Elon Musk está dispuesto a viajar a una zona con radiación alta y "comer comida cultivada localmente en TV": así responde a las críticas por pedir un impulso de la energía nuclear en Europa

Cartel de un refugio nuclear en un edificio residencial de Brooklyn en Nueva York (Estados Unidos).
Cartel de un refugio nuclear en un edificio residencial de Brooklyn en Nueva York (Estados Unidos).

Epics/Getty Images

El CEO de Tesla, Elon Musk, hizo un llamamiento el domingo a través de su cuenta de Twitter para que los países europeos generasen más energía nuclear frente a los riesgos de una escasez de gas por la guerra en Ucrania.

"Es extremadamente obvio que Europa debería reiniciar las centrales nucleares que no están operativas e incrementar el rendimiento de las ya existentes", afirmó el magnate estadounidense.

La publicación, que en la actualidad roza los 45.000 retuits, le ha granjeado a Musk una buena cantidad de críticas de la comunidad de usuarios de Twitter.

"Hasta que una no se gestiona correctamente y se filtra a todas partes. Ese es el riesgo de que haya más centrales", aseguró el fundador de Edge Consulting Group, Jim Osman.

Musk, sin embargo, ha denunciado que la noción general de riesgos de radiación de la mayoría de personas está equivocada, y propuso un desafío a sus críticos.

"Para aquellos que piensan (incorrectamente) que esto supone riesgos de radiación: elegid el peor lugar que podáis pensar. Viajaré allí y comeré comida producida localmente delante de la televisión", ha desafiado el ejecutivo.

Asimismo, Musk ha asegurado que viajó a Fukushima pocos meses después del accidente nuclear de la central japonesa en el año 2011.

El magnate estadounidense visitó Fukushima en julio de 2011, según un comunicado de Solar City, compañía adquirida por Tesla en 2016. Medios como el japonés Asahi Shinbum también informaron del viaje.

Business Insider no ha podido verificar si Musk realmente comió comida producida localmente durante su viaje de 2011, tal y como el CEO de Tesla ha asegurado.

En la historia se han producido dos catástrofes nucleares: en Chernóbil, en 1986 en la antigua URSS, y en Fukushima en 2011. En el primer caso, los trabajadores de emergencia y los niños sufrieron efectos de salud severos por la radiación.

Según un informe de Naciones Unidas publicado en el pasado año 2021, "la gran mayoría de la población no debe temer consecuencias de salud serias" por los efectos de la radiación.

Otra investigación de la ONU publicada en 2021 observó que no había encontrado "ningún efecto de salud adverso" en los residentes en Fukushima relacionado con la exposición a radiación tras el accidente de 2011.

Los terminales Starlink prometidos por Elon Musk llegan a Ucrania para garantizar el servicio de internet por satélite

El llamamiento de Musk para que aumente la producción de energía nuclear en Europa llega 2 días después de que pidiera más extracciones de gas y petróleo para combatir la caída de suministros de Rusia.

Las exportaciones de petróleo de Rusia se han reducido en un tercio debido a las sanciones de los países occidentales contra Rusia por su invasión de Ucrania, como ha recogido el medio especializado Energy Intelligence.

Aunque las sanciones no se centran específicamente en las exportaciones de petróleo y gas de Rusia, sí ha habido una reticencia general de los compradores a arriesgarse a aceptar cargas procedentes de Rusia, ha informado el portal.

La situación derivada del conflicto ruso ha llevado a que países como España vivan este martes su máximo histórico en el precio de la electricidad: 544,98 euros/MWh, más de 100 euros por encima del coste del lunes (442,54).

"Odio decirlo, pero necesitamos incrementar las extracciones de gas y petróleo inmediatamente", defendió Musk en su tuit del pasado viernes. "Los tiempos extraordinarios requieren medidas extraordinarias", añadió.

Otros artículos interesantes:

11 situaciones extrañas que ocurrieron tras la catástrofe nuclear de Chernóbil

La energía nuclear como solución al cambio climático

El adolescente famoso por rastrear el avión privado de Musk tiene un nuevo objetivo: los oligarcas rusos

Te recomendamos