Pasar al contenido principal

Elon Musk presiona a sus empleados para salvar la producción de Tesla y evitar la quiebra de la empresa

Elon Musk, CEO de Tesla
El CEO de Tesla, Elon Musk Reuters
  • El CEO de Tesla, Elon Musk, insta a sus empleados a "ponerse al día" para hacer frente a "una gran cantidad de entregas de vehículos que nos permitan alcanzar un trimestre exitoso".
  • Es el segundo correo electrónico polémico que Musk envía a su plantilla en los últimos días, tras otro en el que admitía que Tesla se quedará sin dinero en 10 meses si no implementan cambios radicales.
  • Elon Musk también comenzará a realizar llamadas a los equipos de entrega en todo el mundo cada dos días para saber "lo que se necesita para acelerar nuestra tasa de envíos".
  • Puedes leer otras noticias en Business Insider España

Hace apenas unos días, Elon Musk protagonizaba un nuevo hito en su espiral de polémicas y sucesos inauditos al enviar un correo electrónico a sus trabajadores en el que admitía que Tesla se quedará sin dinero en 10 meses si no implementan cambios radicales. Todo ello después de haber captado 2.400 millones de dólares y de haber despedido a cerca del 8% de su personal en marzo con el fin reducir costes,

Pues bien, parece que la solución del bueno de Musk para lograr poner fin a la sangría de Tesla no es otra que presionar a los empleados que le quedan para que trabajen más y, así, poder llegar a los objetivos de entrega de vehículos para este trimestre.

En un nuevo correo a su plantilla, publicado por el portal Electrek, el CEO de Tesla insta a sus empleados a "ponerse al día" para hacer frente a "una gran cantidad de entregas de vehículos que nos permitan alcanzar un trimestre exitoso". Musk no detalla, eso sí, cómo quiere que sus empleados produzcan más, a sabiendas ya de las críticas que recibió en el pasado por las condiciones inhumanas a las que sometía a los operarios de sus fábricas.

Leer más: Elon Musk dice en un correo electrónico a sus trabajadores que Tesla se quedará sin dinero en 10 meses si no implementan cambios radicales

Recordemos que, en el pasado, Musk fue duramente criticado por sus propios empleados debido a la situación que se vivía en la fábrica de Fremont. Allí se sucedían episodios dramáticos, como incendios y amputaciones, pero también se imponían protocolos de dudosa moralidad, como alargar los turnos de trabajo a base de bebidas energéticas (sus empleados llegaron a acuñar el concepto de "mirada de Tesla" para las personas que se comportaban como zombies debido a ese ritmo de vida) u obligar a los trabajadores a caminar a través de aguas residuales sin tratar, que se habían derramado en la fábrica. Todo con tal de “mantener la línea en funcionamiento”.

En estos momentos, Tesla está tratando de alcanzar un nuevo hito de producción, superando los 90.700 modelos que logró enviar a sus clientes en el último trimestre de 2018. Para ello, y en el marco de esta presión adicional que Elon Musk quiere imponer en su compañía, el CEO comenzará a realizar llamadas a los equipos de entrega en todo el mundo cada dos días para saber "lo que se necesita para acelerar nuestra tasa de envíos".

Y además