Pasar al contenido principal

Elecciones en Italia: cinco posibles escenarios para el día después

Silvio Berlusconi, Giorgia Meloni y Matteo Salvini
Nella foto Silvio Berlusconi, Giorgia Meloni y Matteo Salvini Flavio Lo Scalzo / AGF

Italia vota este domingo en unas de las elecciones más inciertas que recuerda el país en muchos años.

La ley electoral proporcional - aprobada a finales de 2017 - va disfrazada de sistema mayoritario. La ilusión de poder elegir al mejor candidato se desvanece con la obligación de vincularlo a las listas que lo apoyan y, en consecuencia, a los nominados por los partidos. De los 630 escaños de la Cámara, sólo 232 se elegirán por mayoría; en el Senado, 116 del total de 232. Los demás se distribuirán sobre la base de votaciones a las listas individuales. El sistema no prevé ninguna Prima de Gobernabilidad - la forma de representación proporcional que utiliza el país - y abre camino a todo tipo de hipótesis.

Por ejemplo: puede suceder que el partido más votado a nivel nacional no obtenga la mayoría de escaños. Sin embargo, para gobernar son necesarios el 40% de los votos y la victoria de las circunscripciones uninominales: de lo contrario, no se alcanza la mayoría.

Por otra parte, el sistema favorece a las coaliciones por encima de los partidos que van solos: si dentro de una coalición una o más listas no superan el 1,1% del consenso sin llegar al 3%, los votos se distribuyen entre el resto de partidos de la misma.

Éstos son los posibles escenarios que se cuestionan los analistas y mercados financieros.

1. El Movimiento 5 Estrellas se acerca al 40% (y las encuestas suelen apuntar por lo bajo) y gana la mitad de las circunscripciones uninominales. Luigi Di Maio tendría una estrecha mayoría, pero con la restricción del mandato debería poder obtener los votos necesarios para formar nuevo gobierno. Este es el programa del M5.

Sin embargo, las posibilidades de que se produzca un auge electoral tan fuerte son escasas.

Luigi Di Maio
Luigi Di Maio, del Movimiento 5 Estrellas

 

2. Es más fácil que el M5 se convierta en el primer partido pero no llene las circunscripciones uninominales, especialmente en el norte. Di Maio ya ha declarado que está listo para hablar con quien esté dispuesto a suscribirse a su programa. 

Es casi imposible una alianza con Forza Italia y el Partido Democrático (PD). Es más probable que haya una alianza con la Liga Fratelli de Italia o con Libres e Iguales (Leu), también porque Pierluigi Bersani nunca ha roto con el Movimiento 5 Estrellas. El problema está en los números: los parlamentarios podrían ser no suficientes para formar gobierno.

Sin embargo, no les faltan puntos en común. Están en poner fin a las políticas de austeridad, en superar la Ley Fornero, aumentar las pensiones mínimas y enmendar la Ley de Empleo con la vuelta del Artículo 18. El acuerdo está también en la lucha contra la evasión fiscal mediante la comprobación cruzada de bases de datos. Una vez se aprobaran varias leyes, incluida la electoral, se volvería a votar. A menos que el acuerdo del gobierno - o más bien, el contrato "a la alemana", como lo llama Di Maio - no incluya al Partido Democrático: en ese sentido, el obstáculo sería Matteo Renzi, pero el Movimiento 5 Estrellas confía en que la derrota del ex primer ministro pueda significar un paso atrás (a cambio, quizá, de la presidencia del Senado).

Luigi Bersani
Pier Luigi Bersani, invitado de la noche Giuseppe Nicoloro / AGF

3. En las últimas encuestas, la coalición de centro-derecha se adelantaba con firmeza.

El acuerdo entre Forza Italia, la Liga Norte y la Liga Fratelli prevé que el primer partido designe al Presidente del Consejo de Ministros: la contienda está entre Antonio Tajani - designado por Silvio Berlusconi - y Matteo Salvini.

Para obtener una mayoría sólida, la coalición debe superar el 38% de los votos y ganar muchos de los escaños uninominales, aún inciertos. La historia entre la Liga Fratelli y la Liga Norte es una historia de amor-odio. Si el programa de Salvini es claro (léelo aquí), el de Berlusconi está más amortiguado. Pero hay muchas divergencias, empezando por Europa: la Liga está dispuesta a salir del euro, Fratelli no.

Ambos coinciden en políticas expansivas, pero el impuesto plano de Berlusconi es del 23% y el de Salvini del 15%. También es necesario saber cómo se financiará. Y ambos coinciden en la "defensa de la familia tradicional".

Un gobierno así puede aguantar toda la legislatura, pero las experiencias anteriores han estado marcadas por el estancamiento y el imprudente aumento de la deuda pública.

Silvio Berlusconi, Giorgia Meloni y Matteo Salvini
Nella foto Silvio Berlusconi, Giorgia Meloni y Matteo Salvini Flavio Lo Scalzo / AGF

 

4. La posibilidad de que la centro-izquierda sea la primera coalición del Parlamento es remota.

El objetivo de Renzi es que PD sea el primer partido en número de escaños: un resultado difícil pero que permitiría al ex Primer Ministro actuar como aguja para la balanza. En el escenario actual, los demócratas pueden aspirar a la formación de un nuevo gobierno de acuerdos, pero el programa de PD (aquí) está lejos de posibles aliados.

Con Forza Italia podría encontrarse algún punto de contacto con el apoyo de la familia, pero PD y Fratelli difícilmente alcanzarían los números para gobernar juntos. En el Parlamento hay voluntad de apoyar a Gentiloni, pero pocos están dispuestos a garantizar los votos necesarios para un nuevo gobierno de Matteo Renzi.

Matteo Renzi
Matteo Renzi PIZZOLI/AFP/Getty Images

5. Gobierno del Presidente. A falta de una clara mayoría, el Presidente de la República, Sergio Mattarella, aguarda la elección de los nuevos presidentes de la Cámara y el Senado para entender qué acuerdos puede haber dos semanas después de la votación (la primera sesión está prevista para el 23 de marzo).

Si las dos ramas del Parlamento expresan una mayoría similar, Mattarella podría confiar al nuevo Presidente del Senado la creación de un gobierno objetivo que aprobaría una nueva ley electoral y varias leyes presupuestarias para 2019.

En ese caso, los italianos volverían a las urnas doce meses después.

Sergio Mattarella
El presidente de la República, Sergio Mattarella, podría indicar al nuevo primer ministro Agf

Te puede interesar

Lo más popular