Pasar al contenido principal

Todo lo que debes saber antes de ver el debate a 5 de las elecciones generales

Candidatos elecciones generales 10 noviembre
Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (Ciudadanos), Pablo Casado (PP), Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y Santiago Abascal (Vox). Business Insider España / Reuters

Este lunes 4 de noviembre se celebra el único debate que se celebrará en esta campaña electoral entre lo cinco principales líderes nacionales que concurren a las elecciones del 10 de noviembre.

Organizado por la Academia de la Televisión, contará, por tanto, con la presencia de Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Ciudadanos), Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y Santiago Abascal (Vox) que tendrá lugar en el Pabellón de Cristal de Ifema.

El debate a cinco será emitido en directo por RTVE, aunque se distribuirá la señal a todas aquellas cadenas interesadas, y contará con Ana Blanco y Vicente Vallés como moderadores, tal y como ha dado a conocer la propia cadena en su página web. Está previsto que comience a partir de las 22.00 horas.

Controversia con las fechas

Durante las pasadas elecciones del 28-A, los problemas con la elección del día terminaron con la celebración, por primera vez en nuestra historia, de dos debates consecutivos con los principales candidatos a la presidencia. Uno el 22 de abril en RTVE y otro el 23 de abril organizado por Atresmedia.

Todo se debió a que Pedro Sánchez anunció su intención de participar únicamente en un debate en RTVE el día 23 de abril, fecha que los otros candidatos, Pablo Casado (PP), Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos), ya habían cerrado, en ese momento, con Atresmedia. Finalmente el candidato socialista y presidente del Gobierno aceptó mantener los dos encuentros.

Y una vez más, para esta ocasión, la celebración del debate el 4 de noviembre tampoco ha estado libre de polémica.

Leer más: Este es el precio que ha pagado cada ciudadano español por las últimas 3 elecciones generales

Esta ha sido la única fecha dispuesta a aceptar por por parte del PSOE. Algo que ha sido criticado desde el PP, que pedía celebrar el encuentro una vez conocidas las cifras del paro, que serán publicadas al día siguiente, el 5 de noviembre.

Finalmente los populares aceptaban la fecha, alegando que "por encima de todo, están los intereses de los ciudadanos que merecen, al menos, un debate".

Novedades del debate

Este 4 de noviembre será la primera vez que Santiago Abascal participe en un debate entre los principales candidatos a la presidencia. Lo que hace que a su vez también sea el primer encuentro de este tipo entre 5 partidos.

Aunque el líder de Vox estuvo cerca de formar parte del encuentro organizado para el 28-A. Y es que para el pasado debate de las generales Abascal fue en un primer momento invitado, producto del protagonismo que su formación adquiría durante los pasados comicios.

Finalmente no pudo ser así, ya que  la Junta Electoral impidió la asistencia de Santiago Abascal debido a que por aquel entonces su partido no contaba con representación parlamentaria en las Cortes.

Quien sí quedará fuera esta vez del debate es Iñigo Errejón, ya que para las elecciones del 10-N Más Madrid (como ocurrió con Vox, entonces), no cuenta todavía con escaños para ello.

Leer más: Quiénes están detrás de las empresas que realizan las encuestas y sondeos electorales en España

Estructura y bloques del debate

El debate con los principales candidatos a la presidencia seguirá la misma estructura del organizado en 2016. Se estructurará en cinco bloques temáticos, de 25 minutos de duración cada uno, que serán abiertos por cada uno de los candidatos.

Los distintos bloques que conformarán el encuentro serán: cohesión territorial, economía, problemas sociales e igualdad, temas internacionales y calidad democrática.

Se deja a un lado así, el bloque de pactos postelectorales, que sí formó parte del debate del pasado 22 de abril de RTVE.

Además, habrá una intervención de apertura y un minuto de oro, según daba a conocer María Casado, presidenta de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión en declaraciones recogidas por Europa Press.

Turno de palabra

El orden en el que hablarán cada uno de los candidatos ha sido escogido por sorteo.

