Pasar al contenido principal

El ejercicio físico con frío ayudar a adelgazar y perder peso

Ejercicio físico con frío
Getty Images

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos intentado adelgazar y perder peso. Dependiendo de la época del año nos puede suponer un mayor esfuerzo. Y es que según varios distintos estudios científicos, el frío ayuda a adelgazar y podemos aprovechar las bajas temperaturas del invierno para perder peso.

Nuestro cuerpo tiene distintos tipos de células grasas: los adipocitos blancos, que es la grasa subcutánea que se acumula para almacenar energía; los adipocitos marrones, que son los encargados de mantener la temperatura corporal y producir calor; y los adipocitos beige, cuya función es parecida a la de los marrones pero que además ayudan a eliminar las reservas de grasa blanca. 

Leer más: Qué puedes hacer para perder peso y no es ejercicio físico

Practicar deporte con bajas temperaturas inferiores potencia una mayor quema de calorías y grasas acumuladas debido al esfuerzo extra que debe hacer el organismo para calentarse. Cuando nuestro cuerpo está expuesto a temperaturas por debajo de 10º, se desencadena un mecanismo termogénico que quema la grasa marrón para mantener el calor del organismo, lo que a su vez contribuye a la pérdida de peso.

Se estima que aproximadamente el 60% de la energía que consume el cuerpo humano se dedica exclusivamente a mantener la temperatura corporal. Este porcentaje variará dependiendo de la época del año.

Esto es lo que comprobó un estudio publicado en el Journal of Clinical Investigation en 2012, que analizó el metabolismo del tejido adiposo marrón, señalando que contribuye al gasto de energía durante la exposición al frío y que además este tejido puede quemar otros tipos de adipocitos si se queda sin depósitos de sus células grasas. 

Partiendo de la hipótesis de que el ambiente térmico afecta a la salud humana, y en concreto que el frío puede afectar significativamente nuestro gasto de energía, un estudio de la Universidad de Maastricht de 2014 también revela que la exposición a un frío leve de manera regular puede ser una forma saludable y sostenible para ayudar a las personas a perder peso. En su investigación participó un grupo de personas que pasó dos horas al día a 17ºC durante seis semanas, y observaron una reducción en su grasa corporal.

Ropa sucia en deportes
Pixabay

También descubrieron que al pasar seis horas diarias expuestos a temperaturas frías moderadas durante diez días, los niveles de grasa marrón de los participantes aumentaron.Según los resultados de un estudio de 2017 que tuvo lugar en el oeste de Estados Unidos, donde 53 voluntarios (37 hombres y 16 mujeres) participaron en un programa de entrenamiento al aire libre. Los investigadores observaron que los hombres quemaron un promedio de 4.787 calorías en invierno frente a 3.833 en primavera, y en las mujeres el consumo calórico fue de 3.880 en invierno y de 3.081 en primavera. 

Por otra parte, la práctica de deporte al aire libre durante el invierno también conduce a una mejor condición física y refuerzo del sistema inmune, incrementando el número de leucocitos, células responsables de combatir los agentes patógenos" comenta Miguel Ángel Rodríguez, director de Salud de Zagros Sports La Moraleja (Madrid) para El Mundo. Además, según recientes estudios, reduce las probabilidades "de sufrir gripe hasta en un 30%".

Entrenar en estas condiciones repercute también en un aumento del rendimiento. "Todas las cualidades se ven mejoradas gracias al esfuerzo extra de adaptación del organismo. Se acelera el desarrollo del fondo físico, siendo más notable el incremento de la resistencia cardiaca, la capacidad pulmonar o los litros totales de sangre".

Te puede interesar