Las empresas de transporte público critican que no se esté trabajando en opciones de movilidad interurbanas: "Estamos empezando la casa por el tejado"

Un conductor de autobús en Madrid.
Un conductor de autobús en Madrid.
REUTERS/Sergio Perez
  • Una asociación de empresas de transporte público lamenta que muy pocas de las nuevas soluciones de movilidad estén enfocadas a resolver los problemas entre localidades.
  • "Creo que estamos empezando la casa por el tejado", lamenta el secretario general de ATUC, Jesús Herrero, "el señor que coge su coche y que vive a las afueras de Madrid no tiene otra solución".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las aplicaciones de movilidad compartida van en aumento. A lo largo de los últimos tres años han surgido decenas de opciones diferentes de motos, patinetes, bicicletas y coches de los usuarios pueden disponer con tan solo encontrarlos en plena calle. En las tiendas de aplicaciones móviles existen un sinfín de ellas que buscan facilitar la planificación de los traslados, aparcar o coger un taxi o coche con conductor.

Pero todo ello está mayoritariamente centrado en las ciudades, y muy pocos de estos esfuerzos e innovaciones se están destinando a solucionar los problemas de transporte entre localidades, apuntan desde la Asociación de Transportes Públicos Urbanos y Metropolitanos (ATUC).

"Creo que estamos empezando la casa por el tejado", ha lamentado su secretario general, Jesús Herrero, en su intervención en el debate Ciudades con futuro: el reto de la movilidadque ha organizado la patronal de empresas digitales Adigital, haciendo sobre todo hincapié en los atascos que se forman a diario a la entrada de Madrid y otras grandes urbes.

"El señor que coge su coche y que vive a las afueras de Madrid no tiene otra solución. No creo que nadie que tenga una solución mejor prefiera tirarse 35 minutos o 40 en un embotellamiento todos los días de ida y vuelta". "Tampoco creo que una señora mayor que viva en las afueras de Madrid y que tenga que ir a Madrid vaya a coger una moto o un patín".

"Creo que ahí entre todos no hemos construido una alternativa y que estamos muy lejos de ciudades como Copenhague o como Estocolmo", ha afirmado.

Herrero ha criticado que las empresas de movilidad hablen de que buscan "ayudar al transporte público" cuando se trata, en su opinión, de algo muy distinto: "Entre todos juntos debemos ser capaces de ofrecer a los ciudadanos una solución alternativa a sus necesidades de movilidad distinta a la que existe ahora mismo". 

Para el representante del transporte público, la interconexión y la integración de soluciones supone un avance, pero cree que hay problemas mayores a los que no se está prestando atención.

La alianza entre los patinetes Bird y el Metro de Sevilla abre la puerta a colaboraciones público-privadas en el sector de la micromovilidad en España

"En temas de polución seguimos estando mal o muy mal, en temas de congestión seguimos estando muy mal y en temas de espacio de la ciudad dedicado al coche seguimos estando igual de mal", ha resaltado, insistiendo en que faltan soluciones por poner en marcha y criticando que no se esté pensando en ello, tampoco en los presupuestos.

"Por un lado tiene que haber más inconvenientes para que la gente coja su coche, pero por otro tiene que haber facilidades, indiscutiblemente, para fomentar la existencia de alternativas; pero tiene que ser un esfuerzo común", concluye Herrera, en representación de las empresas de transporte público.

Solo algunas startups hablan (a veces) del transporte rural

Entre todo el despliegue de startups de movilidad actual, es cierto que solo algunas hablan (a veces) del transporte rural, de sus problemas y de soluciones concretas.

Uber en ocasiones ha hablado de que tendría potencial en este terreno, pero en España no se ha concretado esa idea. Sí llegó a un acuerdo en Canadá para ofrecer viajes compartidos subvencionados por las autoridades locales, lo que ha sido beneficioso para muchas comunidades pero también ha traído algunos problemas, como explican en este reportaje de The Georgia Straight.

En ese sentido incluso la CNMC sugirió a principios de año que los coches VTC y los taxis podrían ser más útiles que los autobuses y ambulancias para ciertas rutas de transporte escolar o sanitario en  "zonas rurales con baja densidad de población". Y Navarra ha propuesto la creación de su propio "Uber rural" contra el despoblamiento de ciertas zonas, sin llegar tampoco a concretarlo.

Más recientemente, en una entrevista con Business Insider España, la joint venture de Mercedes-Benz Vans y Via, ViaVan, ha asegurado que puede darle la vuelta a esta situación facilitando su tecnología a empresas de transporte público, ciudades y universidades, para crear servicios "eficientes, compartidos y bajo demanda", algo que ya hace en Reino Unido y Alemania.

Una 'joint venture' en la que participa Mercedes asegura que puede transformar el transporte público en la España rural: así lo está haciendo en varias zonas de Europa

"Fuera de las ciudades en muchos casos es donde hay más problemas graves que en las grandes ciudades", indicaba su CEO, Chris Snyder, en una entrevista con Business Insider España. "Cuando se habla de movilidad o de movilidad digital, la gente tiende a pensar en ciudades grandes, pero tenemos muchos ejemplos de servicios centrados en poblaciones rurales. Ahí creo que podemos generar efectos positivos", remarcaba.

La idea de ViaVan parte de utilizar la tecnología para ofrecer solo transporte bajo demanda en las áreas en que sea necesario, optimizando al máximo los esfuerzos de las empresas de transporte público y así, por ejemplo, desplegar autobuses en las zonas con más trasiego pero solo coches compartidos en las que menos.

Otra startup que ha intentado sin éxito reinventar el modelo del autobús público ha sido Citymapper, la app de transporte que experimentó con un híbrido entre el bus y el taxi (primero Smartbus, luego Smartride, luego solo Ride).

Estuvo disponible en Londres en 2017 con rutas de autobuses que la compañía aseguraba que no cubría el transporte público y que luego cambió por rutas de furgonetas de 8 plazas y por taxis. Lyft y Uber también han lanzado servicios buscando algo parecido, sin mucho éxito. 

Durante la crisis del coronavirus, en España algunos medios han denunciado cómo las frecuencias de trenes y autobuses no se han restablecido al 100%, "anclando al aislamiento a miles de trabajadores y estudiantes", que tampoco cuentan con una fecha de restablecimiento de la normalidad y les obliga a viajar más en automóvil particular.

LEER TAMBIÉN: ViaVan, la 'joint venture' en la que participa Mercedes detrás de la primera línea de bus bajo demanda de Madrid

LEER TAMBIÉN: Las autoridades europeas deberían tener en cuenta que los patinetes compartidos sustituyen a caminar y al transporte público, por lo que se emite más CO2 a la atmósfera, según un nuevo estudio

LEER TAMBIÉN: Cyclofix, la startup que conecta a ciclistas con mecánicos a domicilio que se ha aliado con Decathlon, multiplica por 10 su negocio en plena pandemia

VER AHORA: Las claves del fenómeno Spotify en la otra gran guerra del streaming y por qué su futuro va mucho más allá de la música