Así, el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, será el encargado de abrir y cerrar el debate, tal y como daba a conocer la presidenta de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión, en rueda de prensa. Tras su minuto inicial de apertura, será el turno de Albert Rivera, seguido de Santiago Abascal, Pedro Sánchez y Pablo Casado.

Asimismo el turno de apertura de cada uno de los bloques en los que se dividirá el debate también ha sido escogido vía sorteo.

De esta forma ha quedado establecido que el presidente en funciones Pedro Sánchez sea el encargado de abrir el primer bloque sobre cohesión de España, Pablo Iglesias abrirá el segundo centrado en política económica, mientras que Albert Rivera abrirá el tercero sobre políticas sociales e igualdad, Pablo Casado lo hará con el dedicado a calidad democrática y Santiago Abascal iniciará el último bloque relativo a la política internacional.

Su disposición en el plató también ha sido sometida a sorteo. Como informaba la Academia de Televisión, los cinco candidatos se situarán detrás de un atril y su disposición será, de izquierda a derecha, Casado, Sánchez, Abascal, Iglesias y Rivera.

La llegada de los candidatos al Palacio de Cristal también ha sido fijada en orden de menor a mayor representación parlamentaria y con un intervalo de 10 minutos entre cada llegada, con la primera aparición estimada en torno a las 20:30 horas.

Cataluña, centro del debate político

La sentencia del procés y los altercados ocurridos, especialmente en Barcelona, tras conocerse las penas de cárceles de los acusados, han devuelto Cataluña al centro de la agenda política.

Es de esperar, por tanto, que el asunto catalán ocupe un lugar destacado dentro del debate entre los candidatos a la Moncloa. 

A este respecto el partido socialista es uno de los que recientemente más ha dado que hablar, por ciertos "giros" que han llamado la atención en lo relativo a su política territorial.

En un primer momento el programa electoral del PSOE para las elecciones del 10 de noviembre, que el partido cerraba el miércoles 30 de octubre, se abandonaba todo lo relativo a conceptos como los de "plurinacionalidad" o  “reconocimiento de las singularidades” presentes en la campaña para los comicios de abril.

Así lo daba a conocer eldiario.es con la publicación de un borrador del texto en el que se dejaban fuera referencias a la idea de federalismo tales como la Declaración de Barcelona y  la Declaración de Granada.

Tras la reclamación del PSC, finalmente el texto ha terminado por incluir estas menciones.

Leer más: Más de 800.000 personas han solicitado no recibir propaganda electoral: comprueba cuál ha sido la cifra en tu provincia

En cuanto al problema derivado de la situación excepcional que se vive estos días en Cataluña, entre los 35 compromisos sociales propuestos por los socialistas, la postura del PSOE pasa por apostar por la vía del diálogo.

"Abordaremos el conflicto de convivencia en Cataluña impulsando el diálogo entre catalanes y también entre el Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña, siempre dentro de la Constitución" apuntan los socialistas.

Unidas Podemos es otro de los partidos que también apoya el camino de la conversación como vía de solución ante el conflicto catalán.  Pero no se quedan solo en esto. De acuerdo a lo propuesto por la formación morada en su extenso programa para el 10-Nel partido apostará "por un referéndum pactado en el que Podemos defenderá un nuevo encaje para Cataluña en España"

El resto de formaciones, en cambio, se desmarcan ampliamente de la postura del diálogo.

Según recoge el PP en su programa electoral, (que hasta la fecha no es distinto de los pasados comicios), "frente al secesionismo solo cabe la aplicación de la ley, la fortaleza del Estado de Derecho y la utilización de los mecanismos constitucionales que nos dimos entre todos". 

Por ello prometen, reformar el Código Penal "para volver a tipificar como delito la convocatoria de referéndum ilegal y reformaremos la Ley del Indulto para prohibirlo en los casos de delitos de rebelión y sedición", indican entre sus medidas.

El artículo 155 es directamente citado por el programa de Ciudadanos. 

"Plantearemos la aplicación del artículo 155 de forma inmediata para garantizar la convivencia en Cataluña, la neutralidad de los espacios públicos y el acatamiento de la Constitución por parte de la Generalitat hasta asegurar el restablecimiento de la Constitución en Cataluña", aseguran.

