Pasar al contenido principal

Nuevas investigaciones sobre los métodos opacos de Surgisphere añaden presión a la pequeña empresa de Estados Unidos que está detrás de los datos de varios estudios sobre el COVID-19

Médico en un hospital de Brasil
Reuters
  • Surgisphere, una pequeña empresa de Estados Unidos, está detrás de los datos de varios estudios sobre la efectividad de la hidroxicloroquina contra el COVID-19. 
  • Uno de los estudios motivó que la OMS paralizará los ensayos realizados con el fármaco 
  • Investigadores de todo el mundo cuestionaron los datos y el método del ensayo, alertando de su poca fiabilidad. 
  • Una investigación de The Guardian revela los métodos opacos de Surgisphere, que no ofrece información de sus datos y cuyo CEO se ha visto envueltos en casos de mala práctica médica. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Surgisphere, una pequeña empresa de Estados Unidos, ha saltado a los titulares después de posicionarse como la compañía que ha aportado los datos para varios estudios sobre la efectividad de la hidroxicloroquina publicados en revistas científicas de prestigio. 

El último de ellos hizo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) paralizara el ensayo global que está llevando a cabo con el fármaco, ya que se advertía de su inefectividad y de graves riesgos secundarios. 

Sin embargo, más de 120 investigadores denunciaron que la investigación no estaba bien fundamentada y señalaron que los modelos estadísticos y los datos usados no cumplían con los estándares científicos.

Aunque Surgisphere emitió un comunicado reivindicando la integridad del estudio, una nueva investigación de The Guardian revela la opacidad de la empresa y arroja sombra sobre la figura del CEO, Sapan Desai. 

La empresa aseguró contar con una de las bases datos más grandes que recogía historias médicas de pacientes de muchos hospitales. Sin embargo, varios centros han negado a The Guardian su relación con el estudio y la compañía no hace público de dónde obtiene los datos. 

Leer más: Todo lo que tiene que ocurrir antes de que la población mundial pueda recibir una dosis de la vacuna contra el coronavirus

Además, la investigación también desvela que los empleados de la compañía (no se sabe exactamente cuántos son) no tienen experiencia científica o en tecnología de datos—uno de ellos y otro — y relaciona a Sapan Desai con tres casos de mala práctica médica sin vinculación con su labor en Surgisphere. 

Estudios basándose en los datos de Surgisphere fueron publicados en las revistas científicas New England Journal of Medicine (NEJM) y The Lancet y la base abierta Social Science Research Network. 

Tanto la NEJM como The Lancet han publicado un comunicado asegurando que han iniciado una investigación. "Se ha encargado una auditoría independiente de la procedencia y la validez de los datos cuyos resultados se esperan en breve", señalan. 

Los expertos consultados del sector han asegurado a The Guardian que la compañía "pareció aparecer de la nada" y que su base de datos era seguramente "una estafa". 

El CEO ha defendido en numerosas ocasiones la validez de los estudios. En una entrevista con The Scientistha asegurado que está buscando aclarar la confusión en torno a los resultados del estudio, pero defiende su trabajo y la integridad de los datos de Surgisphere. 

Y además