Los empleados de Google admiten en una demanda que la empresa ha hecho casi imposible que los usuarios mantengan su ubicación privada

Edificio de oficinas de Google en Nueva York. Reuters
Edificio de oficinas de Google en Nueva York. Reuters

Jeenah Moon/Reuters

  • Google ha hecho casi imposible que los usuarios mantengan su ubicación privada, según recientes documentos judiciales sin editar.
  • Incluso los ejecutivos y empleados de Google encargados de los datos de localización estaban confundidos sobre el funcionamiento de la configuración de privacidad.
  • Google fue demandado el año pasado por el fiscal general de Arizona (EEUU) por sus prácticas de recopilación de datos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Nuevos documentos no editados en una demanda contra Google revelan que los propios ejecutivos e ingenieros de la compañía sabían lo difícil que era para los usuarios de smartphones mantener sus datos de localización privados.

Según los documentos, Google siguió recopilando datos de localización incluso cuando los usuarios habían desactivado varias configuraciones para compartir la ubicación, hizo que las configuraciones de privacidad más populares fueran más difíciles de encontrar, e incluso presionó a LG y a otros fabricantes de teléfonos para que ocultaran las configuraciones precisamente porque a los usuarios les gustaban.

Jack Menzel, un antiguo vicepresidente que supervisa Google Maps, ha admitido durante una declaración que la única forma en que Google no podría averiguar la ubicación de la casa y el trabajo de un usuario es si esa persona despistara intencionadamente a la compañía estableciendo sus direcciones de casa y trabajo como otras ubicaciones aleatorias.

Jen Chai, un alto directivo de productos de Google a cargo de los servicios de localización, no sabía cómo interactuaba la compleja red de configuraciones de privacidad de la empresa, de acuerdo con los documentos.

Google y LG no han respondido a las solicitudes de comentarios para esta noticia.

Los documentos forman parte de una demanda interpuesta contra Google por la oficina del fiscal general de Arizona (Estados Unidos) el año pasado, que acusó a la empresa de recopilar ilegalmente datos de localización de los usuarios de smartphones incluso después de que estos optaran por no hacerlo.

Un juez ha ordenado la semana pasada que no se editaran nuevas secciones de los documentos, en respuesta a una solicitud de los grupos comerciales Digital Content Next y News Media Alliance, que argumentaron que era de interés público conocerlos y que Google estaba utilizando sus recursos legales para suprimir el escrutinio de sus prácticas de recopilación de datos.

Las versiones no selladas de los documentos dibujan un panorama aún más detallado de cómo Google ha ocultado sus técnicas de recopilación de datos, confundiendo no solo a sus usuarios sino también a sus propios empleados.

Según los documentos, Google utiliza diversas vías para recopilar los datos de localización de los usuarios, incluyendo el WiFi e incluso aplicaciones de terceros no afiliadas a Google, obligando a los usuarios a compartir sus datos para poder utilizar esas aplicaciones o, en algunos casos, incluso conectar sus teléfonos al WiFi.

"¿Así que no hay forma de dar tu ubicación a una aplicación de terceros y no a Google?", dice un empleado, según los documentos, y añade: "Esto no suena como algo que querríamos en la portada del New York Times".

Cuando Google probó versiones de su sistema operativo Android que facilitaban la localización de los ajustes de privacidad, los usuarios los aprovecharon, lo que Google consideró un "problema", según los documentos. Para resolverlo, Google trató entonces de 'enterrar' esos ajustes más profundamente dentro del menú de ajustes.

Asimismo, la empresa también trató de convencer a los fabricantes de smartphones para que ocultaran la configuración de la ubicación "a través de tergiversaciones activas y/o la ocultación, supresión u omisión de hechos" —es decir, los datos que tenía Google y que mostraban que los usuarios utilizaban esa configuración— "con el fin de calmar las preocupaciones de privacidad [de los fabricantes]".

Mientras, los empleados de Google parecían reconocer que los usuarios estaban frustrados por las agresivas prácticas de recopilación de datos de la empresa, lo que podría perjudicar su negocio.

"Fallo nº 2: *Yo* debería poder obtener *mi* ubicación en *mi* teléfono sin compartir esa información con Google", señala un empleado.

"Así es como Apple nos está ganando la partida", añaden, afirmando que es "mucho más probable" que Apple permita a los usuarios aprovechar las aplicaciones y servicios basados en la localización en sus teléfonos sin compartir los datos con Apple.

Otros artículos interesantes:

9 claves que debes conocer para mejorar tu privacidad en Google y proteger tus datos

Así puedes eliminar las imágenes de tu casa en Google Maps para proteger tu privacidad

Google, denunciada en Europa por instalar rastreadores sin autorización en los móviles Android con los que crea perfiles publicitarios de sus usuarios

Te recomendamos

Y además