Elon Musk, acusado por un inversor de Tesla de usar información privilegada para ganar 7.500 millones de dólares

Lloyd Lee
| Traducido por: 
Elon Musk

ALAIN JOCARD/Getty Images

  • El CEO habría ocultado información, afirmando que la empresa cumpliría con los objetivos del trimestre cuando sabía que era imposible.
  • Gracias a ello, Musk ganó un 55% más en la venta de acciones a finales de 2022.

¿Elon Musk utiliza información privilegiada para vender las acciones de Tesla más caras? De esto es de lo que le acusa un inversor de la empresa, concretamente de la venta de acciones por valor de 7.500 millones de dólares (6.900 millones de euros) en 2022, según una demanda presentada esta semana en el Tribunal de Delaware.

El inversor es Michael Perry, quien alegó en su demanda que el CEO sabía que Tesla no cumpliría con las expectativas de entrega de vehículos marcadas para el cuarto trimestre de ese año. Pese a ello,  vendió acciones de Tesla por valor de 7.530.113.926 dólares en noviembre y diciembre de 2022, antes de que el informe financiero se hiciera público en enero de 2023.

La denuncia señala que con estas operaciones de Musk habría ganado un 55% menos si se hubieran hecho después de entregar los resultados del trimestre a los accionistas.

"El beneficio de Musk por sus ventas de noviembre y diciembre fueron de aproximadamente 3.000 millones de dólares (2.760 millones de euros) según el precio de cierre del 3 de enero de 2023 de 108,10 dólares por acción", alega la demanda.

Perry denuncia que Elon Musk debió haber tenido acceso a una información sobre su empresa que todavía no tenía el resto, lo que llevó a la venta de sus acciones. 

Además, recoge declaraciones que Musk hizo más tarde en una conferencia telefónica sobre resultados de 2023, durante la cual el CEO expresó que la compañía tiene una "actualización diaria en tiempo real de cuántos vehículos se ordenaron el día anterior, cuántos se produjeron ayer" y que los datos "no tienen latencia" ni retrasos. Lo cual demuestra su conocimiento sobre la situación.

A su vez, en la denuncia alegaba que "un cambio en la logística de producción y entrega de Tesla" en ese momento debería haber hecho más probable que Musk tuviera acceso a información material no pública sobre las cifras de producción y entrega en el cuarto trimestre.

El inversor también lo acusa de engañar a los accionistas sobre los objetivos para el cuarto trimestre de ese año en una conferencia telefónica sobre resultados de octubre de 2022. 

"El cuarto trimestre pinta extremadamente bien. Tenemos una gran demanda para el cuarto trimestre y esperamos vender todos los automóviles que fabricamos en un futuro tan lejano como podamos ver", decía entonces Musk en la llamada.

 ¿Sufrirá Musk un Larry Ellison?

Este movimiento abre la posibilidad a que los accionistas pueden iniciar una demanda derivada contra los directores de una empresa si creen que se ha producido un incumplimiento del deber.

Algo similar ocurrió en 2001, cuando Larry Ellison, entonces CEO de Oracle, fue acusado de vender acciones por valor de casi 900 millones de dólares (828 millones de euros) antes de que su empresa revelara que no cumpliría con las expectativas.

Entonces, Ellison llegó a un acuerdo para pagar 100 millones de dólares (92 millones de euros) a organizaciones benéficas.

James Park, experto en regulación de valores de la Universidad de California en Los Ángeles, explica a Business Insider que estas demandas son frecuentes, pero a menudo se desestiman en una etapa temprana del proceso.

"En algunos casos, como el de Ellison, los tribunales se niegan a desestimar el caso y entonces hay un incentivo para llegar a un acuerdo en lugar de arriesgarse a juicio", señala.

En realidad, no es la primera vez que acusan a Musk de hacer uso de información privilegiada. Ya el año pasado, un grupo de inversores presentó una demanda colectiva contra el multimillonario, acusándolo de manipular el precio de Dogecoin, la criptomoneda blasonada por Shiba Inu.

La demanda, presentada en junio de 2023, sigue en curso. Por otro lado, Musk está luchando por retener un paquete salarial de 55.000 millones de dólares después de que la jueza de Delaware Kathaleen McCormick anulara el último acuerdo. 

McCormick, descrita por un amigo como "inquebrantable" y con un historial de ponerse del lado de los vendedores en adquisiciones de empresas, será quien revise la demanda de Perry.

El fallo de McCormick ha provocado que Musk se enfade y esté intentando llevarse a Tesla de Delaware a Texas.

Desde que se hundió el paquete salarial, los fondos de inversión, los accionistas y una firma de asesoría de poderes también han instado a los inversores de Tesla a votar en contra de restablecer el acuerdo de Musk.

Los inversores se reunirán el próximo 13 de junio para votar sobre el paquete salarial y la propuesta para trasladar Tesla a Texas.

Ni los abogados de Perry ni los de Musk han querido dar declaraciones de Business Insider.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.