La postura más radical, llega como era de esperar desde VOX. 

Entre sus 100 medidas para España propuestas, la formación de extrema derecha promete la "suspensión de la autonomía catalana hasta la derrota sin paliativos del golpismo y la depuración de responsabilidades civiles y penales".

El partido de Abascal además deja claro que su intención pasa por la búsqueda de un solo gobierno y parlamento, para lo cual se promoverá la "devolución inmediata al Estado de las competencias de Educación, Sanidad, Seguridad y Justicia limitando en todo lo posible la capacidad legislativa autonómica".

Encuestas

Los líderes políticos de los principales partido llegarán al debate tras la publicación del último gran sondeo que ha preparado el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) antes de los comicios.

Según los resultados presentados por este, el PSOE obtendría entre 133 y 150 escaños tras las elecciones generales del 10-N, obteniendo nuevamente mayoría simple como en los resultados de abril.

A este le seguirá el PP, que también crece hasta una horquilla de entre 74 y 81 parlamentarios, respecto de los 66 obtenidos en abril. El partido que más sufriría sería Ciudadanos, ya que según el CIS, pasaría de los 57 diputados de abril a conseguir entre 27 y 35 parlamentarios. 

Por su parte, Unidas Podemos sumaría entre  37 y 45 diputados, no lejos de los 42 obtenidos en abril, mientras que Vox ontendría entre 14 y 21.

Unas estimaciones sobre las que las críticas no se hacían esperar.

"La peor estimación del CIS en toda su historia". "No cuadra ningún partido", señalaba en Twitter Narciso Michavila, sociólogo y presidente de GAD3.

Por su parte Iñigo Errejón al que el macrobarómetro otorga entre 1 y 2 diputados afirmaba "Por desgracia, para nadie en España es una sorpresa que este CIS parezca hecho a la medida de Pedro Sánchez. No es que nazca viejo, es absolutamente disparatado."

Leer más: Esto es todo lo que se sabe de las misteriosas campañas que piden en Facebook y con carteles en la calle la abstención a los votantes de PSOE y Podemos

Hay que señalar que el último macrobarómetro del CIS se realizó entre el 21 de septiembre y el 13 de octubre, por lo cual no recoge la sentencia del procés del Tribunal Supremo —por el que se condenaba a penas de entre 9 y 13 años de cárcel a varios de los acusados— , tampoco los subsiguientes altercados en Cataluña o la exhumación de Franco.

Si bien no de manera tan abrumadora, el resto de encuestas realizadas durante la última semana de octubre también otorgan la mayoría al PSOE.

Como recoge un análisis elaborado por Europa Press sobre todas las encuestas realizadas hasta la fecha, la media de estos resultados otorga el 26,6% de los votos al partido de Pedro Sánchez, mientras que el PP como segunda fuerza lograría el 21,8% de los votos.

A este le seguirían Unidas Podemos con el 12,7% y Vox que con el 12,6% de los votos se colocaría como cuarta fuerza política. El mayor batacazo es para Ciudadanos que con el 9% caería hasta la quinta posición tras conseguir colocarse en la tercera en abril.

Polémica

Pedro Sánchez se enfrentará al resto de candidatos en el debate protagonizando uno de los momentos quizás controvertidos de la campaña para el 10-N. 

Se trata del expediente sancionador abierto por la Junta Electoral Cental al presidente de Gobierno en funciones. El motivo se debe a una entrevista concedida en La Sexta al día siguiente de la exhumación del dictador Francisco Franco y publicada posteriormente en la web de Moncloa.

El organismo regulador entiende que con ello Sánchez ha vulnerado el artículo 53 de la Ley Electoral por el cual se prohíbe la propaganda electoral desde la convocatoria de comicios hasta el inicio de la campaña.

Asimismo la Junta Electoral Central ha abierto otro proceso sancionador contra la ministra Isabel Celaá al considerar electoralista las valoraciones de los resultados de la última Encuesta de Población Activa (EPA) comentados por Celaá en el último Consejo de Ministros sin haber sido preguntada previamente por los periodistas.

Todo lo que debes saber sobre las Elecciones Generales del 10-N

Y además