ha recogido Science Alert.
  • En este sentido, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) no recomiendan ninguna de estas alternativas a las mascarillas de tela.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una nueva imagen muestra por qué las pantallas protectoras y las mascarillas con válvulas de exhalación pueden no ser la mejor opción para prevenir la propagación del COVID-19, según ha recogido Science Alert.

Si bien es cierto que las pantallas protectoras bloquean inicialmente las gotas de una tos simulada, estas pueden moverse fácilmente por los lados de la visera, según la imagen publicada en la revista Physics of Fluids.

En cuanto a las mascarillas con válvulas de exhalación, las gotas pasan, sin ser filtradas, a través de la válvula, lo que significa que la mascarilla, en teoría, haría poco para obstaculizar la propagación de las gotas potencialmente infecciosas, ha explicado Science Alert.

Sin embargo, existen algunas mascarillas de algodón que sí reducen la propagación de las gotitas.

En este sentido, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) no recomiendan ninguna de estas alternativas a las mascarillas de tela.

"Las pantallas protectoras y las mascarillas con válvulas de exhalación podrían no ser tan eficaces como las mascarillas faciales normales para restringir la propagación de los aerosoles (diminutas partículas virales)", ha destacado el estudio.

Leer más: Los nuevos tests podrían detectar el COVID-19 en 30 minutos

Cada vez más, las personas están recurriendo a las pantallas protectoras o a las mascarillas con válvulas de exhalación porque encuentran estas alternativas más cómodas si se requiere protección durante largos períodos de tiempo.

Además, las pantallas protectoras permiten a la gente mostrar sus expresiones faciales.

No obstante, los CDC no recomiendan su uso debido a la inexistencia de pruebas que demuestren su eficacia.

Mientras tanto, las mascarillas con válvulas de exhalación son utilizadas en las obras de construcción, porque permiten a las personas respirar aire filtrado y exhalar aire caliente y húmedo, pero sin filtrar, según ha recogido Science Alert.

En este sentido, las gotas respiratorias del posible portador continúan siendo expulsadas al aire, por lo que no se recomienda su uso.

"A medida que los estudiantes regresan a las escuelas y universidades, algunos se han preguntado si es mejor usar las pantallas protectoras, ya que son más cómodas y más fáciles de usar durante períodos de tiempo más largos", ha declarado el autor principal del estudio Siddhartha Verma, profesor asistente de la Facultad de ingeniería y ciencias de la computación de la Universidad del Atlántico de Florida.

"¿Pero qué pasa si estos escudos no son tan efectivos? Estarías poniendo a todos en un espacio reducido con gotas que se acumulan con el tiempo, lo que podría conducir potencialmente a infecciones", ha agregado.

Para la construcción de la imagen, los investigadores simularon la tos de un individuo conectando la cabeza de un maniquí a una máquina de niebla —que crea un vapor con agua y glicerina— y usando una bomba para expulsar el vapor a través de la boca del maniquí.

Al principio, la pantalla protectora desvió las gotas hacia el suelo después de una tos. No obstante, pequeñas gotas permanecieron suspendidas en la parte inferior de la careta y luego flotaron alrededor, extendiéndose eventualmente unos 0,9 metros al frente y a los lados del maniquí.

Leer más: Más pesadillas y más vívidas: los investigadores se lanzan a desentrañar cómo está afectando el COVID-19 a tus sueños

En algunos casos, las gotitas se esparcieron hacia atrás en lugar de hacia adelante.

En el caso de la mascarilla con válvula de exhalación, algunas gotitas atravesaron la válvula durante la tos.

De la misma manera, al inicio, esas gotas viajaron hacia el suelo. Pero, a continuación, se dispersaron por toda la zona.

Los investigadores también probaron 2 marcas diferentes de mascarillas quirúrgicas disponibles en el mercado. Y, aunque parecían similares, una marca era eficaz para detener la propagación de los aerosoles mientras que la otra permitía que un gran número de gotas se filtraran a través de la mascarilla.

En este sentido, los expertos demostraron que, aunque algunas mascarillas sean casi idénticas, pueden ser bastante diferentes en términos de calidad, ya que depende del tipo de materiales utilizados para la fabricación de las mismas.

“Incluso las mejores mascarillas tienen algún grado de fuga", han destacado los autores del estudio.

Así, mantener el distanciamiento social continúa siendo fundamental.

LEER TAMBIÉN: Así es el día a día de la empresa pionera de la semana de 4 días en España: más productividad, mayor retención de talento y creando empleo en pleno coronavirus

LEER TAMBIÉN: Los anticuerpos contra el COVID-19 siguen presentes en pacientes recuperados hasta 4 meses después, según un estudio

LEER TAMBIÉN: Revelados los sueldos en Facebook: cuánto ganan sus ingenieros de software, jefes de producto o redactores creativos

VER AHORA: X Smart Business Meeting: expertos del sector analizan los retos y el futuro de la educación y la formación en España

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Medicina
  3. Salud
  4. Enfermedades
  5. Ciencia
  6. Trending