Pasar al contenido principal

Quién se encarga de la gestión del recuento de los votos en las elecciones generales

Un trabajador de Correos en una mesa electoral
REUTERS/Andrea Comas
  • Indra no es la encargada de contar los votos, sino que transmite los datos provisionales enviados por las empresas.
  • Hasta las generales de 2015, Indra había gestionado todos los procesos electorales desde 1978, pero entonces irrumpió Scytl, que logró arrebatarle el concurso.
  • Para las elecciones del 10 de noviembre, el Ministerio de Interior adjudicó a Indra la gestión sin concurso y por procedimiento de emergencia con un contrato de 5.964.530 euros.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Una vez se cierren las urnas a las 20:00 de este domingo 10 de noviembre, se depositarán las papeletas de los votantes por correo y pasarán a votar los miembros de las mesas electorales

A continuación, se dará por cerrada la mesa electoral y comenzará el proceso de escrutinio. Este recuento de votos es de carácter público por lo que cualquier ciudadano puede estar presente mientras que el presidente de la mesa saca uno a uno los sobres de la urna, los lee en voz alta y se lo muestra a los vocales, apoderados e interventores. 

Leer más: 6 aplicaciones y webs que te ayudarán a decidir tu voto en las próximas elecciones generales del 10 de noviembre

La Mesa Electoral es la encargada de comparar el total de las papeletas con el de votantes que han ejercido su derecho a voto y, tras esto, se procede a destruir las papeletas (salvo las no válidas o que hayan sido objeto de reclamación, las cuales se archivan junto al acta).

Con los resultados obtenidos (que son provisionales) se elabora un acta de escrutinio que se hace inmediatamente pública en la puerta del local y son enviados de manera telemática al centro de datos de la empresa que haya ganado la licitación, donde se retransmiten a los medios de comunicación, se actualizan en la página web electoral y son los resultados sobre los que los partidos realizan sus valoraciones al acabar la noche tras comparar su datos con los de las actas para detectar irregularidades. De nuevo, estos no son los datos definitivos.  

La empresa adjudicataria, en este caso ha sido Indra, no es la encargada de contar los votos, sino que transmite los datos provisionales enviados por las empresas. Los definitivos se conocen en un acto público tres días después de la votación, cuando se produce el escrutinio general, como establece el artículo 103 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral, la LOREG. Aquí se suman los resultados provisionales que figuran en las copias de las actas y se añaden los votos de los residentes en el extranjero (CERA), lo que ha dado lugar a confusiones en algunas ocasiones.

La adjudicación de Indra ha sido sin concurso

Hasta las generales de 2015, Indra había gestionado todos los procesos electorales 1978, pero entonces irrumpió Scytl, que logró arrebatar el concurso a Indra.

Indra fue la encargada del escrutinio del 28 de abril por 7,4 millones de euros, pero Scytl fue la escogida para las Municipales y Europeas del 26 de mayo. Si bien se partía de un presupuesto de 12 millones sin IVA, la pyme barcelonesa propuso hacerlo por 7,24 millones de euros. Una rebaja de hasta un 19,5% menos que lo presupuestado por Indra y que le valió para que Interior la escogiese.

Para las elecciones del 10 de noviembre, el Ministerio de Interior decidió que la gestión del recuento electoral y la difusión de los datos también fuese cosa de Indra, como adelantó La Información, esta vez con un contrato de 5.964.530 euros (sin IVA).

La compañía que preside Fernando Abril Martorell ha sido la elegida frente a Scytl, en una adjudicación se ha realizado por el procedimiento de emergencia y, por tanto, sin concurso.  Según explican desde el Gobierno, esto es posible por una disposición que permite la Ley Electoral cuando no ha sido posible la formación de un Ejecutivo. 

El departamento de Grande-Marlaska decidió adjudicar todos los contratos de las elecciones a las mismas compañías que lo hicieron en las pasadas elecciones generales. Uno de los aspectos que han pesado en esta decisión ha sido la experiencia de Indra en las últimas décadas, algunos con escaso margen para su preparación, como es ahora el caso.

Leer más: Este es el precio que ha pagado cada ciudadano español por las últimas 3 elecciones generales

Otra de las razones es que el Ministerio de Interior quiere evitar las polémicas que hubo tras los problemas derivados por la gestión de Scytl en las municipales y autonómicas del 26 de mayo, cuando los resultados de la web no coincidían con el escrutinio real tanto en los simulacros como en la celebración de los comicios, lo que generó críticas y llevaron a Marlaska a montar una reunión de urgencia para pedir explicaciones.

La explicación de Scytl es que no se produjo ningún fallo, sino que hubo dos criterios distintos en el mostrado de esos números en las elecciones municipales. La crisis por estos fallos golpeó a Scytl tras años de pelea por salir adelante. 

Toda la cobertura de Business Insider sobre las Elecciones Generales del 10-N

Y además